Archive for the ‘Educacion’ Category

…Génesis miamense: Las delicias de un naranjo en flor III/III


 …Génesis miamense: Delicias de un naranjo en flor

III/III

 “Yo soy Julia y tú, eres Henry. ¿Y tú, machito cabrío, qué hay con  la flor del naranjo?“, reflexionó la Tuttle y se arregló las enaguas

Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

 En la boca del río San Juan
Esa mañana Henry se levantó indispuesto, después de revolverse incesantemente por decenas de veces en el lecho, junto con los remilgos nocturnos de su nueva esposa. Durante unos segundos quedó sentado en el borde de la cama a fin de estabilizar su equilibrio. Pero no pudo evitar el permanecer de envuelto en una visión de sus sueños, que se les antojaron pesadillas estáticas: los Everglades, sus ciénagas, pantanos y los temibles mosquitos capaces (lo que el no sabía) de inocularle (1) la temible  “loving” (fiebre amarilla), que le rugían desafiantes. Y lo peor, con la gente de Plant amenazando con colársele por el flanco izquierdo a fin de ganarle, en ser primero en llegar a Key West.
Era la cuestión de encontrar la manera de llegar hasta la punta sur de la Florida, hasta Key West. Una visión lejana aún, la cual no se solidificaría hasta años después, dado que esto último, eran “otros veinte pesos” ingenieriles, en el decir de los cubanos.
La única opción viable para Flagler de extender su ferrocarril hacia el sur; cuyo vértice final seria montarse sobre la cayería sur sudeste hasta Key West –sin acabar de entender plenamente la propuesta de William J. Krome (2), su ingeniero dilecto– le tenía tan inquieto como la sensibilidad de su estómago, asustadizo como una mimosa.
Y todo eso debía hacerlo antes de que su competidor y también tocayo Henry Plant. Por lo tanto, ahora debería contentarse con alcanzar Fort Lauderdale y después Miami (Mayaimi, entonces, entre otros nombre indios). Claro que esa empresa podría costar decenas de millones.
Plant, se las arreglara desde Tampa, ya deslumbrante por su sensualoide arquitectura, en alcanzar desde Tampa aquel cayuelo a un “tiro de piedra de La Habana”, en que todos convenían. Pero este proyecto no se culminaría, hasta que Flagler dio la orden en 1902, para que se iniciaran los estudios preliminares.
Pero ahí, desde siempre, rugían los Everglades. Una vastedad selvática y casi inexplorada, que separaba la costa del Atlántico con la del Pacífico, donde ya tronaba todos los encantos inimaginables, la ciudad de Tampa. Es que extenderse por el sur de la Florida, era estar a puertas de Cuba, la rica colonia española.
Además de las vinculaciones futuras con el inminente Canal de Panamá, con todo el trafico marítimo y ferrocarrilero que se vislumbraba con Centro, Sudamérica y el Pacífico. Y porque además, la otrora poderosa España; se encontraba exhausta por guerrear tozudamente contra los independentistas criollos, que la acosaban sin tregua, desde hacía la friolera de 50 años.

– ¡Para no perder Cuba, la joya de la Corona Española, hasta el último hombre y la última peseta! – había gritado en el parlamento, el primer ministro de España.

Pero todo fue en vano. Porque el imperio español y su gesta conquistadora, estaban liquidados. Sin embargo, la genuina gesta civilizadora de la avanzada europea en un continente salvaje y repleto de iniquidades (sacrificios humanos, canibalismo, etc.) resulto en el actual concierto de naciones indoamericanas, con sus virtudes y defectos, que en la actualidad son de un horror contaminantes.
Flagler, no entendió qué sucedía con su estómago
Quizás el malestar, cuidadosamente observado por su médico, se debiera a las ostras “a la crema rosa” (Huîtres à la crème en caviar rouge), le había dicho el cocinero, que así era el nombre correcto) cenadas la noche anterior en el restaurante de su bello “Ponce de León Hotel” (2una estructura de ladrillos rojizos, medio que de estilo morisco o si se quisiera, mediterráneo.
O por, lo más improbable, el par de copas (en realidad tres) del vino tinto tempranillo; de Rivera del Dueto; que le enviaron desde New York. O quizás, una sorpresa o chisme culebrino de su amigo Glenn Curtiss, quien después se convertiría en osado constructor y piloto de su propia empresa de aviones. Y que después fue la más importante de los Estados Unidos, en especial durante la IIGM.
Y también por el condenado queso azul que no cesaba de invitar a que lo devoraran junto con a la hogaza de pan blanco, rociado con ajonjolí.

Sésamo, eso es –exclamó Flagler, como un autómata.
– ¿Decías, querido? -rumió la esposa, sin abrir los ojos completamente.

La comida estuvo más ligera que el delicioso almuerzo con el “caldo gallego”, tan pesado al gusto sajón, que realizó en un recién estrenado restaurante lacustre de Anastasia, en el litoral interior de San Agustín de la Florida, cuyo dueño era español.
Éste, un genuino descendiente –en realidad, de la “oveja negra” de su familia– de la antigua estirpe de los Fatio de allá por San Agustín de la Florida. O de lo que quedaba de esta, desde cuando Florida pasó a manos de los Estados Unidos en 1821,

Henry, querido ¿en realidad te sientes tan mal? –le inquirió la esposa.
Si. Pero lo que necesito es solamente un colagogo.

Ella, extendió la mano izquierda y tiró tres veces del cordón carmelita para avisar urgencias a la servidumbre.

Solamente un tercio de la dosis –le susurró la sirvienta a la esposa. Pero Henry la escuchó.
Sí, eso es lo que me recomendó el homeópata, y no más, querida –acentuó él, para contener la sobre protección de ésta.

Por entonces, los homeópatas comenzaban a ponerse de moda a causa de la singularidad de “curar con lo semejante por la medicina natural”, sólo que las personas pudientes disponían de posibilidades de tener acceso a estos médicos.
Flagler y Krome
Luego, Flagler planeaba revisar los proyectos con el experto Krome, en específico,  los planos de la nueva estación para el caserío de Fort Lauderdale, al sur de su joya preferida, el bello hotel “Ponce de León” en  San Agustín de la Florida.
Estaba contento porque sus rieles se habían extendido ya, hasta Palm Beach (2), donde a inicios de siglo XX montaría una lujosa residencia permanente, como regalo de bodas a su esposa, la cual después seria el Museo “Henry Flagler”.

Aquí, lo que importan son la laboriosidad y la eficiencia” –reflexiono Flagler.

Todo en meticuloso orden, pues le obsesionaba que cada obra por él auspiciada, portara el estilo de optimización, euritmia y, por supuesto, su sello inconfundible: el color amarillo.
A Henry Morrison Flagler, el tycoon de los rieles de la costa Este, un perfeccionista, se sentía incapaz de admitir chapucerías por ganar dinero.
Sólo le interesaba la huella dejada por los elegidos, como él, y no las cifras a la izquierda del punto decimal en su cuenta bancaria.
Sentía picazones porque su rival, Henry Plant, y sus endemoniados capataces, anduvieran echando rieles a diestra y siniestra para conectar ferrocarriles entre Tampa, Jacksonville, Savannah y todo con lo que se encontrara por el medio, hasta la activación de líneas muertas
No deseaba ver a Plant, ni imaginar siquiera a su competidor en las veladas de cremoso chic del “Royal Ponciana Hotel” tampeño; codeándose con los Lydigs, Vandelbilts, Townsends, Stewarts y los otros chicuelos de la belle époque.
Y quizás alardeando entre sus socios comerciales,  por haberle puesto un pie delante a Flagler en la cosa de los ferrocarriles.
Por eso, se tragó de un sopetón el ruibarbo traído por Harold, y se encaminó hacia el saloncillo donde acompañaría el desayuno, después de asentar la infusión e inusualmente, con pan de manteca y mantequilla, al estilo habanero.

– ¿Se siente mejor ahora, señor? –preguntó Harold.
Creo que sí, Harold –dijo Flagler, dispéptico y exhaló un eructo, sonoro y envuelto en dólares–. Pero además, y por favor, me traes la botella del “mata bichos“.
Perdón señor -se electrizó Harold-, ¿Usted dijo del qué?
Si, hombre, el aguardiente que los españoles hacen con la cáscara de la uva. Es el de la botella fea, que me regaló el día de mi cumpleaños, ese cubano del pueblito de Arredondo, creo que era simpatizante de los independentistas. Dicen que es bueno para matar las lombrices. ¿Qué, te asombras?
No, no, Señor, le juro que yo creo todo lo que usted diga. Pero usted me perdonara el lapsus pero, es ahora que me entero de que usted tiene lombrices.
No, hombre. Es un decir. Es que no quiero que mi mujer sepa que lo hago temprano y con moderación. Es para entonar el cuerpo. ¿Entiendes ahora?

La kukulienka trina a la posta arribante
Entonces fue cuando la kukulienka (Cuco) de la Sala de Estar, dio las diez de la mañana. Junto con su trinar rocambolesco, llegó junto con el ladrido de los perros y el relincho de un caballo que penetraba en la propiedad.
Aparentaba ser el mensajero de Correos, que llegaba desde el sur, Miami, una vez a la quincena trayendo correspondencia, hasta un punto en que por barco o ferrocarril, se distribuyera para el resto de los Estados Unidos o el extranjero. Era la “subida por la bajada” del correo, después en sentido contrario
El cochero tomó el encargo, invitó al jinete a un refrigerio en la cocina y salió en busca de Harold, el mayordomo.
Este último tomó el correo, miró al cochero como sorprendido por la procedencia del envío y le dio vueltas al paquete, a fin de reconocerlo mejor. Entonces fue cuando leyó el nombre del remitente. De inmediato se encaminó a donde Flagler.

¿Qué es eso? –inquirió el tycoon.
En realidad no sé, señor –advirtió Harold–. Pero viene del sur, probablemente desde la oficina postal de Brickell en ese caserío situado en la boca del río Miami, dijo el mensajero. Por allá, por donde el diablo dio las tres voces y por el que ahora andan el mismo Brickell y Munroe, armando negocios con la promoción del turismo de yatistas y de los veraneantes del norte, que llegan por mar.
Pero qué clase de turismo es ese, amigo mío, si no hay transporte decente que llegue tan lejos, hacia el sur. Esa gente de la boca del río Miami, el resto de la costa sudeste, Key West y el resto de los cayos, dependen del cabotaje.
Señor, permítame decirle que no se descuide con el señor  Plant. –se arriesgó a decir Harold.
– ¿Quién lo manda? – inquirió Flagler, cambiando el evento original.
Creo que la misma Julia S., señor. El apellido es como Tutt.., no sé bien, quizás sea la misma señora viuda que lo visitó a usted una vez, en el “Ormond Hotel”. Parece que la tinta se humedeció con el roció y medio que lo borró. Quizás son huevos de cocodrilo. –bromeó

Harold y cortó los amarres de manila. Henry asintió, reventando de curiosidad. Cuando Harold destapó la caja abrió los ojos.

– ¿Qué es? –preguntó Henry, sospechando alguna travesura del apodado  “Duque de Dade”–. ¿De Ewan?
No, una cosa así, tan…tan delicada en su envoltorio; sólo puede ser de la “viuda” enfatizo Harold– digo, la señora Julia –sugirió este al recordar el nombre, mostrándole a Flagler el contenido.

Cierto que la viuda portaba atuendo negro
La tal “viuda” era un conspicuo ser real. Se trataba de Julia DeForrest, née Sturtevant, Tuttle. Ella provenía de una familia pudiente de Cleveland, Ohio, donde nació, se casó y enviudó de Frederick L. Tuttle. Sucede que Julia se gastaba “espuelas del quince”.
Mas tarde, compró una propiedad de 640 acres (2,6 km²) en el banco norte de la boca del río Miami, donde estaba erigido “Fort Dallas”, hacia la cual se mudo y embelleció el lugar, transformándose este en punto de recreación y atracción.
Corriendo Febrero de 1895, una helada sobrenatural se cernió sobre el centro, norte y parte superior del sur de la península, la cual resultó devastador para la Florida. Desde 1835 la península no había experimentado un desastre similar.
Las terroríficas heladas de finales de diciembre del año anterior e inicio del 1896 que corría, arrasaron con los sembrados, sólo dejando intactos los naranjos en la zona de Biscayne Bay.
El fenómeno climatológico provocó que los granjeros del centro y norte de la Florida hasta Georgia, arruinados, se esfumaran y huyeran espantados junto con las frutas.
Fue entonces que esta “milagrosa helada” acelero el movimiento para incorporar la que después seria la Ciudad de Miami.

Señora, yo la veo a usted muy tranquila. La poca gente que permanece en el lugar, se jala los pelos. Están desolados –sentenció Samantha, la sirvienta negra.
Tranquila, Samantha. Por ahora, vamos tirando con la producción de almidón. Eso se utiliza siempre, con independencia del clima.

Julia sonrió, en medio del estruendo de chiquillos, gatos y patos. A su rostro de mentón casi cuadrado, le adornaban salpiconas guedejas. Su expresión, exhalaba ternuras y un montón de los deseos reprimidos de cualquier cuarentona soltera.
Recién, después de su acostumbrada descarga religiosa para impresionar a Samantha, el brujo seminole; “Dr. Tigre”; el cual andaba en ascuas disgustado con la intromisión de sus colegas haitianos que vibraban en la misma cuerda de las magias y el esoterismo santero, se había marchado de la vivienda, con su música a otra parte.
Sucedía que ambas prácticas brujeras chocaban entre sí, más cuando se trataba pelear contra las bondades del insondable déjà-vu y otros ritos esotéricos de los negros.
Luego, las mujeres del lugar, en especial las solitarias y después de haberse encomendado por largo tiempo al santo en cuestión, posible proveedor del remedio santo para salir de la soltería, recurrían a cualquier practica o cosa oculta y, si era posible, discreta.
Después, ambas mujeres continuaron armando el paquete que enviaría al varón que disfrutaba todas las playas en la zona de San Agustín de la Florida, por el este del Panhandle, hasta West Palm Beach.
Porque Flagler era persona muy nombrada en las cosas de carreteras, real estate y en especial, las ferrocarrileras; esas ruidosas pero tan ansiadas máquinas, cuya música todos deseaban escuchar en sus vecindarios.

Pero tan necesarias a su terruño” –suspiro Julia y Samantha la miró tierna.
Yo le pondría papel de seda –propuso Samantha, en tono zalamero.
Falta la carta. Espero que él me atienda. En realidad, presiento que nada más tenemos que ofrecer al señor Flagler, salvo el hedor de los pantanos, mosquitos y la jeringa de este pegajoso calor.
Quizás sí, quizás no, señora. Tenemos playas hermosas –apuntó Samantha–. Depende de la sensibilidad del hombre.
Importante es que las flores y yemas del naranjo, no se dañen. Esta zona, será un lugar bonito, aunque por ahora, tengamos que bañarnos en el mar con esos horribles vestidos –pronosticó Julia, en un tono raro (quizás premonitorio de los que después seria la ciudad fabulosa) no muy concordante con su sobriedad indudable.

Cierto que se trataba de Julia D. Tuttle, la adelantada viuda que compró, entre otras propiedades, el viejo Fort Dallas y sus inmediaciones. La Tuttle, ya había decidido junto con Brickell, donar tierras para salvar sus sueños de lo que seria la ciudad futura.
Lo mejor era que ya había embullado a Brickell, su familia y otros notables de la villa, para que se sumara al juego, durante un opíparo almuerzo que organizó en el césped  en su barraca de Fort Dallas, en ocasión del Día de Acción de Gracias.
Exactamente, cuando el último contingente de voluntarios del Ejercito de los EE.UU que acampó en Miami, en 1896, en ocasión de estallar la Guerra Cubano-Hispano-Americana, coincidente con la Guerra de Independencia de los criollos cubanos, ansiosos de ganar su Independencia política y económica de la metrópolis.
Tras la derrota española, las fuerzas norteamericanas expedicionarias, ocuparon todo el territorio de la Isla de Cuba y sus cayos adyacentes, Puerto Rico, Filipinas y otras posesiones. En el caso de Cuba, especialmente, a los fines de comenzar la reconstrucción de la isla, tras el desastre dejado por la guerra.
Así, hasta el 20 de mayo de 1902, cuando se proclamo la República de Cuba.
Esa noche, tras el retorno de los invitados a sus casas respectivas; Julia y Samantha se sentaron en el cobertizo (hasta que los mosquitos se lo permitieran) y conversaron, confiándose sus cuitas.

– ¿Lograremos “armar el muñeco”, señora?
–Que no te quede la menor duda –le aseguró Julia. Entonces fue que sintió la punzada lacerante en el bajo vientre. Para entonces, ya estaba herida de muerte.

 Otra vez, en la boca del río San Juan

Es hermosa –dijo Harold, y le extendió a Henry el envío y la carta.

Éste la leyó, despacio. Después, permaneció meditando por unos segundos. Miro a Harold, quien se sintió escrutado por su jefe.

Y todavía yo no se cual es el empecinamiento de esa mujer en fundar una ciudad en aquel páramo.
Señor, las mujeres maduras sufren de cierto calores
Bien por la romántica rama de naranjo en flor, pero ¿qué interés tiene para nosotros ese atracadero de manatíes? –arguyó Henry, sarcástico–. En la carta, me invita a llevar máquinas y rieles desde West Palm Beach hasta Biscayne Bay. Y que la bonanza está asegurada la zona del río, que las heladas no tocaron ni tocarán el sur de la Florida, que sólo son sesenta millas desde West Palm Beach, y que…
–…y que la prueba de ello es la rama con las yemas del naranjo en flor que le envía –intervino Harold.
Cierto –asintió Flagler, y agregó –y eso, ese sueno, mi estimado Harold, cuesta dinero, ¿no?

Señor – acentuó Harold, tomando una larga bocanada de aire y con una expresión premonitoria, concluyó–, yo no sé de negocios, ni de heladas, ni del impacto de los turistas que irían al lugar. Pero le aseguro que, cuando una viuda solicita atención, es mejor hacerle caso. Me dispensa, pero se lo digo con absoluta sinceridad y… por experiencia propia.

Henry Flagler demoró solamente segundos en pensar sobre las palabras de su mayordomo.
Fue hasta el saloncillo aledaño donde su esposa, hacía trebejos como si tejiera el tapete de
Penélope.

Y tú, querida, ¿qué  piensas sobre la proposición de nuestra viuda?
– ¿Cómo?
Vamos, mujer, no te me hagas la sueca. Tú siempre tienes los oídos bien afinados.
Bueno, Henry, desde el primer momento que la ví me agradó. Y también, porque siempre da la impresión de ser tenaz, cuando se propone algo.

Dos ingenieros forasteros (muy apuestos) visitan a una viuda
Flagler, no le dio mayores vueltas al asunto y de inmediato, llamó a dos de sus mejores lugartenientes, Los ingenieros James E. Ingraham y Joseph R. Parrott. Ambos, concurrieron a la carrera hasta Miami y tocaron a la puerta de Julia, en Fort Dallas. La conversación se montó, junto con William Brickell, que a la sazón bebía su café vespertino mientras visitaba a Julia.

Señor Ingraham, me place que el señor Flagler les haya enviado con tanta premura, a conocer mi propuesta, digo, que la supongo y se, coincidente con la de los habitantes de la villa. Que como ustedes pueden constatar, esta en pleno auge –dijo Julia en tono pausado, como de quien esta completamente segura del peso de sus palabras.

Ingraham giro la cabeza y se encontró con el rostro de Parrott, quien había reaccionado igual ante el aseveramiento de la viuda respecto a la “prosperidad” de la villa y cuando miro a los ojos de este, encontró la misma expresión de estupor.

–Señora Tuttle, sin que nos entienda mal, quizás por nuestra torpeza, pero la zona aun esta virgen y…
– ¿Me permite, señora Tuttle? –intervino Parrott, en el mejor tono amistoso que encontró en su repertorio–. Cierto que el señor Flagler, por el momento, siente curiosidad por saber tanto los propósitos, como de las posibilidades de que nuestra compañía invierta; o  mejor acelere; los planes de llegar a este puebli…
Villa, señor Parrott, si me permite la corrección. Porque debemos pensar en un futuro que nos esta esperando, como quien dice, detrás de la puerta.

Fue ahora a la inversa, puesto que fue Parrott quien miró a Ingraham, el cual contuvo una sonrisa por la decisión que advirtió en aquella pueblerina (de lo cual se equivocaba, porque ella era toda una dama educada de Cleveland, lo que en las costumbre españolas recibiría el trato de “Doña”). Julia Tuttle posó su mirada profunda en los ojos de aquellos hombres.

Madam, ¿qué es lo que realidad usted propone? Porque en los planes de la compañía, se considera llegar aquí –le inquirieron, casi al unísono.
Partamos de una realidad concreta y tangible relacionada con el señor Flagler. Se trata de algo que se puede ver y tocar, tales son los rieles y los ferrocarriles que corren sobre ellos y los resorts de lujo con los que viene tapizando toda la costa este de los Estados Unidos.
Tal actividad económica y financiera, ha modificado sustancialmente todos y cada uno de los puntos donde se han establecido estaciones. Y más aun, porque aquel condado por donde atraviesa el ferrocarril, se vuelve prospero.
Y eso estimados señores, es exactamente lo que queremos para Miami, si el señor Flagler nos comprende y nos bendice corriendo hasta la boca del río sus condenados rieles y al menos una de esas ruidosas cafeteras. Que les confesamos, el señor Brickell aquí presente y yo, la señora Tuttle que necesitamos que nos ayude cuanto antes. Es que ya viene el nuevo siglo. ¿Entienden?
El señor, Henry Flagler, tiene en sus manos los destinos de esta comunidad por ser un emprendedor verdadero, no un político que promete lo que sabe no cumplirá.  Que el Señor Flagler nos ponga el ferrocarril aquí, y haremos de esto, una gran ciudad.
Como ya prometimos, tanto el Señor Brickell como yo, donaremos parte de nuestras tierras para construir la ciudad y un gran hotel, en Biscayne Bay. ¿Han visto las playas y la claridad del agua? No son como las del golfo. Igual o mejor, a los que el señor Flagler nos tiene acostumbrado en toda la zona este de Florida. Así de simple, caballeros. Eso, es “ya”, señores míos.

Aseguró Julia, enfatizando el “ya” en tono firme, de un sopetón y se cayó. Miro a Brickell y este asintió con la cabeza, Cuando miro entonces hacia la cocina, detrás de los visitantes vio que Samantha la miraba sonriente, mientras le hacia una seña de victoria con el pulgar hacia arriba.

Señora Tuttle, –riposto Ingraham, sonriente y se volvió hacia Parrott con una mirada suplicante– la defensa de sus argumentos dicen de por si mismo la solidez de las ideas de los  lugareños. En realidad, y entiéndalo bien que será entre nos, considero que el señor Flagler se solidarizara con los puntos de vista del resto de los vecinos. Pero, es el quien dice la ultima palabra. El tramo de Fort Lauderdale esta en la mira de los constructores y el tramo hasta Miami no es el de aquellos que nos presentaran dificultades.
Aunque, lo mejor del chiste  –apuró Parrott, en un tono casi sarcástico –es que el último punto en tierra firme, será Homestead. De ahí, vendrá el gran salto, de isla en isla como unos flamencos, hasta Key West. Y que Dios nos coja confesados y libre de pecados.

Cuando los dos hombres concluyeron el resto de la conversación, en cuyos detalles participó Brickell activamente, se retiraron convencidos de los argumentos de Julia Tuttle y William Brickell. La idea de fundar una ciudad en aquellos páramos, efímera y ensoñadora en sus principios, se materializaría casi de inmediato.

Qué mujercita esta –comento Ingraham, como quien no quiere las cosas, mientras caminaban rumbo a una especie de posada; muy rudimentaria que les ofreció el cubano Encinosa, dueño de la única fabrica (modesta) de tabaco, del lugar.
Mujerona, diría yo. Si la dejan, le vendería hasta hielo a los esquimales –concluyó Parrott, mientras se sacudía los mosquitos del atardecer miamense.

Entonces, devino el cambio.
La danza de los nunues
Después de los arreglos y contratos, Flagler envió a Joseph A. McDonald y sus cuadrillas de obreros, por mar, a fines de desbrozar el terreno para levantar en el futuro, el inmenso “Royal Palm Hotel”, en el banco norte de la boca del río Miami, el actual Downtown.
Sin proponérselo, la construcción se elevo sobre el antiguo asentamiento de un caserío tequesta (después, lo que hoy es el denominado “El Círculo de los Tequestas”). Esta edificación de madera, traía dotación de lo último para el disfrute de los huéspedes.
Luz eléctrica, agua corriente, bombas, elevador, piscina y otros tantos ganchos; que hicieron del lugar un verdadero success, para el fin de siglo. Ahora, con el ferrocarril, arribarían a montones para disfrutar de las aguas tibias de Biscayne Bay.
En abril 7 de 1896 los rieles llegaron hasta el “Depot” (estación o apeadero) cercano el “Royal Palm Hotel” (5). El 13 de abril arribó el primer tren de prueba con materiales múltiples para el hotel, negocios emergentes. La población ya ávida del progreso, miraba aquellos esplendores intuyendo que su terruño, no seria uno más.
El 22 de abril de 1896, finalmente, la imponente cafetera No. 12 del Florida East Coast Railway; arrastrando un vagón de correos, dos de carga y uno de pasajeros; entró oficialmente en su primer viaje comercial en los predios miamenses.
Arribaba con sus ruidos y escandaleras de siempre, hasta depositarlos a los pies de Julia y de los entusiastas miamenses congregados en la nueva estación al NE de la boca del río.
Flagler, declinó el ofrecimiento de que la nueva ciudad llevara su nombre e insistió, coincidiendo con Julia Tuttle en que la misma conservara el nombre indio del lugar. Ese día, Miami nació, siendo incorporada como ciudad en julio 28, 1896.
Por entonces, parece que los nunúes –duendes de la floresta pantanosa, de los Everglades (Rio de Yerbas) – ya elucubraban sobre un sendero hecho sobre las mismas huellas de los mocasines indios, los que corrían enrevesados por entre bosques y ciénagas.
El trillo, partía desde la boca del río Miami con rumbo oeste, bordeaba la Bahía de Carlos (Charlotte Harbor) inclinándose al norte; por donde fluiría sin parar hasta la Bahía del Espíritu Santo (Tampa Bay). Donde la Tampa (“lugar de muchas astillas”) actual.
Con el tiempo y un ganchito, además de sus buenas cargas de dinamita; este camino construido con las técnicas y estándares modernos prevalecientes a inicios del siglo XX sería denominado “Tamiami Trail” (actual carretera estatal 41).
El otrora ancestral sendero de indios, se tornaría finalmente a inicios de los 60s, en la fabulosa “Calle 8” (nervio central y asiento de la “Pequeña Habana”) de los cubanos inmigrantes, lanzados al exilio, cuando los comunistas sublevados comandados por el Dr. Fidel Castro y sus seguidores, se apoderaron de Cuba.
Esta descomunal inmigración por causas políticas, sin paralelos en la historia de Indoamérica; llegó a alcanzar en todas las diásporas brotadas, una cifra conservadora de 2 millones de perseguidos políticos. Quienes sin quererlo, se vieron empujados al exilio a causa de la férrea dictadura stalinista implantada en Cuba en 1959  a manos de los comunistas; desatada de manera inmisericorde contra el pueblo indefenso; por el Dr. Fidel Castro Rúz, su familia y seguidores.
Fin de la saga.
© Lionel Lejardi. Diciembre, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(1)  Por esa época, ya el médico cubano Dr. Carlos J. Finlay experimentaba y completaba en la finca San José de Marianao (un suburbio de La Habana), su tesis de que el mosquito ædes aegypti al picar a los humanos, era el transmisor de la enfermedad.
(2)  William J. Krome, ingeniero civil y topógrafo, andaba por entonces en los trabajos del Canal de Panamá, recién adquirido por los EE.UU, cuando fue llamado por Flagler tras la aprobación de la ley que autorizaba la extensión del ferrocarril desde Miami hasta Key West. Flagler concibió el proyecto en 1905 y tras dos años de estudios y proyectos, en 1912 se culminó la línea del ferrocarril, a un costo de unos 50 millones (USD).
(3)  El “Ponce de León Hotel”, en memoria de Flagler, fue convertido por sus herederos en el prestigioso “Henry Morrison Flagler College”, situado en la ciudad de San Agustín de la Florida, en el extremo nordeste de la península.
(4)  Precisamente en la ciudad de Palm Beach es donde el tycoon construyo su hermosa  mansión; “Whitehall”; como regalo de bodas a su nueva esposa, Mary Lily Kenan, donde residió desde inicios del siglo XX. Con posterioridad la mansión fue convertida en el actual el Museo (Bellas Arte, Exposición y Galería) “Henry Flagler”.
(5)  El “Royal Palm Hotel”, una edificación de 5 pisos, fue la última joya de resorts de lujo para las personas ricas (snowbird) que Flagler erigió, en el mismo sitio del antiguo asentamiento de los tequestas. Contaba con 450 habitaciones además de electricidad, elevadores, luz, piscina, fabrica de hielo, etc.; lo más moderno existente para la época. Lo curioso fue que Julia Tuttle, indicó en una de las cláusulas de la donación de sus tierras, que en el hotel “no se venderían bebidas alcohólicas”.

Serás bienvenido a mis blogs alternos
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
4814.

.La Estatua de la Libertad y un poema (I/III)


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

.La Estatua de la Libertad y un poema (I/III)

(Paseando por la “Esquina del Pecado“)

(Dispensa por estar en construcción)

Era una joven y apasionada poetiza judía
Quizás, los labios silentes conocen dónde está la verdad. Es la verdad de claroscuros irreverentes, donde las pasiones hicieron hito de leyendas y el mármol ensayó sonoridades amigas, mientras corría el ultimo cuarto del siglo XIX. No el de cuevas panas repletas de chascarrillos y dormideras en los zánganos echados en las hamacas que abochornan mejillas y despiertan arreboles femeninos.
Eran los tiempos de los rencores cíclicos en que la Humanidad cambiaba de centurias y filosofías, raseros para juzgar, atuendos, aromas y dogmas modales y, ¿por qué no también la manera de amar, el desorden familiar, aberraciones sociales y sexuales, el deterioro de la moral, aplicar armas letales a los terroristas, anarquistas y otros gérmenes patógen0s y la contaminación del hábitat?.
Sin embardo, una poetiza judía apasionada con su tiempo, sin saber cuántos alientos le restaban –que ya le eran pocos– caminaba solitaria en medio de la casi ventisca vespertina de enero de 1883; por la esquina de la 42 Calle y la 5ta. Avenida (“La Esquina del Pecado“, la denominarían así en una novela y posterior film, en el siglo XX siguiente). Iba solitaria como una brizna de paja al viento vespertino, recién de haber dejado a su buena amiga Georgiana en la  casa de ésta, un bello y floreciente nido.
 
–¿Sabes Emma? –le inquirió Georgiana, durante un instante en el camino– Me causó algo de zozobra cuando casi rechazas la solicitúd de Evarts (1).
Hay mucha politiquería metida en estas  colectas para el pedestal. Es casi insoportable el cacareo de los políticos y un buen número de dilettantes, que sólo mueven la lengua para escucharse ellos mismos –argulló Emma, con un marcado tono de desaliento.
 
Pero ella continuó repleta de fríos ininteligibles al describir y raros, no muy justificados en aquella primavera neoyorquina llegada con atraso. Una tristeza pegajosa y humedad, como sólo pueden experimentar las mujeres, le azotaba el alma y rompía sus visiones de un futuro incierto. Y todavía con la visión de los horribles pogromos en Rusia.
En otro día cualquiera anterior, serían los asombros y expectaciones ante la carrera de antorchas científicas y artísticas venidas desde la Ilustración, en carrera de relevos hacia los años de 1800 y tantos; ya transcurridos casi tres cuartos de este y cuidadosamente esperado por los gigantes del comercio, industria, artes, economía, humanidades, política, ciencias, guerras y otras disciplinas.
Es que todas las inteligencias y sensibilidades abrillantadas ansiaban mostrar lo mejor de su aporte al subyugante juego humano. Era ese quehacer generador de ideas y riquezas, envidiado por los morones y los lerdos, siempre atentos y en lujuriosa espera, de los descubrimientos, obras y esfuerzos ajenos para tenerlos.
Porque ya estaba delineado virtualmente, aunque aun no escrito, todo el plan a transformar el nacimiento exuberante de las naciones, es particular la nuestra; por los Morgan, Monet, Zola, Ganhdi, Roosevelt, Rockefeller, Einstein, Edison, Heisenberg, Rodin, Curie, Plank, Bohr, Wright, Tesla, Ford, Keynes y más y más de los otros brillantes.
Algunos estudiosos  de la morfología humana, en especial aquellos que hurgan por los caminos del cerebro, los sitúan en el atrio de los genios totales por estar o haber nacido por encima del paralelo 23 septentrional (Norte); los cuales como los anteriores, participaban no sólo en calidad de colegas, sino también de los apreciados competidores. El combustible del desarrollo.
Y a propósito, nada de asombrarnos que un Marx, Blanc o Engel se unieran como “colados” al torrente, pero en línea inversa de la contra corriente humanística. Decir, para disfrutar y solazarse con los éxitos de los genios, los eruditos y los elegidos.
Sucede que con esta última troika o cuádriga, como es la filosofía de otros peces pilotos (aliados todos a los tiburones, a causa de su amblyopia meridional con la que estos cacos  se  justifican), existe uno de los tantos dogmas inviolables (peros, aunque, no obstante, etc.) dentro de sus sociedades secretas, como el de : nada de trabajar para generar riquezas.

–”Eso, que lo hagan los otros idiotas, con su tiempo y su cerebro. Lo nuestro, es disfrutar“.

Decían los comunistas, liberales, progress y el resto de los fans aullantes por la violencia, para quitar al que tiene y montados en la cresta de la ola cacofónica zurda, ramplona y desaseada; aferrada a su trashumar como hacen los pastores de las manadas de vacas infértiles, de verano a invierno, regodeándose en defecar y mear, en los pastos ajenos.
Dow le dijo a Jones y éste, a Bergstresser (2).

–”Dow, cuidado con los Marx, Blanc, Bakunin, Proust, Joyce y otros pescaditos defensores del melting pot

Le alertó Dow a Jones y éste a su vez, lo descargó en Bergstresser (el silent partner) mientras se alejaban del pub con paso calmo hacia sus oficinas en el No. 15, de la que antaño fue la calle amurallada (hoy, Wall Street) y que protegió la entonces Nueva Amsterdam de sus enemigos permanentes, en plena isla de Manhattan.
Es que por aquellos tiempos, entre los herbazales, enlodamientos y las postas de los animales de tiro; sonaban distintos alaridos de timbres crípticos de cada “yes mom”, “ano pañi” o “sí señora”, caucásicos, eslovacos, flamencos o españoles.
Inundantes todos, de las tierras del Nuevo Mundo, el cual uno de los genios de la élite pensante del siglo XV; Cristóbal Colón; se tomó el trabajo de “descubrir” e iniciar la civilización occidental y judeo-cristiana, en beneficio de los nativos sumidos alegremente en el arcaico mundo esclavista y, para puntualizar la obligación europea cristiana de civilizarlos, además carnavalescos.
Es la secuela del sensei antiquísimo, como síndrome natural de reverencia a los triunfantes; no a la masa amorfa, desculturizada y pancista; disfrutadora por igualdades, arrancadas a las almas generadoras de bienes y riquezas.
También porque allí, en aquellos lares de deidades domésticas, lubricaban sombras de nacionalismos extemporáneos e igual; soles de falsedades adamadas colgadas de una civilización pujante, la europea, que no les pertenecía. Es que la cuerda de la paciencia yankee, daba fuertes señales de que arribaba al fin de su tolerancia.
En otra mañana fría y primaveral, de longitud y latitud fulgurantes aunque diferentes; en París; Frédéric Auguste Bartholdi, el escultor francés (en ocasiones, todavía envuelto en su alias de Amilcar Hasenfratz, como pintor), tomaba el desayuno en su café preferido y leía el matutino, a un costado de la Basilique du Sacré-Cœur.
Éste, andaba menos que contento con los tiempos tomados por el ingeniero civil y estructural, junto con su grupo de colaboradores, que diseñaba la armazón interior de la futura estatua. Este último, recién llegaba y se sentaba plácido frente a Bertholdi.

–”Estimado señor Bartholdi, comprendo su inquietudes. –comenzó a explicar con voz suave, arrastrando un poco la ere pero sin ninguna inquietud, ante la mirada de reproches del escultor– Pero, Usted debe entender que no es lo mismo adicionar o quitar barro de una figura escultural; claro, no intento demeritar su trabajo; que quitar y poner factores en una ecuación matemática.  Es que si nos fallan los cálculos, la estatua se nos viene abajo y nadie lo regañará a Usted, porque su modelo que resultó hermoso en el papel, pero a mí,  sí. Mi estructura no funciona sujeta a apreciaciones eurítmicas, como sucede con su maqueta“.

El escultor, dedicó la mejor de sus miradas a su interlocutor. Es que se trataba de otro gigante de la ingeniería: Gustave Eiffel, encargado de diseñar la estructura metálica de acero que conformaría el esqueleto de la estatua, que se pretendía plantar sobre el pedestal aun no construido del todo, allá por una isla de la bahía de New York.
La misma que a ciertos políticos iluminados, les dio sus buenos dolores de cabeza y querellas recalentadas. Las otras identidades, sumidas en algarabías socialistas, eran las ánimas circulantes escapadas desde los tiempos de la Ilustración en calidad de sueños eremitas, navegando y enredados entre modas tipo, a inicios del siglo XIX.
Después, sobrevendrían las nuevas olas de aquellos frágiles de espina dorsal siempre enervados, que correrían a incarse ante la gatita de María Ramos y la luminosidad del Impressionnisme tipo siglo XX, per sæcula sæculórum, porque el amén de la terminación de la disputa, brillaba por ser oído.
Sí, quizás los labios en rictus espléndido advirtieron lo real e irreal de la verdad. Porque, aquí y allá coexisten infinidad de pistas y rugosidades al respecto.
Más hoy, cuando intereses foráneos tratan de vincular el símbolo original de esta mole de preciosidades estatuarias y uno de nuestros monumentos nacionales de mayor connotación, que nos hacen reaccionar frente a la tozudeces e irregularidades de los extraños (aliens) que nos invaden.
Por sinrazones tales, es mejor soltar una mirada auscultadora al despertar reminiscente, de algunos de los hechos, porque del decir, hay buenos trechos que recorrer.
El Impressionnisme, Señor Absoluto de tumbas, corazones y cuerpos de los adalides amortajados en Les Invalides y de la palabra versada musical de Claude Joseph Rouget de Lisle, en su “Chant de guerre pour l’Armée du Rhin” (Canto de guerra para el ejército del Rhin) y que a destiempo se desdobló en “La Marseillaise“, era la responsable absoluta de la pradera parisina en llamas.
Y bien que anduvieron cerca de la tenue línea anárquica, los nuevos sans-coulottes de la Comuna de París y de sus fantasmas de marxismo trunco, llamando al extraño peregrinaje alocado de un Adan comunista, una especie de gay filosófico (ahora el gobierno cubano los ha puesto de moda) correteando sobre una mula, como un travestí desnudo por las llanuras del tropo marxistas europeo.
Pero estos jacobinos de medio palo y peor pelo, ya no dispondrían un Robespierre cruel, por la simple razón de que  Adolphe Thiers les había sacudido las posaderas cuando asomaron greñas y orejas por encima de las barricadas parisinas, en ocasión de la Comuna de París.
Estos desclasados, no tendrían a quien seguir y deberían conformarse con un Marx, tambaleándose de brazos de otro timbalero del no hacer útil, su yerno, el cubano oriental Pablo Lafargue, casado con Laura, la segunda hija del filósofo y aspirante a economista.
¿Quién es esa muchacha?
Preguntó el rabino a su compañero en el banco del parque, mientras observó a la joven que, con paso decidido, se deslizaba frente a ellos. El otro, hizo un gesto de ignorarlo. Porque, de modo semejante en la Estatua de la Libertad coexistieron rugosidades e inquerencias respecto al carácter de la espiritualidad y objetivos de esta dama incógnita.

La figura adscrita a una delicada sensualidad más que romana o espartana, impregnada de fino aroma a bouquet parisino.
Y por que no también, del exquisito olor a floresta del hidrocarburo angoleño o de los cañaverales cubanos; por entonces; repletos de mambises enamorados de sus hembras trágicas y de la patria aherrojada.
Recordar que la faz de La Gran Dama nos señala, no por casualidad geográfica y sí democrática, las coordenadas de uno de los puntos más sensibles y conocidos de todos los despiertos; claro, por cada gente del valer, saber y también de valor del planeta entero: 48º 48′ de latitud Norte y 2º 48′ Este (06:00 PM hora de París). Es L’Étoil.
La estatua es la misma que aún hoy, reverdece con más intensidad en nuestro interés; cuando intenciones foráneas tratan de vincular el símbolo original de esta, uno de nuestros monumentos insignia, a propósitos egoístas amarrados a  agendas raras exo nacionales y peor, escondiendo clamores anexionistas.

–”Con los vientres y caderas de nuestras mujeres pródigas“.

Tal fue como nos advirtieron a cajas destempladas, algunos espaldas, pero no mojadas, en plena Zona Rosa de Ciudad México. Tales son concepto de doble standard separatista después de rellenar sus morrales, sin gota de patriotismo y sí con el doble infidelidad.
Es dar preponderancia al terruño que dejaron por ser infame cueva de estupefacientes, sobre el interés reverdecido de sueños en la patria adoptiva. La que sólo les reclama lealtades.
Todo, para que cambiemos el ropaje de quienes nos invaden, sin ser llamados ni necesitados. Así dicho, de manera brutal, sin ditirambos ni redondeces. Porque a mucho, América no me demandó que la hollara con mi pisada plana de size 14. Sucede que la cuerda de la paciencia, reiteramos, ya se le estaba acabando a los yankees.
Y duele otear por entre la rendija costal de Chrestus, a quienes piensan que EE.UU les debe algo por su impericia, morosidad y falta de tenacidades en tierras propias; no las ajenas transparentes y azuladas repletas de hacendocidad, probidad, honradez, productividad y riquezas bien habidas.
No obstante, este futuro advertido sobre las oleadas de piromaníacos de bardas vecinas, que arrasan nuestros bosques, el proyecto y armado de la estatua seguía su imparable cuesta arriba.
Bartholdi junto con el compositor Charles-François Gounod, auxiliados de pingües conciertos, tómbolas y loterías efectuadas por toda Francia –especialmente en París– lograron que los franceses reunieran los dos millones y cuarto de francos necesarios para proyectar y construir la descomunal obra estatuaria.
Ninguna mejor paradoja hoy, que la estatua clavada en el vértice del Hudson donde vería desfilar “carretas y carretones” cargadas de insomnes y de los expelidos ilegítimamente, sin posibilidades de emitir una sóla queja u opinión, contra quienes les arrollan su civilización.
Statue of Liberty
Mejor ojear, sin espantar los récords contractuales, hasta los tiempos presentes. Es que en los inicios de la idea de la estatua, la pieza no fue bautizada con el nombre oficial que ostenta, “Statue of Liberty“. No, fueron otros los pre rumbos e intenciones concurrentes en la génesis estatuaria, cuajadas de alegorías y muecas no declaradas, tal fue “Skrik” (El Grito) del holandés Munch, incrustado en la pinacoteca de Oslo.
Meditamos, porque cada 28 de octubre, la “Estatua de la Libertad” cumple años. La “Noble Dama”, fue erigida en la isla Liberty City (antes Bedloe’s Island), en la boca del Río Hudson, Puerto de New York con vista al de New Jersey.
El monumento, ya in situ, despertó los naturales recelos y pesares acerca de cuál de las ciudades; New York o New Jersey, correría con los gastos de su operación como atracción turística y además, los propios del mantenimiento, por la agresividad ambiental.
Finalmente New York, aceptó la encomienda y la esperanza del dinero federal para cumplir la tarea de preservación. Fondos, los cuales estuvieron pendulando en el clásico “veremos” por los ediles neoyorquinos.
Exactamente en ese punto de la decisión aunante de ambas orillas en impulsar la obra, convergieron dos desconocidos electrizados por Thomas Alva Edison. Sería en muestra de las asimetrías Id con las del Ego, de cada uno de los caracteres. Y también las ventoleras de quienes ya miraban de reojo a nuestra América, algo desprotegida.
Se trataba de dos actores desplegados en el lado estadounidense: la escritora y poetiza neoyorquina, la judía Emma Lazarus y el publicista de origen húngaro Joseph Pulitzer III, chocarían colosidades y entrecejos por una mayor comprensión respecto al regalo francés.
Los trabajos para armar la inmensa mole de cobre y acero, comenzaron tras una larga y tormentosa gestión del lado estadounidense, tendente a recaudar los fondos necesarios para construir el pedestal. Que aumentó al monumento en tanta altura como la de la estatua propia.
Desde mucho antes, un grupo de notables franceses gestores de la idea, ya habían cumplido la tarea de diseñar y construir la estatua en sí. Ahora les faltaba la palabra crucial: erigir. Es que no se trataba de una estatua cualquiera, por y para un país cualquiera
El drama de mármoles, concreto, cobre y aceros, atañía a los admirados y también envidiados, los Estados Unidos de Norteamérica.
La obra, por su inmensidad y peso, después que sus fragmentos fueron exhibidos  en un parque de terrenos parisinos, debió ser seccionada antes para transportarla a los EE.UU. Ello fue tarea cumplida por la fragata francesa, “Isère“. El conjunto del monumento se ejecutó bajo un despliegue de opiniones y circunstancias diferentes entre sí, en unos momentos de pareceres confusos y en otros, antagónicos.
Habría que entender a la América de los melting pots apacibles, no los de roñerías diversas y de los viejos mocasines que cantan siempre que hay fuegos en los manglares. Es que los danzantes con sus flechas, plumas, macanas, lanzas y tambores cocodrilos en ristre, siempre andaban en extraños saraos y kermesses vespertinos. 
La saga continua.
©Lionel Lejardi. Octubre, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(1)   William Maxwell Evarts, era a la sazón Secretario de Estado del Presidente Rutherford B. Hayes y presidente de la Comisión para el Pedestal de la Estatua de la Libertad, estaba encargado de  la “Art Loan Fund Exhibition in Aid of the Bartholdi Pedestal Fund for the Statue of Liberty“.
(2)  Charles Henry Dow, fue un periodista norteamericano y co-fundador del “Dow Jones & Company” con Edward Jones y Charles Bergstresser. Dow, también fundó el “The Wall Street Journal”, el cual devino una de las más respetadas publicaciones financieras en el mundo Él, también inventó el denominado Dow Jones Industrial Average. (wik)

..La Estatua de la Libertad y un poema II/III


..La Estatua de la Libertad y un poema II/III

 (Poema inscrito en la placa del pedestal de la estatua)
Se cumplen 52 años de un régimen comunista en Cuba

“The New Colossus”

Here at our sea-washed, sunset gates shall stand
A mighty woman with a torch, whose flame
Is the imprisoned lightning, and her name
Mother of Exiles. From her beacon-hand
Glows world-wide welcome; her mild eyes command
The air-bridged harbor that twin cities frame.
“Keep, ancient lands, your storied pomp!” cries she
With silent lips. “Give me your tired, your poor,
Your huddled masses yearning to breathe free,
The wretched refuse of your teeming shore.
Send these, the homeless, tempest-tost to me,
I lift my lamp beside the golden door!”

Emma Lazarus, 1883 (1)
(Dispensa por estar el articulo en construcción)

Un clímax dramático de motivaciones inusuales
En los preludios de la puesta en escena de este drama sorprendente, que por cierto resultó finalmente cocinado a fuego vivo en la orilla norteamericana, se contó con la espontaneidad de una trama intrincada iniciada años antes, en la orilla francesa. Esta especie de aventura fraternal –casi toda patrocinada por los francmasones de ambas orillas, quienes estaban en plena alza por sus actividades republicanas, como aconteció durante las guerras independentistas en las ex colonias españolas e inglesas–, se desenvolvió al revés de cómo indicaría la lógica.
Sucede que  el conjunto de hechos emanados de ambos proyectos (estatua y pedestal), transcurrió en medio de un clímax dramático de motivaciones inusuales, con gotas de un in crescendo apologetico de las nostalgias por las dos más importantes revoluciones políticas y sociales experimentadas por la Humanidad: la Revolucion Norteamericana y la Francesa, ambas en pleno y finales del siglo XVIII. Por el momento, resultaria saludable no mencionar siquiera, el desastre homicida de la cruenta Revolución Bolchevique y menos, sus reverdecidos émulos totalitarios, contemporáneos, desperdigados por los corralones del Eje Apocalypto (ALBA).
Más por la forma tierna del estilo poético que impregnó toda la idea estatuaria, que por el contenido físico del objetivo propuesto al cual algunos fisiócratas quizás idiotizados con zumos de hortalizas, los vegerianos eternos, la tildaron abruptamente de obsesión maniqueísta, que de hecho, es proclive al mal. Cierto es que este punto de vista de los detractores, era demasiado hiriente, injusto y sin basamentos.
Analizar tales metas sin insolencias y hurgar a la vez en las motivaciones de ciertos exhaltados, no es el objetivo mediato sino los hechos como tales. El comportamiento de los personajes y sus circunstancias contra actuales, tanto intrínsecas como extrínsecas, no interesan por estar ya hartas de ser manidas. Por cierto, tampoco es posible desecharlas y lanzarlas por la borda del olvido o peor, la indiferencia.
Transcurría ya el verano cálido de 1883 y como consecuencia del cosmopolitismo, la ciudad de New York era centro indudable donde cruzaban sables un sinnúmero de corrientes políticas, teológicas, sociales, ideológicas y artísticas —entre otras—, todas aquellas en franca emulación o en guerra, con sus iguales europeas. Eran las justas habituales entre la élites de los  intelectuales, siempre impregnadas de modas subyugantes.
Las personas cultas, educadas y jóvenes, como Emma Lazarus, casi siempre adoptaban una posición al respecto de cada nueva manifestación artística o intelectual. En particular con una fuerte dosis misericordiosa hacia los más desposeídos y el disfrutar paralelo de las cosas buenas que le ofrecía la vida, sin importar los motivos de la tal disparidad social y tampoco; sin entrar a sopesar la parte alícuota de culpa personal, vicios e idioteces intrínsecas en estos necesitados.
En su acogedor pero estrecho boudoir de la calle 42, por donde hoy se ubica el “Grand Central Oister Bar“, la joven poetiza Emma meditaba sobre el infructuoso encuentro de esa mañana con el afamado periodista Joseph Putlizer y el abogado William Maxwell Evarts. Este último, le había hecho la petición de que redactara un poema como donación; el cual seria subastado a nombre del comité recaudador de fondos para el Pedestal de la Estatua, al cual este último representaba.
Hubo sorpresas para ambos. Ella, no admitía que la poesía pudiera ser mal interpretada como una mercancía “puesta en venta” fuera del contexto literario. Es que desde antes, ella había desatado fuerzas interiores que le aplastaban el alma desde su último viaje a Europa, especialmente la de Este, donde los grandes conglomerados de judíos ashkenazís, estaban siendo atropellados a instigaciones del gobierno zarista.
Emma, con toda la delicadeza que le investía, rehusó con amabilidad extrema, enviar el poema al comité gestor denominado “Portafolio of the Art Loan Collection” (en realidad la “Art Loan Found Exhibition in Aid of the Bartholdi Pedestal Found”.
Este comité, era el albacea de los fondos de contribuciones solicitadas del pueblo norteamericano, para erigir un pedestal apropiado y en consonancia plena con la majestuosidad de la estatua a colocar en el lugar ya elegido y aprobado por las ciudades involucradas, para situar la escultura donada por el pueblo francés.
En aquel entonces, la obra disponía de un nombre original La liberté eclairant le monde” (La libertad Iluminando al Mundo), la misma que pronto arribaría a New York, segmentada por lo colosal de su tamaño, unos 350 pedazos, desde Paris.
Resultó curioso que hasta ese momento –y acentuamos la atención sobre el punto–, no se manejara el nombre final, al menos un supuesto de “Statue de la Liberté” (0, Statue of Liberty).
Lazarus vs. Pulitzer, por un match poético
Emma, una joven encantadoramente solitaria —sin compromisos sentimentales a vistas, aunque hay indicios de suavidades epistolares con Ralph Waldo Emerson—; de profundas ideas humanistas y democráticas; y un tanto liberales en el mejor sentido manejable para una soltera decente de la época. Ella, albergaba sus razones para negarse en principio a la composición del poema.
A inicios de aquellos tiempos de la colecta, Lazarus disentía del periodista Pulitzer en utilizar la poesía en la colecta de dineros para construir el pedestal de la estatua. Cuestión de estética literaria, de la cual ella se consideraba guardiana fiel. En este match poético, el periodista tuvo las de perder, aunque ganó finalmente.
Mas, cuando la calidad y cantidad de su obra poética la colocaba a ella en el estrato de los notables como “la poeta cumbre de la intelectualidad judía”, de aquella generación tan productiva.
Emma, ya convertida en escritora; y con prestigio cierto y serio entre las capas intelectuales neoyorquinas; era renuente a utilizar la poesía como elemento de atracción hacia las responsabilidades propias del comité de notables, a los cuales no les avizoraba intenciones de actuar en función de mecenas.
Este grupo de personas eminentes, era el mismo integrado por personalidades de alta relevancia social y económica, algo reticentes a contribuir de su peculio para una obra social responsada y vinculada con el gobierno federal, decían y no sin razones, que se trataba de un asunto de interés tanto de las ciudades como del gobierno nacional.
Al parecer, Emma no distinguió con exactitud plena las diferencias –no necesariamente antagónicas– entre las demandas de su sensibilidad personal; que la impulsaban hacia un esteticismo límpido en la belleza de sus sentimientos; con su habitual facultad de conocer lo ignoto. Era lo que según Immanuel Kant, definía en su “Estética Trascendental“, hasta el final de cualquier sutileza unívoca.
Sin embargo, el lienzo del balotaje popular de opiniones, daba pie para deslizarle impulsos a la poetisa hasta un Alexander Gottlieb Baumgarten –creador del concepto “Estética“– en su “Reflexiones filosóficas acerca de la poesía“. Por eso ella mostraba un ser interno diáfano, en no mezclar la euritmia poética con el dinero.
Nom de plume  “Refugitta”
Sorpresas de una amiga cercana. Quien por trato personal e inclinación la literatura igual, la prolifera e influyente escritora norteamericana Constance Cary Harrison (conocida también como “Burton Harrison” y de modo igual por el  nom de plume, “Refugitta) conocedora de su obra y calibre, logró susurarle al oído interno de su ternura y convencerla de que enviara el poema. Emma prometió recapacitar, dando muestras de una dulzura inigualable.
En su carácter humanista y durante el transcurso de unos días, ella se envolvió en un halo poético, azotada de manera incesante por evocaciones del acoso y genocidio antisemita contra los judíos Askenazís imperantes contra éstos en la Europa Oriental, especialmente en Rusia, donde unos 200 judíos fueron asesinado a golpes por las turbas divinas.
El motivo de estas persecuciones se sustentaron en el criterio exclusivo de los servicios secretos zarista y lograron encausar el malestar  del ruso iletrado y al campesinado, y así justificar la creacion de estas “turbas divinas”, al estimar a los judíos en calidad de cómplices en el asesinato del zar Alejandro II, sucedido alevosamente en 1881.
Todos los ecos de la furia antisemita desatada en Rusia, golpeó a Emma de manera indeleble; incluyendo las despótica legislación anti-judía “Leyes de Mayo” (1881) emitidas por el nuevo zar, Alejandro III, en indudables venganzas contra los judíos y marcando sin dudas el retorno del zarismo en lo que pudo ser un ablandamiento, al absolutismo.
El trasfondo afloró más tarde, cuando Emma tomó el símbolo republicano y libertario de la escultura como la parte esencial de su poema y posó su mirada inclusiva en sus ancestros europeos. Su familia, era descendiente a su vez de los judíos sefarditas expulsados de España a finales del siglo XV. Una de estas ramas, penetró en la América del Nuevo Mundo, mucho antes de que estallara la revolución Americana.
En menos de dos siglos, aquellos judíos sefarditas se convirtieron en una próspera comunidad, en cualquier lugar donde se asentaran, los Lazarus, de los cuales Emma era una de ellos. Lógico, si el tono en América era de carácter republicano mientras que en los territorios coloniales europeos, era rara –excepto en estratos culturales ínfimos– la susceptibilidad a generar exiliados.
Las grandes agrupaciones de judíos, asentados por siglos en la zona del medio y medio oeste europeo como son Alemania, los países checos, Bielorusia, Hungría, entre otros; imbricaron con parte de las culturas de los sitios del asentamiento –aunque conservando la mayoría de sus tradiciones–, con una singularidad que perduró hasta bien entrado el siglo XIX: la conformación y uso de una lengua muy generalizado, el yídish. En ocasiones también el cananeo, por sus raíces judeo-checas.
El azote de los pogroms en Rusia
Hurgando los antecedentes de los Ulianov contra la dinastía de los zares, es de estimar que buena parte de esta ojeriza  –considerando el complejo de inferioridad que azotó a Lenin durante toda su vida convirtiendolo en un ser maligno– y que selló el comportamiento definitivo del líder bolchevique; emanó de las consecuencias del complot posterior, en el cual participó activamente su hermano para asesinar en 1887 a Alejandro III, sucesor de Alejandro II.
Por estos hechos fue ahorcado, Alejandro Ulyanov, hermano mayor de Vladimir Ilyich Ulianov (alias, “Lenin“). De la ejecución del hermano de Lenin, se presume arrancó el odio visceral de éste ultimo contra la dinastía de los Romanoff. Pura venganza. De tal saña devino el exterminio completo de la familia imperial rusa, por orden del líder comunista, cuando éste y sus secuaces se adueñaron de todo el poder político y militar, que los comunistas tornaron totalitarista, en la Rusia desmadejada de 1918.
Emma, finalmente, pensando en sus coetáneos y hermanos de fe, humillados y perseguidos como fieras; sintió entonces la inspiración divina de escribir un poema hermoso. Lo mejor y más sincero que le saliera del alma,
Así, la poetisa volvió al comité del “Portafolio” y les mostró un apacible soneto de catorce versos, “The New Colossus” (El Nuevo Coloso). Este poema, entre otros similares, fue recogido por ella en su libro “Son of a Semite” (Canción del semita) publicado en 1882. Este soneto, fue subastado, a pesar de su brevedad, en $1500.
Los franceses, habían bautizado el proyecto inicial de la estatua grandiosa, con  otro nombre y no con el polémico nombre por el que después fue conocido popularmente: “Statue of Liberty“. Es que al asunto de la estatua, le convoyaba otro génesis, más que de solidaridad, de carácter económico, en términos de los intereses del escultor (2).
La muerte alevosa del Zar ruso, Alejandro II, había desatado pogromos con el consecuente flujo de exiliados o fugitivos simples; los cuales se desperdigaron por todos los rumbos; donde en su mayoría fueron mal recibidos por ser o haber sido, decían, siervos de la gleba. Y como es natural para el mundo de aquellos tiempos, estos fugitivos, según el caso, eran rechazados argullendose (una exageracion) que representaban gente inculta y sin modales.
Impresionada, Lazarus sintió conmiseración hacia las minorías judías perseguidas por los despotismos ilustrados que inundaban Europa. Cuyo clímax devino filosofía genocida con el nazi-fascismo a mediados del siglo XX. Sabido es que los nazi-fascistas eran primo hermanos totalitarios del horror comunista implantado por los bolcheviques (comunistas), al apoderarse de la Rusia zarista y posterior, a gran parte de Europa.
Tampoco los exiliados fueron un subproducto especial emanado de las satrapías arábicas fundamentalistas, fueran estas africanas, asiáticas y otras. Sin embargo, la colonias españolas de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y otras posesiones perduraron como tales hasta finales del siglo XIX, hasta que estallo la guerra Hispano-Americo-Cubana y el imperio español se deshizo..
Luego, no resiste ningún análisis socio-politico entender que por aquella época; estas posesiones sujetas al dominio español representaron casos atípicos en el mundo occidental.
Una estructura dominante muy distinta al mundo colonial desarrollado por las potencias europeas, vertidas sobre el Asia , África y porciones de la Indoamérica con balcón a la vertiente caribeña. España, per se; se tornó en centro generador excepcional de exiliados políticos genuinos. En especial Cuba, per se, se produjeron miriadas de exiliados bajo la condición de ser un territorio en estado de guerra permanente, desde 1868 hasta el 1898, al estallar las hostilidades independentistas entre los colonialistas y los patriotas.
Este cuadro singular, ya resuelto por las naciones indoamericanas, de Centro y Sudamérica, quedó fuera del entorno angustioso de Emma Lazarus, dado por una razón simple: no existían como ahora, al menos en cantidades apreciables, exiliados o perseguidos por cualquier razón. Luego, el poema de Emma, nunca pudo estar dirigido a los que hoy reclaman ser incluidos bajo la misma sombrilla espiritual del poema, como una consecuencia del retorno a la democracia de los países sujetos a la férula comunista.
Es lamentable que de todo este arreglo socio-político mundial, una de naciones arrinconadas y dejada fuera del contexto es Cuba, la cual en pleno siglo XXI continua oprimida bajo una dictadura comunista.
¿Para todos los exiliados o sólo para los judíos ashkenazí?
Analizado por eruditos de antes y ahora, el mencionado soneto aludía a los símbolos de las culturas griega y romana, al “Coloso de Rodas” (una de las maravilla del mundo antiguo) y otros, a los cuales las élites norteamericanas profesaban admiración y respetos profundos. Durante la trama estatuaria, hasta y un tiempo después de su inauguración, el gobierno de los EE.UU no prestó relevancia ni existen evidencias públicas conocidas de que el gobierno estadounidense se vinculó con el poema de Lazarus, ni el de ésta con la estatua.
Ella aludía a los puentes entre dos ciudades no cualesquiera, sino, que evidentemente se trataba de París y Brooklyn y los desterrados europeos arribados desde esos lares y vías, no los inmigrantes irregulares (indocumentados simples) proveniente de cualquier otro lugar, como el Asia o Indoamérica, por citar unos ejemplos.
Tanto es así, que el 28 de octubre de 1886 en ocasión de inaugurarse el monumento por el presidente Stephen Grover Cleveland, Emma Lazarus no fue considerada, siquiera, como uno de los más genuinos invitados a estar presentes en la trascendental ceremonia. Luego, la estatua se erigió con el nombre de “Statue of Liberty”  tomado en el camino y olvidando el nombre francés original, pero sin el poema de Emma integrado.
Sin embargo y al parecer –según cuentan crónicas de la época–, el resto de las personalidades invitadas fueron exactamente aquellas que no habían contribuido ni con un penny para materializar la obra. Ello no muestra veracidad la idea de mala intención y sí, de cierta subestimación. Emma y su poema no parecieron existir en el ánimo de las autoridades, ni se manifestaron con fuerza en el interés del comité gestor.
Así, durante las siguientes dos décadas el soneto quedó ignorado al conocimiento público, ni nadie lo mencionaban como elemento gestor o participante en la erección de la estatua. Y mucho menos, vinculado a un pretendido espíritud de protección o llamado a aceptar y recoger a cualquier inmigrante incitando a la violación de las leyes vigentes.
No fue hasta 1903, ya fallecida Lazarus en 1887 (de un linfoma), que su amiga entrañable; la enjundiosa filántropa Georgiana Schuyler, descubrió el poema en una librería. Esta dama realizó gestiones privadas con las autoridades municipales de New York y logró colocar una placa de bronce (Mayo 8, 1903) en el interior del pedestal.
La simbiosis del poema con la estatua, hasta ese momento; disfrutó de infinidad de interpretaciones, pero ninguna coincidente en sus alumbramientos respectivos. Luego, nacieron juntos pero cada gemelo ignorante de la existencia del otro, fue puesto en solitaria por las circunstancias, las cuales son todavía polemizadas en medio de las tertulias contemporáneas.
Lo destacable es que la Schuyler desconocía las intenciones y significado real del soneto escrito 16 años antes, por su amiga Emma. Es un enigma el cómo, por quién y por qué se autorizó de manera oficial, montar dicha placa en un recinto gubernamental.
No obstante y resalta como un argumento demoledor para los defensores del supuesto carácter inicial pro-inmigrante de la estatua, es que el poema de Emma Lazarus no recibió difusión pública hasta alrededor de 1934 y no desde 1886, como pretenden algunos desconocedores de la historia alrededor de la estatua y que abogan de manera constante por inyectarle connotaciones ligadas a intereses foráneos.
Por razones vinculadas con las convulciones  sociales y políticas desatadas durante las dos últimas décadas del siglo XIX; en especial corriendo los anos 80s y la inminencia de la entrada de los Estados Unidos en la guerra mundial (IGM)que ya se avecinaba a inicios del siglo XX, algunos sectores mediáticos hicieron creer a la generalidad de los ciudadanos una version acomodada a sus nacionales. De igual modo aconteció con el origen y proyecciones de la archi mencionada placa de bronce.
Una campaña publicitaria sorprendente
Tal destape, aconteció cuando el escritor esloveno-americano Louis Adamic (Aloijz Adami), nacido  en Praproe Castle, Blato, Slovenia (hoy parte de Yugoeslavia); montó una campaña publicitaria por la radio en beneficio de diseminar el conocimiento del poema.
El escritor, cubierto de prestigio y honores literarios, consideraba el interés de su propio origen como inmigrante y sus opiniones políticas socialistas, embelesadas al parecer con la línea stalinista, lo cual no resultaba raro en los países situados en la vertiente mediterránea, de lengua eslava.
No es sorprendente que dicha acción fuera planeada por el Comintern, ansioso de inundar y sembrar en los EE.UU a sus proselitistas, simpatizantes y aquellos disidentes escapados de su influencia represiva (igual sucede en El Asunto Cubano), los cuales a causa de falsos vínculos con la patria chica; estimulados por sus agentes en las diásporas, anhelaban un retorno al terruno en un futuro cercano.
Consideraban los estrategas de esta política a largo plazo, como una táctica ya fracasada de la revolución mundial, en lugar de proceder a la consolidación de la ya afirmada en la denominada Unión Soviética (URSS). Tal ha sucedido con la subversión guerrillera continental y extra continental desatada desde La Habana en el último cuarto del siglo XX, en Indoamérica, África y otros sitios.
Adamic, prolífero escritor, traductor y periodista, había emigrado en 1913 con 14 años hacia los EE.UU e bordo del buque “Niagara, yendo a parar a San Francisco. En los inicios de su adolescencia, reafirmó responder a los intereses de un inmigrante típico de ideas anti monárquicas, contra el entonces Reino de Yugoslavia.
En consonancia con sus puntos de vista, ya adulto, se hizo todo un ciudadano de los EE.UU y participó en el frente Occidental durante la I Guerra Mundial. Pasada esta, se reactivó como un furibundo detractor del reinado de Yugoslavia y su líder, el rey Alejandro I. Adamic, expuso sus puntos de vista sobre una posible socialización de la sociedad norteamericana.
En 1954 este hombre apareció muerto de un disparo en la cabeza, bajo circunstancias extrañas. Un “suicidio”, achacado como homicidio por la policía a alguna facción balcánica iracunda con los opositores al líder yugoeslavo Josip Broz (aka, Tito). O simplemente, a un regalo macabro de los servicios de la KGB; furiosos con las desviaciones del político comunista montenegrino Milován Djilas (Milovan Đilas), un crítico de los errores crasos de la teoría marxista-leninista.
Este otro líder disidente del marxismo —extraordinariamente serio, además de ser un escritor reconocido— desató un tsunami político en las esferas kremlinianas, cuando publicó su libro denuncia: “The New Class: An Analysis of the Communista System“, mejor conocido literariamente como “La Nueva Clase“.
Los comunistas pescan en remolinos de “Viñas de la Ira
La vinculación de aquellos 14 versos –ver que esta línea se reactivó 70 años después de inaugurarse la estatua y por ende sin ningun lazo visible con la obra escultórica–, a los idealistas, socialistas, etnólogos, multiculturalistas, populistas y rellenadores del melting pot; les dio por soltar críticas acerbas del sistema de vida norteamericano, la política de los EE.UU y de su “intolerancia” (3).
El deseo inconfeso era que  los funcionarios de inmigracion de los EE.UU miraran hacia otro lado y hacerse de la vista gorda, en lo referente al desorden fronterizo desatado por los ilegales provenientes, en su mayoría, desde la frontera de México. Un sistema intolerable (el norteamericano), dicen ellos, pero del cual no rehúsan disfrutar y explotar al máximo.
Del mismo modo, les convino promover la idea de que la poetiza imbricó la misericordia norteamericana; con la versión libre de incluir en su poema, a todos los inmigrantes titulados perseguidos o no. Ello per se, como es constatado en la actualidad, sin importar sus orígenes ni  antecedentes criminales, tal si fuera un mandato y voluntad del pueblo y gobierno de los EE.UU, dado a la poetiza.
El asunto es de gravedad igual, como sucede hoy con las maras de ex-comunistas procedente de los totalitarismos antaño “Animal Farms” (textual, Granjas de Animales) marxistas de Europa Oriental. Y también, con las hordas de falsos exiliados enviados por el Comintern; por ejemplo; aquellos provenientes de Asia, África, Centro, Sud América y del Caribe (ver en la web,  “El Asunto Cubano“).
Los escépticos denunciaron la tergiversación del poema, como un dolor de cabeza para los Servicios de Inmigración; estimando además que tal punto de vista representaba una invitación a violar flagrantes, las leyes norteamericanas de inmigración, ver el desastre ocasionado por los inmigrantes ilegales, cargados con cualquier número de pecados y vicios, como sucede hoy día de manera tan desmesurada.
Luego en consecuencia debemos admitir que la Schuyler, quien era una mujer de carácter fuerte, nunca consagró dicha placa al concepto de una inmigración irrestricta, sino, como manifestó públicamente, “a la memoria de mi querida amiga Emma Lazarus” (4).
Claro que, en ocasiones, existe un solapamiento inevitable entre la intención literaria de la escritora del poema y la plástica del escultor de la estatua.
La saga continua.
© Lionel Lejardi. Octubre, 2008
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

 (1)  “El Nuevo Coloso”
No como el mítico gigante griego de bronce
De miembros conquistadores a horcajadas de tierra a tierra;
Aquí en nuestras puertas del ocaso bañadas por el mar se yerguerá
Una poderos mujer con una antorcha cuya llama
Es el relámpago aprisionado, y su nombre
Madre de los Desterrados. Desde el faro de su mano
Brilla la bienvenida para todo el mundo; sus ojos templados dominan
Las ciudades gemelas que enmarcan el puerto de puentes aéreos
“¡Guardaos, tierras antiguas, vuestra pompa legendaria!” grita ella.
“¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres
Vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad
El desamparado desecho de vuestras rebosantes playas
Enviadme a éstos, los desamparados, sacudidos por las tempestades a
mí Yo elevo mi faro detrás de la puerta dorada!”

(2)  El escultor, por entonces hacía tratos con el rey de Egipto a los fines de colocar una estatua (colosal) a la entrada del Canal de Suez a los efectos de su inauguración.
(3)  No todos los nortemericanos estuvieron conformes con la empresa. Incluso, algunos la tildaron de ser un símbolo pagano. A otros, se le asemejó a una de las imágenes (también por lo mitológico) de Nabucodonosor II, rey de Babilonia. Tales criticas, retardaron la recoleccion de los fondos. A causa de la urgencia de colectar el dinero necesario, connotados artistas, literatos, escritores y otros intelectuales urgieron la necesidad de fundar un comité que recaudara fondos a partir de donaciones y una subasta pública (wik).
(4)  El autor e historiador de New Jersey,  John T. Cunningham, escribio, que “The Statue of Liberty” no fue concebida ni esculpida como un simbolo de la inmigracion,  (sigue)…but it quickly became so as immigrant ships passed under the statue. However, it was Lazarus’s poem that permanently stamped on “Miss Liberty” the role of unofficial greeter of incoming immigrants”.
The title of the poem and the first two lines refer to the Colossus of Rhodes, one of the Seven Wonders of the Ancient World. The poem talks about the millions of immigrants who came to the United States (many of them through Ellis Island at the port of New York).
The “air-bridged harbor that twin cities frame” refers to New York City and Brooklyn, not yet consolidated into one unit in 1883.

Por otra parte, Paul B. Auster, el prolífero y bien galardonado escritor; escribió que “la efigie gigante de Bertholdi fue originalmente entendida como un monumento a los principios del “republicanismo internacional” , sin embargo a la estatua de “El Nuevo Coloso” le fue reinventado otro propósito, al cambiar o tornar el concepto de Libertad por el de una madre que da la bienvenida a todos, un símbolo de esperanza a los marginados (parias) y oprimidos del mundo (planeta)”.

Visita, y serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
4020

…La Estatua de la Libertad y un poema III/II)


La Estatua de la Libertad y un poema

III/III

Se cumplen 52 años de un régimen comunista en Cuba
 
La Estatua

Coraje, la Madre Pícara o Vagabunda y su fosterfather

La estatua y placa se conjugaron a destiempo bajo maravillosos puentes de democracia y libertad. Por entonces, dos de los muchos adalides democráticos del orbe decimonónico; se destacaban en ambos campos de la acción y el pensamiento filosófico y humanista: los Estados Unidos de Norteamérica y Francia. Tal si ambos fueran hijos propios de una “Madre Grajales y sus hijos“, democrática también; peleando entonces sus hijosdalgos por la independencia de Cuba. Y no los de una “Madre Coraje y sus hijos“, un título ajustado, para encubrir un drama comunista caótico y mendaz. Nos referimos al conocido adefesio del dramaturgo, Berthold Brecht, quien se convirtió de facto, el fosterfather del drama.
La Estatua de la Libertad, decimos, no es la madre de los expatriados; excepto la de aquellos que les son leales, por decir; contados con los dedos de una mano y de la que sobran dedos. No hay que engañarse con que la mayoría son de los agradecidos.
Porque a este autor considerado en el mundillo comunista, y así propagandizado como un genuino Iman Intelectual, prolífero y genial, pero embobecido o asustado con las diatribas de los tangos bolcheviques; le salió casi bien el tropo falsario de armar un drama torcido a la conveniencia de la izquierda. Este personaje simbólico de lo que “debe ser el intelectual”, tuvo la osadía de plagiar lo hecho por otro colega y coterraneo suyo, un habitante terraqueo tan lejano como del siglo XVII.
Esa tragedia la celebérrima, “Madre Coraje y sus hijos“, resultó adjetivada como una obra patriótica anti-nazi por la troqueladora stalinista manoseada por la STASI. Sucede que mientras tanto, la burda eficiencia de sus anteojeras, a Brecht se le nublaron inexplicablemente ante los desmanes de sus primos comunistas asentados en el mundillo cavernario de la satelitera moscovita. Todos ellos, se auto declararon comunistas convictos y confesos.
Estos eran los mismos cachivaches que a la par, hacían de las suyas con textura refinada e igual a los otros totalitarismos caníbales, de vuelo tan popular como la paloma bipolar e infidente del andaluz Pablo Picasso. esa tortuosa progenitora emblemática de los fementidos “Congresos por la Paz”, tejidos por el Comintern.
Es que este curioso ejemplar de semblanza doble, un progress típico, Eugen Berthold Friedrich Brecht, fundador epónimo del Berliner Ensemble –tal es endémico a cada comunista–, descendió al fondo sin resistir la tentación de hacer un copycat a plena luz del día, de un viejo relato o pasaje de la Guerra de los 30 Años centro europea (1618-1648).
Se trataba de “Die Landstörzerin Courasche” (La Pícara o Vagabunda Coraje), del escritor alemán (del período Barroco) y burgomaestre de Renchen en Baden, Hans Jakob Christoph von Grimmelshausen, colgado entonces en la teátrica alemana al estilo de las romanzas de la picaresca española. Brecht no dudó en convertir la comedia de Grimmelshausen en un drama épico troquelado con el sello de la escuela comunista stalinista. Finalizando la década de los 50s, pareció despertar de su letargo, en el atardecer rojizo.
En el cincuentenario de su muerte, agosto 14, 2009; el diario Tagesspiegel indicó (lo cual no sorprendió a nadie y menos a su tía Tkla) y echó a rodar la versión de que por sus críticas tardías al comunismo, cayo en desgracia y dejó de ser un camarada intelectual obediente y confiable.
Brecht, con y por sus infidencias ante el partido comunista alemán, destrozó a infinidad de sus compañeros intelectuales. Luego, este “tonto útil” fue eliminado por decreto estatal, a manos de la STASI (Staatssiicherheit) en 1959. Sus médicos, dice la nota periodística, lo “enfermaron del corazón”.
Antecedentes de la amistad franco-americana
Es que en la Francia y Norteamérica de entonces, paladines de la libertad, nunca se disfrutarían de tales bellaquerías puestas de moda por la nueva clase. Estas naciones se hermanaron indisolubles desde 1774 bajo el redoblar del Primer Congreso Continental de las 13 Colonias, como preludio de la Revolución Americana independentista y la posterior Revolución Francesa.
Esta última, resultó hundida salvajemente a finales del propio siglo XVIII, por la gracia de los chicuelos que implantaron la Époque de la Terreur (“Terror Jacobino”), cuando Robespierre hizo de las suyas contra los aristócratas. Tal como sucedió en Cuba, a partir de 1959 pasando los mediados del siglo XX, a manos de los castrista. No existen diferencias filosóficas o conceptuales entre los finales cruentos de estos dos últimos fenómenos históricos.
El largo y agotador nombre de, Marie Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Montier; más conocido como el Marqués de Lafayette; quien fue uno de los que tendieron los primeros cabos de enlace entre ambas naciones, con el concurso de George Washington. Ello los indicó que como visionarios deslindados de sus lazos ancestrales, cambiarían el status quo de la sociedad aristocrática, ya enmohecida, en alumbramientos de los enciclopedistas con las herramientas de la Ilustración no de la guillotina o los paredones de fusilamiento.
La épica del drama Lafayette se inició cuando éste, de su propio peculio, compró un barco y en unión de una tripulación de aventureros contratados como mercenarios a paga futura, se sumergió dentro de la causa de los patriotas americanos. El francés se dispuso a luchar contra los colonialistas británicos. George Washington, no tardó en darle el rango de Mayor General, asignándolo a la jefatura del Comandante en Jefe.
Ambos derroteros, vistos ahora contemporáneos por los patriotas franceses; después de transcurridos 100 años de la Declaración de Independencia de las 13 Colonias, se iniciaron bajo los mejores auspicios.
Una noche veraniega cerca de Versalles
Ello ocurrió una noche veraniega de 1865 cerca de Versalles en el Departamento de Yvelines, a 16 kilómetros al sudoeste de París.
Entonces, una parte de la opinión pública francesa, en especial las altas esferas militares y gubernamentales, mantenía sus mohines contra EE.UU por lo que estimaban su lasitud, aunque siendo esta una novel nación aún no consolidada completamente, frente a las pérdidas territoriales francesas de la inmensa y estratégica región de Alsacia-Lorena.
Estos territorios gobernados por Francia, debieron ser entregados a Prusia tras la derrota francesa en Sedán, durante la guerra franco-prusiana (1870-1871). El vector de simpatía emanó de la nutrida comunidad alemana asentada en los EE.UU, lo cual no agradó a Francia.
Sin embargo, un lustro después el panorama político había cambiado.
Ello ocurrió, exactamente en el momento y lugar, cuando floreció la idea nueva de la estatua.
El fuero patriótico francés reverdeció iluminaciones del viejo estilo, al fijar su mirada sobre la república hermana allende el Atlántico. La cual por esos tiempos, andaba enfrascada en los preparativos para celebrar su primer centenario como nación libre e independiente.
Tanto, que esa noche en su casa de Glatygny, uno de los republicanos de la élite liberal parisina; Édouard René Lefèvre de Laboulaye; reunió a varios amigos y hermanos de logia; también republicanos como él mismo, considerando que todos eran pacifistas opuestos a Napoleón III (Charles Louis Napoleón Bonaparte).
Casi en su totalidad o mayoría, se declaraban fervorosos antiesclavistas y admiradores convencidos de EE.UU, y estaban adscritos a alguna de las fraternidades masónicas o francmasónicas en boga. Las mismas que ejercieron una influencia fundamental y decisiva en la independencia de los países centro y sudamericanos.
Para estos hombres preclaros, se trataba del mismo Napoleón que fue Presidente de la II República y el cual un tiempo después, fue elevado al trono de Francia, con el título de Emperador de Francia. Estos cargos, Napoleón III los mantuvo de manera simultánea.
Por entonces, ante los ojos de la opinión publica al emperador se le había considerado como un líder romántico, liberal, socialista utópico; por supuesto nada tonto; a pesar de las estocadas que le lanzó Victor M. Hugo cuando lo apodó cruel, Napoleón “el Pequeño“.
En las penumbras del río revuelto, Karl Marx y sus adeptos, divergían ostentosamente de cualquier idea que no sustentara sus dogmas y tesis del Materialismo Histórico y del Dialéctico; ambos materialismos zoquetes, de carpintería; como el dogma irrebatible proclive a la utopía de implantar la tenebrosa dictadura del proletariado.
Todas las cuales vistas hoy sus radiografías crueles, fueron simples satrapías clepto-oligárquicas, tal muestra el desastre de los líderes indoamericanos, incluyendo el manicomio cubano armado por los hermanos Castro en la Cuba de hoy, herida mortalmente desde entonces.
El escultor y el Khedive egipcio, un maruga simpático
Entre el grupo de intelectuales franceses reunidos se destacaba un joven escultor, Frédéric-Auguste Bartholdi. En una de las pausas de incertidumbres, se escuchó la voz de Laboulaye, quien planteó a viva voz, la idea de hacer un regalo de la nación francesa “a la hermana república de los Estados Unidos de Norteamérica”.
El gesto seria en celebración de la alianza entre América y Francia durante la Revolución Americana (1775-1783) y también en ocasión del centenario de la independencia de los EE.UU. Ya Napoleón III (conocido también como “el príncipe-presidente“), dejó Francia como el último monarca francés tras la derrota de Verdún, dando paso a la III República.
La idea de la estatua ascendió hasta los líderes políticos de la nueva República, ya en el poder, de manera que éstos últimos –siguiendo los objetivos iniciales de la democracia y la libertad– valoraran como meta única, aprovechar el proyecto “como símbolo propagandístico para que los europeos notaran las virtudes de la democracia“, en oposición a la casi inexistentes ideas democráticas en las monarquías inoperantes.
Nadie de la época actual, debe suponer por la comodidad que ofrece la conveniencia de un humanitarismo político extemporáneo; otras ideas diferentes (patrióticas o de solidaridad) de los auspiciadores oficiales del proyecto. Tal ha sido el caso de la manipulación del proyecto fundamental, imbricando el poema de Lazarus a otras corrientes disfrazadas de restauradoras, las que en realidad son propiciadoras a la exportación de felones.
Los monárquicos, desde la sombra opositora, estimaban que el gobierno de la III República era temporal, de mal gusto e impregnado de gente vulgar y chabacana, por lo que ansiaban el retorno a una monarquía esplendorosa y cargada de los ritos y oropeles propios de la aristocracia, pero constitucional, al tipo de Napoleón I.
Viendo un segundo aspecto, nada indicó que en el ánimo del grupo estuvieron evaluaciones de incluir en la tesis ideológica otras áreas diferentes a las europeas. La idea culminó en diseñar y construir una estatua gigantesca para ser erigida en New York, cuya grandeza representara los ideales modernos de la libertad y la democracia.
Bartholdi, en calidad de escultor y con merecida fama como creador de figuras monumentales, dio la impresión de sentirse fascinado nuevamente en elaborar una estatua tan descomunal que lo eternizara como creador. El sueño, para realizarse, debía ingeniárselas para obtener un billón de francos.
La épica de la Guerra Civil en EE.UU y un Canal de Suez atravesado
Todos los presentes en la reunión de marras, eran sinceros admiradores de la épica de la Guerra Civil en EE.UU. Les impresionaba, la figura de Abraham Lincoln, sus esfuerzos en pro de la igualdad y libertad plena de los ciudadanos y en especial, la abolición de la infame esclavitud. Pareció que la tierra en ambas riveras del Atlántico estaba fértil para el mutuo e imperecedero espaldarazo democrático.
Se evidenció por estos razonamientos que la estatua nunca fue supuesta “Madre de los Exiliados”, como quizás alguien imaginó palpar románticamente en Emma Lazarus, o por una simple conveniencia política.
Los comunistas, entre los muchos enemigos de EE.UU y otros pancistas, hipocritones de la zurda; estructuraban aprovechar otros objetivos políticos inmediatos de la obra escultórica, tan loables como: promover el republicanismo y la libertad en contraposición a los despotismo ilustrados y tiranías descabelladas de ciertas naciones europeas.
Para los historiadores resultó paradigmático constatar que en 1869, 17 años antes de la erección de la State of Liberty in Bedlve’s Island (octubre 28 de 1886); ya el estratégico Canal de Suez había entrado en operaciones, uniendo la navegación entre los mares de Europa y Asia (mediterráneo y Mar Rojo).
Dicha construcción era la obra magistral del vizconde e ingeniero francés, Ferdinand Marie de Lesseps. Para nuestros contemporáneos sorprendió a sotto voce que, ya desde 1867 por una visita que Bartholdi realizó a Egipto, éste retornó a Europa deslumbrado con la magnitud de los monumentos faraónicos de los egipcios.
En aquel entonces, el escultor imaginó y así propuso al Khedive (virrey) de Egipto y Sudan (con anterioridad, wāli o gobernador), Isma’il Pacha, una estatua-faro colosal inspirada en la diosa romana Libertas. Esta estatua la nombrarían, para nuestro asombro, “Egipto, diseminando la Luz por el Asia” o “El Progreso”.
Sin embargo, esta construcción representaría a una mujer campesina egipcia (falaha) envuelta en togas, calzada con sandalias, vestida al estilo griego y portando antorchas. Así, históricamente nos encontramos con que la imagen de esta figura seria la misma a erigir a la entrada del Canal de Suez, por el lado del mar Mediterráneo, en ocasión de inaugurarse aquella maravilla de la ingeniería moderna.
Los egipcios declinaron la oferta dado que estaban en bancarrotas al declararse insolventes para pagar sus deudas. Razón por la cual ya tenían en esos momentos intervenidas sus aduanas por funcionarios de otras potencias europeas, con el propósito de incautarse de los dividendos aduanales y así amortizar la deuda. Por cuyo fracaso Ism’ail fue expulsado del cargo por el Sultán otomano, su jefe superior.
No quiero, no quiero; pero échamelo en el sombrero
Los ingleses, los accionistas mayores de la empresa, se quedaron con la operación del canal y su control militar hasta 1954, cuando en 1952 el Gral. Gamal Abdel Nasser (Jamāl ‘Abd an-Nāsir) lideró una revolución anti monárquica e irrumpió en el panorama político de la estratégica zona, creando el caos económico y político que perduró hasta el 2011, con la primavera árabe.
Una maqueta de la estatua, de unos 2.7 metros de alto y para estupor de los historiadores de hoy, parece que resultó ser la misma reciclada y cosmetizada después por Bartholdi —aunque éste siempre lo negó—. El Ing. Gustave Alexandre Eiffel, diseñador de la Torre Eiffel fue encargado de la ingeniería estructural, lo cual delegó en otro ingeniero tan famoso y diestro como él, Maurice Koechlin. Centavo a centavo, los franceses reunieron los cientos de miles de francos requeridos para la fabricación de la estatua.
En América, sucedió algo parecido en lo relacionado a la construcción del pedestal, aunque mediando fuertemente el comité de Joseph Pulitzer. Al final, Richard Morris Hunt concluyó el pedestal en 1886. Por su parte en Francia, la colecta para la construcción de la estatua comenzó en 1874 y la conclusión de la obra finalizó en Julio de 1884.
Un punto de interés fue la identidad de la modelo. Algunos argumentaron que fue Isabella Eugenie Boyer, viuda del conocido y poderoso industrial judío Isaac Singer (el de las máquinas de coser “Singer” y otros artefactos). Otros asumen que fue Jeanne-Emile Baheux of Puysieux, modelo del escultor, desposada por Bartholdi. Los terceros sitúan a Charlotte Bartholdi, madre del escultor, una mujer de impresionante belleza caucasiana, de mediana edad. Otros, asumen fragmentos de cuerpos de varias mujeres de la época. Tras una breve exhibición de algunos fragmentos en parques parisinos, la obra —ya seccionada en varios cientos de pedazos— fue llevada a New York en la mencionada fragata “Isere“, a donde arribó en junio de 1885.
Su llegada a los EE.UU resultó en un dolor de cabeza para los norteamericanos, puesto que no estaban preparados para el arribo de aquella mole de cobre y acero. Y tampoco para las incontrolables oleadas de inmigrantes que siguieron como los niños de Hamelin a esta exuberante dama, sólo que en lugar del río Weser lo harían por el Hudson. Conociendo la lógica de la opinión pública norteamericana, no extrañó que algunos sectores de la ciudadanía protestaran, tanto de la estatua como de sus objetivos, por no entender las razones de todo aquel barrullo.
Una intención del Bartholdi político
Sin embargo, de todas formas la pieza se tornó después símbolo de democracia y libertad, seduciendo a los benévolos y a aquellos que no.
Quizás la respuesta emanó del Bartholdi político, todavía en París y enfrascado en los quehaceres del embarque de la estatua, quien al caer en una encerrona de la prensa expresó en sentido paliativo:Yo intentaré glorificar allí las ideas republicanas y de la libertad, con la esperanza de que algún día las volveré a encontrar aquí, en Francia“.Tal declaración, indudablemente cargada de patriotismo, en una significativa parte de la opinión pública norteamericana, se llegó a preguntar con ciertos aires dubitativos, acerca de:

“Cuales eran los motivos reales que impulsaban a los  franceses  y el por qué, si andaban tan  embrollados en sus trifulcas sobre la libertad, imperios, monarquías y repúblicas; se abrogaban el derecho de proponer e implantar un faro de libertad en donde esta ya existía, sólida“.

De todo esto se desprende y observado en los hechos, que la estatua de Bartholdi y más tarde el poema de Lazarus, fueron sobrepuestos e imbricados para confundirlos intencionadamente bajo un solo fin; inducido por promotores desconocidos los cuales  —aunque en apariencias, con propósitos humanistas—, forzaban dar una idea confusa unica y falsamente clonada, desvirtuada  de las dos originales o sea, la de la estatua del escultor Bartholdi y la del poema de la poetiza Lazarus. Pero las suspicacias se desvanecieron por sí sólas.
En general, a partir de las actividades radiofónicas de propaganda iniciadas por de Adamovic y los grupos socialistas, y no de cuando su inauguración como erróneamente se ha entendido, es el momento en que el símbolo de la estatua-poema comienza a acercarse a su imagen actual.Sin embargo, valdría preguntarnos si la interpretación —sin destrucción del enigma y el mito—, aportaría algo a la causa de la democracia y los derechos humanos. Es posible que no tendría efecto alguno, considerando el inmenso prestigio de este símbolo en metal y mármoles, per se.
Aunque nos parece bien claro, que los refugiados ilegales por motivos económicos, los irregulares o ilegales indocumentados, no guardan una relación directa estrecha , ni colateral, con los principios políticos y humanistas originales de la Estatua de la Libertad y los EE.UU. Valga que EE.UU, poseedora de un diapazón humanista bien organizado, ha logrado que los brazos abiertos de The Great Lady, no hayan cambiado de posición.
Por lo que cabría, a manera de colofón o síntesis de esta historia y a los fines de enriquecer nuestro juicio; que verdaderamente hay brumosidades con relación a esta popularizada incógnita, hoy casi un mito. Pero Emma Lazarus, en la dulzura infinita de su poema “The New Colossus“, de cualquier manera, siempre permanecerá contenta.
Luego, hagamos un alto y detengamos el cernido de argumentos de uno y otro lado, para aquilatar hasta el infinito, lo evidente. Porque quizás la mántica de Pitia, como oráculo délfico, aún conserve toda la verdad aprisionada entre los metales y mármoles de la “Lady of Liberty“.
Fin de la saga.
© Lionel Lejardi. Octubre 30, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

 
Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.com/
 
 
 

Un password a los “circunstantes”, para acceder al sitio del evento trágico


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

Un password a los “circunstantes“, para acceder al sitio del evento trágico

De talk-shows en la radio y la TV 
Algunos analistas, especialistas, expertos y también eruditos; los cuales son invitados a programas de la radio o la TV; a veces nos dejan consternados a medias, cuando censuran su ego sin que nadie se lo sugiera y no emiten a cabalidad el juicio que le solicitan –que es la razón exacta de su invitación– sobre un asunto o dilema que el conductor del programa; por lo general talk shows; desea o propende a aclarar e ilustrar en interés de sus espectadores (TV), escuchas (radio) o lectores (prensa escrita) a los que convendría nominalizar por simple comodidad gramatical y así generalizarlos bajo el titulo de circunstantes“.
Esta labor iluminadora de la comunidad en esencia, es encomiable y útil en extremo. Sobre todo para aclarar o “destapar” temas nacionales, locales o internacionales ocultos u oscurecidos de manera intencional, por los autores y co-autores de los hechos. No resulta sorprendente para los circunstantes de nuestros medios, ni es un secreto, que a la vanguardia de estos medios combatientes se han colocado las emisoras de radio WQBA  con sus programas matutinos, vespertinos y nocturnos y las programaciones vespertinas  y nocturnas de los canales de televisión 41 y 22 de televisión. Ello es sin demeritar los esfuerzos de otras estaciones.
Una acción decidida y profiláctica de los gobiernos e instituciones devoradores de los dineros de nuestras ciudades y condados –en la realidad, nuestro propio dinero–, y que no por azares y si por malversaciones encubiertas, va a parar descaradamente  a los bolsillos de los oficiales y empleados de la fauna burocrática.
Esta conjuncion de factores no aleatorios, puede interpretarse como una auto protección del invitado a cubrir su aureola de credibilidad. Sucede que tal ingenuidad supina, no les permite entender de una y por todas que los totalitarismos nunca explican sus desmanes, porque siempre están expuestos al ridículo. Es como solicitarle al vecino cretinoide y desconsiderado, que nos explique la razón por la cual su recontra condenado perrito evacua sus hediondeces sobre nuestro césped en lugar de hacerlo sobre el suyo.  
Tal es el caso de los enigmas concernientes a la muerte alevosa de Laura Pollán donde, de inicio, se evidenció el interés de La Habana en manejar el concepto de “fallecimiento” de la occisa (la víctima) en lugar de “muerte” por parte de los victimarios. Luego, el invitado no se arriesga a emitir su juicio “hasta que no existan o aparezcan pruebas de que el suceso ocurrió en una u otra forma“.
Los ingenieros, arquitectos, físicos, médicos, economistas, abogados, comunicadores y otros de los que deben “quemarse el coco y regar la inteligencia” para comer; por los general; son rápidos y precisos en dar cualquier juicio sobre un tema. No sucede así con algunos filósofos, literatos, músicos, artistas y otros de las ciencias y artes blandas (sucede igual en los premios Nobel), que en alguna forma o momento incursionan en las que ellos estiman las  “riesgosas artes de la política”.
En estos últimos (nunca se dan golpes), es como si olieran con cuál paso caerán en una tembladera, de las que nos aterraban en nuestra niñez. Entonces parecería que estos invitados nunca dejaron de ser niños, como reflejos malos de los Peter Pan norteamericanos, atascados en plena adolescencia.
Laxitud
Es una actitud de disciplina laxa ¿…? que tiende a que el circunstante suponga, quizás, que dicha pose (temor) es para no incomodar a los castristas. Luego, es dar la impresión que donde dije dije, no dije nada.
Sin embargo, este arquetipo de invitado tiende a correrse hacia el rojo einsteniano, tal hace la Galaxia Kuklos por la tangente de la pérdida de tiempo y los galimatías de la bobería criolla y deja colgado su juicio ante el asombro de los circunstantes, según el caso; quien permanece trabado en su incomprensión no satisfecha, mientras el disertante pliega sus banderas y se retira incólume.
Se induce con tal actitud olímpica, un recurrimiento obligado al estilo de Cicerón. Porque eso no vale así y no por ética y sí, se presume, por falta de valor escénico el cual de manera indisoluble va ligado a una cuota de riesgo personal. Claro que esto no se refiere a aquellos cínicos que no quieren arruinar su próxima visita a La Habana, aunque sea familiar.
Saber que no se trata de dar la impresión de un huidizo por hábito, por supuesto que este no es el caso, sino de no ser mudo por levantar el escudo. Es envolverse en una pizca de educación formal, para perfeccionar el discurso. En el caso de la Pollán todo era evidente, tanto, que unas horas más tarde estalló el asunto en los medios informativos, nacionales e internacionales.
De modo que las lagunas sobre las denominadas sintomatologías recurridas por la Seguridad del Estado (SE), comenzaron a colmarse. Por lo que es lógico que ellos se defiendan como gatos “boca arriba”, porque esa manifestación, recordemos, es el sudor helado de la soberbia.
Sucedió en la hora cumbre de uno de los programas (8-9 p.m.) de un canal prestigioso que transmite toda su programación en español. El invitado, esquivó no se atrevió a dar su opinión sobre las circunstancias probables de que el evento no fuera un “fallecimiento”, sino una “muerte anunciada” como todo se evidenciaba hasta ese momento y prefirió quedarse colgado de la brocha.
En buena técnica de los talk shows, eso no vale. Como en todo evento público, existen reglas que nadie nos la dice pero se huelen, si nos sumergimos en el mundo de la lógica, quizás de la metafísica y que son evidencias que nos proporcionan el sentido común.
El error
El error del invitado le hizo resbalar cuando quizás turbado supuso que se trataba, por ejemplo, de un acontecimiento cotidiano sucedido en París, donde siempre habrá una respuesta cuerda por parte del gobierno interpelado y no en La Habana de intramuros, cerrada a cal y canto. De donde éste testigo debe recordar que en Cuba no hay otra “fuente no gubernamental” (FNG) que los refute o con la cual se pueda cruzar la información.
Luego, es imposible para la opinión pública, los medios, entidades, instituciones, el propio individuo como tal, etc., indagar sobre el origen y veracidad de estas sintomatologías y demás circunstancias vinculadas a la muerte de Laura Pollán, mencionadas por los voceros de la SE.
Es un evento, donde los obedientes aceptan las sintomatologías como “aducidas” mientras que los escépticos las suponen “inducidas”. Tal desconcierto se debe a que es el propio gobierno cubano el que fabrica y genera los partes médicos.
Los errores del invitado se basan en asumir que en algún momento, el centro emisor de los partes médicos; la SE (que no es mas que una Policía Política de un estado totalitario), enternecida por las dudas de sus opositores, aclarará o dirá la verdad, todo, dándole la vuelta que le dieran a los detalles. Nunca de los sistemas totalitarios emanará una verdad.
No sucede en Cuba, como tampoco aconteció durante la historia trágica y sangrienta del sistema comunista implantado en todo el bloque pro soviético, desde la hecatombe de 1917; cuando asesinaron a la familia imperial completa. O el escandaloso Holodomor o estarvación (muerte deliberada por hambre) desatada por los comunistas contra el campesinado en Ukrania (invierno de 1932-1933), en el denominado “Holocausto Ucraniano”, cuando literalmente fueron matadas de hambre 7 o más millones de personas inermes. Entonces, ¿les temblaria la mano a los castristas ante un ruiseñor aislado e indefenso?.
Es probable que alguien aconsejó y otro alguien tomó la decisión de sacar esa piedra del zapato. O quizás no. Eso tampoco lo sabremos. Como que nadie, ni ahora ni después, dispondrá de las evidencias cacareadas, por la simple razón de que estas pruebas se destruyen in situ.
Algunas almas pueriles del exilio, cautelosos siempre cuando recorren los estudios de radio y TV o sentados en el dintel de su tienda de campaña, aguardan apacibles el desfile de las “pruebas” que nunca aparecerán.
Olvidan plácidos, que tratan con totalitarismos no con sistemas humanizados protectores de sus ciudadanos. Y así dejan tupidos a los circunstantes. Es soñar inútilmente con obtener de “ellos” un pass word de acceso al sitio del evento trágico.
Sucede que todo encaja, a pesar de que el hermetismo siempre es útil a los totalitarismos y a otros pícaros, por lo que estos regímenes no permiten otra fuente de información independiente, que no emane del Templo y por boca de sus chamanes, a veces brujos o babalaows.
Es como situarnos en Delfos, Luxor o en el Templo Mayor de Tenochtitlán; para que obediente como lebreles; escuchemos las moncergas y diatribas de los elegidos, que nunca jamás nos cantarán odas gregorianas. La cuota de riesgo (postura) siempre debe ser observada por el invitado o disertante, para evitar su deslustre.
© Lionel Lejardi. Octubre, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

Serás bienvenido a mis blogs:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts
http://www.facebook.com/lionel.lejardi
http://www.twitter.com/bieladom/
1355

*.***Aquel octubre de 1492


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

Aquel octubre de 1492 

I/III

Año 1483, una riña átona entre el Papa Sixto IV y Frai Tomás de Torquemada

La ” Bullæ Sacræ Cruciatæ Dilucidatio” (Explicación de la Bula de la Santa Cruzada)

“A gloria y loor de Dios todopoderoso y ensalçamiento de nuestra santa fe catholica, nuestro muy santo padre Sixto IV por sus bulas otorgó a todos los fieles cristianos, varones y mugeres que para la santa guerra que se haze contra los moros de Granada enemigos de nuestra santa fe catholica, diere y pagare cierta quantía que cualquier confesor que eligiere, clérigo o religioso, les pueda otorgar plenaria remissión e indulgencia que comunmente es llamada culpa y pena, de todos sus pecados entonces y en otro qualquier tiempo confessados, una vez en la vida y otra vez en el verdadero artículo de la muerte…”, (continua)

La “Bula de la Santa Cruzada” vs.  la “Bula de la Inquisición
Valga que antes, durante y largo tiempo después de ese año afortunado, correrían historias paralelas, todas enlazadas, las cuales transformarían y trastocarían el entonces Viejo Mundo. Se logró hacer que el Renacimiento en ciernes, deviniera pivote sobre el cual oscilaría la revolución aterciopelada y sedosa de las artes y joyas de la cultura humana; reverdeciendo con un copycat fabuloso los valores artísticos, éticos y culturales del mundo antiguo grecolatino (1). La luz, sobrevendría sobre las virtudes de la inteligencia humana, opacados durante a Época del Oscurantismo medieval, con la afirmación del hombre frente al ascetismo puritano del cristianismo, ya extenuado y sin bases espirituales ante las masas populares extenuadas bajo la represión religiosa.
Y valga también destacar que, por esta bula papal denominada por el Vaticano como Bula de La Santa Cruzada (de consolidación) y soltando diezmos en céntimos por parte de los menos afortunados, maravedíes por parte de los mejor dotados, o nada, de los completamente desposeídos; se alcanzaba la cédula clerical para garantizar la entrada al cielo o en su lugar, sin esta dispensa papal, el desliz posible hacia el infierno.
La condición sine qua non era que la absolución de los pecados fuera efectiva, siempre y cuando todos aquellos fieles, mártires o guerreros divinos que nutrirían la fila de quienes abandonarían el mundo terrenal por el celestial, lo hicieran peleando contra los moros; árabes mahometanos opresores, por lo tanto, infieles al cristianismo. También por un simple arrepentimiento, aunque tan absolutamente sincero  y como genuino acto de contrición; la religión les tenía reservada gratis la dispensa para quienes la muerte les sorprendiera sin este concierto.
Los moros —exceptuando sus eruditos—, eran unos seres extraños en linaje, costumbres, etnia y fe religiosa; todas por su atipicidad; de los cuales ya los españoles y el resto de Europa estaban hartos y que repudiaban todo aquello que oliera a mahometanismo: su sharias, serrallos de concubinas, sunna, velos, burkas, matemáticas, química, ciencias, ajedrez, medicina, acero damasquino y todo lo demás cultural, religioso o científico que se les antojase como factores “repudiable” a la civilización judeo-cristiana.
En ocasiones no pocas, ciertos grupos europeos se sentían inferiorizados ante bagaje cultural de los árabes y también; considerando los rezagos sociales de sus invasiones por el sur de la península Ibérica y el sudeste de Europa desde el siglo VIII. Intensificados mas tarde con la caída de Constantinopla en 1453 bajo la invasión turca comandada por la dinastía Osmali, progenitora del Imperio Otomano, deshecho por Occidente en 1918, durante la I Guerra Mundial.
Ya los españoles, castellanos, venían despellejándose enrolados sucesivamente  como soldados de fortuna en las hueste de Isabel I, la activa reina de Castilla, después de las otras guerra isabelinas: Guerra de Sucesión Castellana (1479). Se trataba de los albores del cerco del la fortaleza y centro administrativo del Palacio de Alhambra (al-Ħamrā, “la Roja“;  en Granada, Andalucía) a fin de deshacer las cadenas finales impuestas por los ocupantes árabes, clavados en el sur de España desde 711 d.C.
Se trataba del último bastión sureño del reino nazarí moro de Granada en la España continental. Sólo que la cuestión siguiente seria convencer a los celadores de las puertas divinas, acerca de a cuál de los recintos celestiales o peor, infernales, serian merecedores de ser enviados expeditos, por mentirosos, traidores y cobardes u otras culpas heréticas, gestadas por los colaboracionistas con los ocupantes árabes.

No hay de que preocuparse —tranquilizaba Isabel a los temerosos de que la papeleta celestial no les sirviera por alguna causa, como el incumplimiento del pago del lay off concertado con los representantes de Cristo u otros imponderables, y concluyó— Dios es misericordioso, redentivo y siempre estará a vuestro lado.

Opciones papales de la Tarima Gralte
En aquellos tiempos, no eran variadas las opciones de entremeses en la tarima gralte de los designios apostólicos. Como autodefensa, no restó más que tomar otra vía y dar un salto temporal de seis siglos hacia delante, para constara que los nerds militares de ese pasado isabelino real, no estaban duchos en las jerigonzas de los juegos Dungeons & Dragons (Mazmorras y Dragones) popularizados después por un par de inteligentes, Gygax y Arneson.
Luego, la cosa en los inicios de la Guerra de Granada no estaba apta para acertijos virtuales en los cuales escaseaban los mosquetes y bombardas de asedio. Recordar que para entonces, España ya había logrado que el reino nazarí de Granada fuera un estado vasallo de los reyes españoles, obligado a pagar tributos  a éstos. Luego, las victorias debían ser alcanzadas a espadazos, alabardazos y ballestazos limpios. Pero la cosa cambió para finales de la guerra con la introducción de una  artillería moderna por parte de los aragoneses y el concurso de mercenarios ingleses (arqueros) al mando de Lord Scaley de otras naciones. La disyuntiva guerrera, resultó una cosa muy diferente para el rey moro, Boabdil, puesto que en su empeño defensivo, no contó con la esperada ayuda de sus colegas musulmanes asentados en los sultanatos de Fez, de Tremecén o de Egipto (wik).
Al retorno del futuro, encontraríamos a Isabel y Fernando absortos frente a dos imágenes contrapuestas, las cuales devinieron claves en el futuro colombino, casi a punto de cerrar las puertas del medioevo agonizante. La frágil estampa de Sixto IV y la tremebunda imagen del acromegálico y lombrosiano monje, el Frai Tomás de Torquemada, dominaban la atención de los señores y aristócratas de cada localidad. Tal como si el sinfín de acontecimientos, en evolución en el mundo exterior de España, fueran eventos ajenos a la corona española.
Por razones obvias, en las pinturas, donde los artistas reflejaban por encargo tanto los retratos personales o familiares de la aristocracia como los de burgueses ricos, científicos y galenos de renombre; así como paisajes de las épicas militares o sociales; los encargos a los pintores estaban matizados de sugerencias y pedidos expresos bajo contrato, de que tanto los personajes principales, y donde cupiese los secundarios de adorno, todos sin excepción salvo donde las circunstancias así lo requirieran; fueran dibujados con las líneas, expresiones y paletas de colores más favorables y cosmetizantes de juventud y alegrías.
Por ello no extraña que el Torquemada ya descrito, apareciera junto a los Reyes de España, con una figura de rostro bello y de frescura agradable y no con la de un matasietes real según muestran otras pinturas de la época.

—Su serenísima Majestad, respetuosamente pienso que la estampa de su ilustrísimo; Frai Torquemada; desencaja algo entre las bellezas de sus Majestades. Y me confunde el no hacer lo apropiado —delaró el pintor para lavarse las manos, en espera de una aprobación.

—Sepa Usted señor pintor, que valoro su arte y la única razón por la que ahora estamos hablando, es para ultimar detalles de las obras propuestas —le adelantó el rey—. ¿Un consejo?. Sepa que de sus artes no se ni papa, malamente de las militares. Usted puede sugerir un doble. Pero para ser honesto, mi sugerencia seria: pintarlo exactamente lo contrario a lo que usted ve en la realidad. Diremos, que resultó una réplica imaginativa de Usted, como pintor. ¿Vale?. Le garantizo que de esta forma, no hay peligro de que el Frai lo confronte a Usted en el futuro por algún que otro mal entendido.

El “Renacimiento” y su biznieta, la “Ilustración”, tocan a las puertas del Viejo Mundo
El inesperado desencuentro entre las dos épocas, la medieval y la facción de culteranistas derivados —los vibrantes medievalistas—; resultó en una ruptura real no virtual, y el consecuente desgarramiento producto de una explosión insospechada para la sociedad judeo-cristiana. Esta se mostraba ávida de contactar y absorber las nuevas ideas del renacimiento filosófico, sociológico, de los altos principios y de la cultura acumulada por la Humanidad y las experiencias de la élite de los genios, ocultos o aprisionados por el Oscurantismo que hartaba a todos, incluyendo sus sostenedores.

Para finales del siglo XVII y todo el siglo XVIII, hasta la Revolución Francesa, la Humanidad brindó aplausos al movimiento pos renacentista impulsado por la intelectualidad y artistas de  Inglaterra y Francia, conocido como la Ilustración, y el siglo XVIII, como “El Siglo de las Luces“.
El destape de ilusiones brotó en el mismo instante en que, la madrugada de un octubre delicioso; unos meses después de caer Granada en poder de la España católica, apostólica y romana; el capitán de la expedición ahora deambulante por la Mar Océano junto con el puñado de “locos aventureros comandados por un lunático de origen desconocido“, tal les denominaron los envidiosos de entonces.
El capitán de la expedición, en las pausas de su conversación con el timonel de la nave, meditaba a finales de la madrugada del 12 de octubre de 1492. Ambos, desconcertados en fijar rumbos por las estrellas y compases rudimentarios, en medio de un raro viento de popa.

—¡Tierra! —había gritado como un endemoniado, el marinero desde el palo mayor; con ronqueras de lengua sarmentosa, casi inaudible por ser llevadas por el viento.

La voz de alerta provenía del vigía Rodrigo de Triana, atado por su cintura al palo mayor con una cuerda de seguridad, medio que tirado sobre la angostura circular del carajo (torre de vigía). El marinero se inclino sobre la barandilla y sólo vio la figura borrosa del capitán; sentado allá abajo sobre el piso del castillo de popa, cambiando a ratos impresiones con el timonel, un judío converso oriundo de Navarra, al cual el capitán le tenía deferencias, decía de éste que “por su inteligencia”. Después vio al capitán echarse sobre piso iluminado por la luna llena.

—¡Rediez, capitán, y escuchen los de allá abajo. Por amor de Dios!

Más que una certeza lógica relacionada con la esfericidad de la Tierra, lo  cual los eruditos de la Iglesia sólo habían aceptado a regañadientes que era un planeta, él debía demostrarlo ahora junto con aquel abigarrado grupo de marinos, que navegaban como centellas rumbo oeste. Sin advertirlo, al capitán ofreció la impresión de que el Creador por un gesto divino; les había puesto al convoy de navíos un viento fuerte extrañamente sostenido en popa, sin ráfagas.
Los capitanes de la expedición, cada uno por su cuenta y experiencias, le supuso causado por alguna perturbación atmosférica, sin trazos en el cielo despejado, que por encantos y les asombraría, al disolverse más adelante.

Capitán —le alertó el piloto—, se me ocurre raro este “vent arriéere” (viento de popa) que nos viene soplando desde hace varios días, empujándonos al sudoeste.

Pero el capitán que ya estaba al tanto de la observación, no le respondió. Porque le pareció escuchar una voz lejana y apagada, que lo desembelesó de sus meditaciones y le inquietó, más tras el último motín a bordo de las tripulaciones. Cuando la cosa se le puso fea, casi color de hormigas. El capitán se irguió y le gritó fuerte al vigía castigado allá arriba, en el carajo.

—¡Rediez, Rodrigo, que coño es lo que ves, pedazo de animal! Diste los mismos gritos de una lavandera, violada en el río Tajo.

—¡Recoño, capitán —bramó enfurecido el de Triana—, ya le grité y por mis cojones le digo, que he avistado la puta tierra y algunas luces, allá por el oeste, en lontananzasy así que bájeme de este puto carajo…rediez, digo yo!

Entonces se hizo un silencio, tras el diálogo histórico “muy culto y apropiado a los oídos de toda tripulación experimentada”, que se extendió a todo el alrededor de la mar océano a vistas de la “Santa María“. El capitán suspiró y dejó correr por sus mejillas dos lagrimas furtivas. Sin saberlo, su hazaña no consistió en vencer a un enemigo en las guerras moriscas, sino convencer al resto de los amigos europeos.
Si no, que con la misma lentitud con que las luces matinales se les mostraban ascendentes por la popa de la carabela mayor; para éxtasis de todos lo integrantes de la expedición, incluyendo las tripulaciones de las otras dos embarcaciones menores que les seguían, “La Pinta” y la “Niña“; no pudieron constatar que las sombras rojizas que desaparecían tras ellos, eran las del medioevo que seria enterrado en la Historia, para siempre.

—Gracias a Dios y a esa cabrona de Isabel que se las sabe todas y de las que no, también se las imagina. No como las otras reinas europeas, todas idiotizadas por la “absenta”—, farfulló finalmente el capitán a su contramaestre, el cual había despertado después de “dormir la mona” sobre la cubierta única que caracterizaba a las carabelas.

Al parecer, nadie supo exactamente en cuáles de los idiomas que manejaba Colón, dijo su parlamento, aunque uno de los marineros confesó mas tarde que creyó oírlo hablar en una mezcla de español y yiddish (2). Colón terminó sollozando a todo trapo, lánguidamente, por la alegría inconmensurable que le embargaba por haber dado en el blanco, las soñadas Indias. Fue cuando de pronto le asaltó la duda de su invocación a Dios, porque él era un ateo silente, acerca de si Dios cristiano existía en la realidad. Si todo habría sido producto de la casualidad.
To be, or not to be: that is the question
Si, porque a la cuestión del ser o no ser de aquellos tiempos, aún no sidos, se le concedían fuertes vínculos con el famoso “Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición“, una institución fundada en 1478 por los Reyes de España, también nombrados a posteriori  los “Reyes Católicos” (3). Coincidente cuando éstos; Fernando e Isabel; requirieron del papa Sixto IV la autorización del Vaticano para reverdecer la Santa Inquisición. Una práctica casi olvidada a propósito.
Variadas son las conjeturas tenidas en consideración por los historiadores, respecto a la insistencia de los monarcas españoles en restaurar el tribunal inquisitorio, de tan triste recordación.
Los análisis se desplazan desde la expansión de la cristiandad y su identidad única, pasando por debilitar la oposición política local a los Reyes Católicos y neutralizar la poderosa minoría judeo conversa y carenar en la financiación económica del reino enfrascado en guerras contra los ocupantes árabes (wik).
Traer al tablero que los pedidos de financiamiento de la aventura solicitada por Cristóbal Colón, chocaron con los gastos finales de las guerras moriscas. Es ver que entonces, aparecieron los financieros judíos en calidad de mecenas de la expedición, para todos aventurera, quienes sin certezas se basaron en sus instintos y ciertas leyendas solo conocidas por ellos, sobre algo más allá de la Mar Océano, nombrado “Antillas”.
Tal modo de actuar, inconexo con la conocida misericordia de los palatinados fuertes y a contrapelo con la promulgación de la “Bula de la Santa Cruzada“, para sacar a los moros que dominaban todavía el poderoso (y no menos envidiado por el resto de las dinastías árabes) Reino y Califato de Granada al sureste andalusí de la península.
Eran los tiempos mejores, dada la diversidad y número de las intrigas y luchas intestinas entre los líderes árabes, por apoderarse del califato, mejor, de sus restos. El tema de la Inquisición siempre fue escabroso para el Papa Sixto IV, dado que tal responsabilidad ya molestaba a buena parte de los soberanos; cuyos ancestros la habían implantado en sus territorios, y que por peso histórico cayó en desuso, por desprestigiado.
Pero ahora, los fanáticos isabelinos religiosos se lo volvían a presentar sobre su mesa a instigaciones de las leyendas negras y las bajas pasiones de Pedro González de Mendoza, arzobispo de Sevilla y por el dominico segoviano (según crónicas, era de origen judío) Tomás de Torquemada (1420-1498),  un par de pejes taimados de la peor calaña salmantina. Saber que el Tribunal de la Santa Inquisición, ya había sido instaurado de acuerdo a la Bula “Ad abolendam” dictada en 1231 y emitida por el Papa Lucio III (4).
Luego, con los tiempos, dicha práctica represiva declinó por el poco respecto de este tribunal, a causa de un horroroso historial de crímenes que albergaba como supuesto instrumento de fe y sí, por el contrario, sentina de sentimientos bajos, pasiones y envidias humanas.
No obstante, el 1 de noviembre de 1478 el Papa Sixto IV promulgó la “Bula Exigit sinceras devotionis affectus“, por la que quedaba refrescada la Inquisición en la Corona de Castilla. El edicto, satisfizo de sobremanera a otro de los incitadores de la misma; Tomás de Torquemada; el cual fue investido con el cargo de Inquisidor General de España (Castilla y Aragón), lo cual le garantizaba un empleo permanente durante los años próximos. Los titulados “herejes”, en especial aplicados a los judíos y moros no conversos, fueron ultimados por Torquemada de manera inmisericorde, durante el holocausto sufrido en el período comprendido entre 1483 y 1498.
Además, sorpresivamente, Torquemada apareció en la Historia, en cierto momento, como el confesor de la joven reina Isabel la Católica, un alma noble de naturaleza prístina. Las víctimas y los lacerados por los activistas de la represión clerical, se calcularon en miles. A otros observadores, les dio por señalar que las víctimas fueron aún más, en mayor cuantía; lo cual a todas luces parece una exageración. Si nos atenemos a lo conocido, nunca se han mostrado los asientos eclesiásticos que apoyen uno u otro criterio.
Este monje, Torquemada, un individuo encajable dentro de los especímenes tipificados como arquetipos lombrosianos. Este personaje, tuvo además  la nefasta gloria de ser el arquitecto del trágico e inhumano “Edicto de Granada” —una idiotez cruenta e innecesaria contra los sefarditas—, por el cual se ordenaba la proscripción de todos los judíos no conversos de España, a partir del 2 de agosto de 1492.
Torquemada, se salió con las suyas y dejó que la bula paralela, “La Santa Cruzada”, le pasara por al lado considerando que esta no interfería con su labor, por él estimada profiláctica de fe, aunque tan conspicua como macabra.
Ritmos de “La Bula de la Santa Cruzada”
Esta otra bula papal, la “Bula de la Santa Cruzada“, objetivizaba un carácter eminente de fe. Sucede que el activo Papa Sixto IV, quien la sancionó y puso en vigor, fue también entre otros de sus aciertos; propulsor de la Época del Renacimiento (ya a punto de explotar y desprenderse del Medioevo), un buen número de obras monumentales, creador de museos, puentes, pavimentación (empedrado) de calles y bibliotecas vaticanas y en otros sitios imperiales, entre otras virtudes eclesiásticas en Roma. Sin embargo, no pudo escapar a la venta de indulgencias y una desaforada hemorragia de nepotismo, dado que sus familiares irrumpían en cualquier ámbito devorando todo aquello beneficioso que encontraran a su paso.
Tampoco se libró de ser acusado de incesto con su hermana y que un sobrino suyo el Cardenal Raddaele Riario, que con posterioridad fue ejecutado, conspirara para asesinar nada menos que a Lorenzo de’ Medeci, “El Magnífico“. Sin embargo, los historiadores vaticanos, atenidos al conjunto de su labor, le atribuyeron un desempeño elevado que resultó de hermoso recuerdo en su papado. Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa, por sus orígenes sencillos, como Piscator minorita (Pescador menor).
Fernando II de Aragón, tras su azaroso matrimonio con Isabel I, tomó el nombre de Fernando V de Castilla. Isabel poseedora de la poderosa corona de Castilla, sin embargo, no pudo tomar de jure el título de reina de Aragón, pues la ley sálica de dicho reino se lo impedía. Ambos monarcas, decidieron iniciar en 1481 la guerra contra los moros, sus vecinos. El objetivo era la reconquista del Reino nazarí de Granada, fortaleza y centro administrativo de Al-Ándalus, el residuo del califato Omeya de Granada, con la venia de la “Bula de la Santa Cruzada
Ello satisfizo en gran medida al Papa y a otros reinos de Europa, dado que se trataba de echar al mar el último reducto de la ocupación árabe en tierras europeas. Esta porción española era donde pastaban los musulmanes desde el año 711 cuando en la cúspide de su expansión por norte de África, se apoderaron de España. Los restos del reino en cuestión, ahora yacía en manos del rey (califa) Muḥammad XII.
En enero 2 de 1492, Granada se rinde a los ejércitos mancomunados de Castilla y Aragón. Muhammad capituló y entregó las llaves de la ciudad y el reino completo, a los Reyes Católicos, sus vencedores naturales. España, recobraba lo suyo y lo que pertenecía a todos españoles. No históricamente no ha sido muy indagado, el hecho del disgusto de los residentes granadinos, con pasar a ser súbditos de España.
Ello significó un alivio a las arcas reales, ya agotadas. Tres meses después, el reino de España, decretó a instancias de Torquemada la arbitraria expulsión de los judíos (sefarditas) no conversos al catolicismo, revitalizando el Tribunal de la Santa Inquisición; cuyo edicto había sido sancionado desde años antes, por el Papa Sixto IV. Resultó que este Papa, una paradoja, abogó de manera constante por controlar los excesos de esa represión inhumana impuesta por el oscurantismo eclesiástico, todavía en manos de Torquemada.
Elegía a la pérdida de Al-hambra
Abū ʿAbd Allāh Muḥammad ibn ʿAlī fue el último rey de Granada. Decir tal, era gobernar sobre un inmenso y rico territorio español ; de los invadidos por los moros (árabes beriberi) del norte africano, tan temprano como desde 711 (DC) conocido entre las castas de la realeza musulmana como Muḥammad XII. Lo más cercano a la cuenta ancestral, indica que fue el undécimo sultán que llevaba el nombre de Muḥammad, gracias a la valiosa información suministrada por Yunna de Ibn ʿĀṣim. Boabdil, miembro de la dinastía nazarí, llamado por los cristianos “Boabdil” (Boabdil “el Chico“). Este singular personaje, era también conocido popularmente entre los propios árabes; con el sobrenombre de “Al-Zugabi” ( “el Desdichado”).
Epíteto al cual rindió honores hasta el 2 de enero de 1492. Esta fecha, marco un evento trascendental y de un inenarrable peso histórico, al iniciar el sellaje del salvaje desatino de los nativos americanos sujetos al vivir pre colombino. De hecho, se les hizo figurar como testigos de una nueva exuberante y arrolladora civilización superior. Se trata del Nuevo Mundo, el cual removió las entrañas del Ancien Régimen Apocalypto, imperante en el mundo pre colombino.
Boabdil, había quitado el trono a su padre Muley Hacén y durante un tiempo estuvo en disputa por éste tanto con él, como con su tío, el Zagal Abu ‘Abd Allāh, que en el habla granadina, debía pronunciarse como Bu Abdal-lah o Bu Abdil-lah, y de ahí el nombre castellano “Boabdil”, a quien se añadió el epíteto de “el Chico” para distinguirlo de su tío Abu ‘Abd Allāh “el Viejo“. Nacido en la Al-hambra (Fortaleza Roja), hijo de Muley Hacén y la sultana Aixa, se sublevó en Guadix contra su padre en 1482 y accedió al trono gracias al apoyo de los Abencerrajes y de su propia madre. Combatió a su padre y a su tío, quienes también se consideraban legítimos reyes de Granada.
Durante la batalla de “Martín González”, en el término municipal de Lucena, Boabdil fue apresado por los Reyes Católicos. Su liberación implicó dar a Castilla la parte del reino que gobernaba el Zagal, lo que favoreció la penetración castellana y el final de la guerra el 2 de enero de 1492 con la toma de Granada por los Reyes Católicos. Boabdil, después de ser destronado (por un acuerdo con los reyes españoles, a cambio de un Señorío), se aseguró después la colaboración de las tropas castellanas en su exilio a Fez (Marruecos) en 1493, ante la posibilidad de una rebelión de su bando opuesto (wik).
Las guerras moriscas habían drenado profundamente el tesoro real y la corte española ya exhalaba jadeos frente a la banca local, la holandesa y algo de la florentina. Con la caída de Granada en enero de 1492 y la rendición del rey moro Abu’abad-Allah Muhammad XII (Abu Abdullah o Boabdil), todo cambió entre el reino de España y sus acreedores.
El antológico “Suspiro del rey moro” ante la derrota que culminó con siglos de vasallaje a la ancient dinastía Omeya de los califas árabes (711-1492); quedó petrificado en dos lágrimas derramadas por el califa y en la histórica reprimenda de la madre Aïcha al-Horra (conocida como “Aixa“, por los españoles) referida la derrota granadina,

No llores como mujer, pedazo de cerdo le espetó ella a su hijo, lo que no supiste defender como hombre“.

Aquel octubre
Cierto que “aquel octubre” de 1492, resultó decisivo para el devenir histórico del continente americano y también para el resto conocido del planeta, entonces oscilante ante su disyuntiva: admitir si el producto de la Creación bíblica en medio del entonces caos reinante, dejó nuestro hábitat actual medio que convertido de plano en una cosa esférica tal abogan las tésis geocéntricas (Platón, Aristóteles y Ptoloméo) o si por el contrario las devenidas en una cuasi esfera viajera, sospechosa de auto sustentación, oscilación, revoluciones y traslación; tal enunciarían decenios después las tesis heliocéntricas de Copérnico (Nicolaus Copernicus), Tycho Brahe (Tyge Ottesen Brahe) o Johannes Kepler.
Todo porque un hecho insólito y contundente se cerró de golpe y porrazo en las narices del tribalismo oscurantista de la Mesoamérica y sus archipiélagos —algunos soñadores de inspiración elevada, les dicen “archipiélagos sonoros”— abriendo a la Humanidad un brillante futuro, de sorpresas inimaginables. El mundo de Claudio Ptoloméo, su “Almagesto” (El Gran Tratado) y su teoría geocéntrica, devino refinación de planos orbitales respecto a las de Platón y Aristósteles, todas las cuales fueron barridas con posterioridad por Nicolás Copérnico, con su “De revolutionibus orbium coelestium” (Sobre el movimiento de las esferas celestiales) a grupas de su teoría heliocéntrica.
El “Almagesto” ptoloméico era uno de los sustentos científicos recurrido a regañadientes, para explicar lo que aparecía como misterios en las Sagradas Escrituras (además de estar sustentadas estas últimas en la lógica medieval), es que la Iglesia advirtió sólidamente que sus premoniciones sobre que toda la leyenda sobre Dios, Cristo, la Trinidad y la cristiandad se les venían abajo estrepitosamente.
Del mismo modo, el impacto en el resto de la religiones, comenzando por la mahometana, pasando por el taoísmo y el judaísmo, haciendo escala en la indu y terminando en la budista, fue desmantelante. Ninguno de sus jerarcas, acomodados por siglo bajo un manojo de preceptos indemostrables; excepto en parte de los cristianos y judaicos; tenía la menor idea de cómo explicar a sus seguidores aquel desastre teológico, inducido por la razón de un simple marino, demostrada en “aquel octubre“, sin recurrir a voces o conexión alguna con las Alturas.
Luego, todas las casas religiosas cayeron rendidas en “aquel octubre” por la inteligencia deductiva de un marino; dotado de un olfato científico especial y productivo como el de los exitosos negociantes y banqueros sefarditas. De cualquier forma, de forma y de hecho, la Iglesia admitía la concepción terráquea del mundo Ptolomeico, como un mal menor, pero necesario para calmar las inquietudes de sus feligreses.
Ello colimó con novedosas relaciones económicas y sociales, cuyos vectores decisivos fueron los mecenas de los navegantes de la expedición primada colombina, los cuales hollaron tierra firme en la isla de Guanahaní, el 12 de octubre de 1492. Desde ese instante, Rodrigo el de Triana nunca más subió castigado al dichoso carajo. Aquellos expedicionarios alcanzaron lo cimero de un sueño tan arriesgado como irrealizable, gracias a estar comandados por un intrépido capitán ansioso de famas, fortunas y glorias, Cristóbal Colón, cuyo origen es disputado a dentelladas por varios países y etnias.
Brendanianos y otras suposiciones galas
Sin embargo a los irlandeses les dio por decir a posteriori que la primera huella europea en América, resultó por obra del monje Saint Brendan de Clonfert (a veces “of Abbot“) y otros 14 mojes (algunos, aducen 16), circa 512-530 d.C. La aventura fue registrada en idioma holandés (siglo XII), entre otros, como “Des Reis van Sint Brandaen” (Los viajes de San Brendan). Siendo innumerables las historias a suceder en el “río Océano” (Atlántico), no es extraño que el viaje emprendido por Brendan le condujera aleatoriamente hacia una región por donde se encuentran las Madeira, Canarias y Cabo Verde, míticas tierras en diversas narraciones y mitologías, ya desde tiempos de Heródoto de Halicarnaso.
Desvirtuar esta leyenda tuvo contesta adecuada, entre otras, a manos de “L’Histoire Générale des Îles Canaries” (Historia General de las Islas Canarias) como explicación a la posible confusión de Saint Brendan y sus atrevidos monjes marineros. Al parecer Brendan por las malas artes de algún birlibirloque juguetón, confundió las Islas Canarias (en poder de los bereberes) con nuestra América, según muestran láminas de la orografía del lugar.
En realidad Brendan y sus peregrinos andaban en busca de la legendaria “Tír na nÓg” (Isla de la Juventud Eterna), por cierto, historia bien conocida por los floridenses de Norteamérica, USA, gracias a Don Juán Ponce de León el que tan gentil nos visitó en Florida. Sólo que en este caso, se trataba de la búsqueda y captura de una elusiva fuente que nunca apareció.
En términos mitológicos, la ansiada Ambrosía de los dioses, por la que castigaron a Tántalo por robarla incluyendo los secretos de estos. La digresión brendaniana aconteció a través de todos los tiempos por iniciativa propia o siguiendo órdenes de algún varón poderoso obsesionado con ser imperecedero. El manido viaje exploratorio del monje, no era exactamente con propósitos tan evangelizadores o civilizadores y sí, anti gerontológicos por sus posibles vínculos con la inmortalidad celestial.
El revuelo colombino de 1492 tuvo el antecedente de ser un acontecimiento real, tornado colateralmente en conquista territorial por iniciativa de banqueros, mercaderes, soldados mercenarios (desempleados de las guerras moriscas), nobles y aventureros arruinados. Los príncipes, con la anuencia atropellada de los monarcas europeos, medio oriente y después los asiáticos no gilís, se pararon ordenadamente en la fila con sendos platos y cucharas.
Sus objetivos eran adjudicarse la parte alícuota de la piñata americana a la que aspiraban gratis —excepto Portugal y sus navegantes, que se habían ganado su puesto histórico, por sí mismos— sin haber movido un dedo ni aportado siquiera una onza de oro, salvo olfatear los puntos probables del festín americano.
Es que la España de aquellos tiempos, considerada por algunos falta de finezas por sus exigentes homólogos continentales y porque le reprochaban que durante los casi siete siglos anteriores no se había quitado definitivamente de encima la zapatilla árabe. Pero que ahora los peninsulares se las cobraba en buena ley, al sorprender a todos los reinos del vecindario, por la agudeza mental e inteligencia de sus reyes, Fernando e Isabel. En especial, ella, Isabel “la castellana“.
Un oasis dentro del paraíso andaluz
Hasta entonces, en la cruda realidad histórica y precisamente considerando las naciones árabes punteras, vemos que estas últimas sin embargos, se habían tornado en una especie de albaceas de las casi olvidadas culturas egipcia, griega, romana y el resto del abrillantado mundo helénico. Luego, contando uno a uno los reales, la parte de la península sometida a los califas árabes, disfrutaba de una tolerancia casi benevolente en lo vinculado a las prácticas de religión libre, refinamientos, adelantos científicos, militares, médicos y matemáticos.
Todos, de naturaleza contrastantes y desconocidos, a veces ex professo, por una Europa increíblemente sumida en el oscurantismo medieval motivados por los excesos de la fe. Porque este capitán entre sus repasos científicos, había dado suficientes vueltas a la controversial medición egipcia del meridiano terrestre, el volúmen de la Tierra y su distancia a la Luna y el Sol. Cálculos que con sorprendente exactitud, fueron realizados exitosamente por Eratóstenes de Cirene (276-194 a.C.), el mismo erudito al cual Ptoloméo Evergetes encargó la Biblioteca de Alejandría.
Casi en su totalidad, aquello heterogéneo y disperso en cada localismo explotó con el descubrimiento de América por Cristóbal Colón y su partida de alucinados. De ello surgió también la excitante posibilidad, de indudable peligrosidad, de sustentar el anatema de imaginar una Tierra redonda, no plana y sin cataratas infernales.
A estos canal nuevos de navegación segura, a la que no tardaron en incorporarse los experimentados marinos portugueses, los Reyes de España obligarían a sus incrédulos homólogos europeos —sin proponérselo— a inclinar testas y cambiar el rumbo de la dislocada política social, económica y de interminables guerras intestinas.
Porque ahora se trataba de enfilar los intereses económicos de la civilización europea, hacia una nueva era de franco pacifismo comercial, claro que desde ese momento, con el sello español. Las absurdas guerras intestinas inter estatales, debían ser abolidas. Por cierto, un triunfo que nadie hubiera osado predecir ni aprobar, por celos y las envidias naturales entre las naciones más empingorotadas.
“En esencia, son nuestros hermanos menores, ¿y por qué no, evangelizarlos?”
¿Evangelizar en la América pos colombina? Sí, y de inmediato, porque siempre fue estrategia invencible acudir al factor religioso, como guía moderadora de los inevitables excesos de la hegemonía colonizadora a causa de la avidez de intereses comerciales, después industriales, aherrojados a los fines civilizadores Más cuando Fernando e Isabel desde 1483, contaron con la anuencia del Papa Sixto IV a fin de reinstaurar el Consejo o Tribunal del Santo Oficio Inquisidor, logrado con independencia casi absoluta de la Santa Sede.
Porque cierto era, que aquellas sociedades conformadoras de la civilización judeo-cristiana imperante en el mundo de 1492, entendían de buena fe que el cristianismo garantizaba la salvación eterna, tal mandato divino, a cuyo cumplimiento debían aportar esfuerzos personales y reales,  inimaginables.

—En esencia, son nuestros hermanos menores —dijo Isabel ante el grupo de nobles de su confianza, que le acompañaba esa tarde, en Valladolid—, ¿y por qué no, evangelizarlos?”

Claro que Cristo jamás hubiera abogado por tal tribunal inquisidor, obra desgarbada de una simple debilidad humana revestida de arrogancias y omnisciencias terrenales, bien alejadas de la misericordia cristiana. Un error rectificado y repudiado siglos después por la Iglesia.
Sucedió curiosamente en España que el Santo Oficio perduró hasta bien entrado el siglo XIX, tras un breve intervalo al ser prohibido (1808-1813) por las Cortes de Cádiz al promulgarse la Constitución (mayo 19, 1812) y restaurarse la monarquía con Fernando VII, pero en esta ocasión revestida de un carácter parlamentario y constitucional.
Así, increíblemente para historiadores y sociólogos, el Consejo Supremo de la Inquisición o Santo Oficio operó entre altas y bajas, no pudo ser abolido hasta 1834, por resolución expresa de la Reina María Cristina de Borbón. Sucede que habríamos de repasar una historia de siglos imbricada con el fervor religioso de los peninsulares y la novedosa Real Politik esbozada con posterioridad por Ludwig von Rochau.
Las nuevas del hijo perdido en la Mar Océano
En marzo de 1493, después de bojear parte de la tierras descubiertas, Colón volvió triunfante a España. Sus mecenas, quienes no le solicitaron garantía alguna (y sí a la Reina Isabel) que les cubriera la fuerte inversión de la aventura expedicionaria, salvo la plena confianza en la certeza del cuento y de su fábula visionaria, se sintieron aliviados con las cúspides alcanzadas por su protegido, quien retornaba ungido en medio olivos. El Gran Capitán y su tripulación, retornaban vivitos y coleando, ansiosos de narrar en las Cortes, moradas, plazas y tabernas los increíbles portentos de aquella estimada en sus principios, desquiciada aventura. Y por la que se cruzaron fuertes apuestas acerca de cuál, si los expedicionarios o el destino, vencería.
Colón, se reinsertaba en España después de un viaje épico a territorios exóticos y cuajados de misterios que por divina confusión denominó “Las Indias”. Este equívoco cambió para siempre la faz del mundo conocido de entonces y de las demás civilizaciones exógenas a la judeo-cristiana prevaleciente, que valieran algo como tales. Infinidad de volúmenes justificadores del Dogma local, elaborados pacientemente por cada una de las civilizaciones, se quedaron sin sustento racional. En Barcelona le aguardaban los Reyes Católicos.
Los monarcas, alborozados con el extraordinario triunfo de la corona española, por la temeridad de sus capitanes y vasallos; no demoraron instantes para que sus enviados raudos como regueros de pólvora, y diseminaron por toda Europa las buenas nuevas al alcanzar las cortes de Lisboa, Londres, París, Viena, Vaticano y otros centros de poder.
Es que con su retorno, Colón echaba por tierra un cúmulo de fábulas terríficas y mitos alucinantes, arrastrados desde el pasado insondable, perdido en la noche de los tiempos americanos. Se trataba del cambio de toda una época, cultura y valores. Eran las campanadas pre renacentistas y su carga filosófica, artística y humanista; las cuales aplastaron y enterraron definitivamente, como hacen los sepultureros perfectos, al Oscurantismo agonizante y las ordalías dantescas de sus fantasmas del Medioevo.
De este modo tan singular, Cristóbal Colón se tornó de la noche a la mañana ante los ojos de sus fans, por las glorias y famas alcanzadas y a pesar de las envidias de sus múltiples enemigos, en el indiscutible ídolo en su cenit. Sin embargo, Colón ya se pronosticaba nuevos viajes a las tierras portentosas rendidas a sus pies. Se trataba del gran momento para la civilización judeo-cristiana, a causa de “aquel octubre“.
La saga, continua.
© Lionel Lejardi. Octubre 12, 2011
 lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(1) Atendiendo a que Italia fue el epicentro de este movimiento de renovación cultural y artística desarrollado en Europa, dicho período histórico que abarcó los ss. xiv, xv y xvi; luego es aceptado que el Renacimiento comienzó en el Trecento (s. xiv), pero se desarrolla con mayor fuerza y esplendor, sobre todo en el Quattrocento (s. xv) y en el Cinquecento (s. xvi).
(2) El yiddish (judío), no es el hebreo convencional, sino, un lenguaje artificial mezclado y armado con retazos de otras lenguas europeas, en especial el alemán, y es (era) propio de los judíos denominados ashkenazi, que se asentaron en los países de Europa Central, Rusia, etc. Del mismo modo que a los judíos asentados en España se les denominó, sefarditas. No es un dialecto o barbarismo tal como sucedió con el francés degradado después en los denominados creoles (criollos) surgidos y evolucionados en sus antiguas colonias.
(3) En realidad, la dignidad no cabe durante el Descubrimiento de América o sea, antes de 1496; debido a que el título de Reyes Católicos fue conferido a Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla por el Papa valenciano Alejandro VI en la Bula Si convenit expedida el 19 de diciembre de 1496.
(4)  En un sínodo celebrado en Verona, el Papa   Lucio III promulgó (1231) la constitución de la Bula Ad abolendam en la que condenó las herejías cátaras, valdenses, arnaldismo, convirtiéndose en un instrumento eficaz de represión contra cualquier forma de indisciplina a la ortodoxia católica, decretando que el castigo físico de los herejes correspondía a la autoridad laica con lo que la Bula  Ad abolendam se convertiria en el embrión del futuro Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio (wik).

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
6209

Lid EE.UU-CUBA: de autonomías vs heteronomías universitarias


Sin la venia agena

Lid EE.UU-CUBA: de autonomías vs. heteronomías universitarias  

 Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba
(Vivisección de un introito viejo, por la muerte ansiada de un pirulelo insigne)

Exhumación del prestigio académico, con algunas pizcas de ingenuidad

Nada más parecido al cotejo entre una pléyade de cisnes inteligentes, bregando contra una bandada de sinsontes astrosos de igual trino; que el dulce gorjeo (chasquidos y gesticulaciones) concertado entre dos equipos callejeros de bosquimanos académicos, cuasi solterones empedernidos, insistiendo en dilucidar lo que defino como “catatonía exuberante”, en aquello axiomático de “¿por dónde es que le entra el agua al coco cubano?”. En esencia, concierne a la lucha eterna entre la Pulsión de la Vida (Eros) y la Pulsión de la Muerte (Thánatos) o en términos simples, la lucha del bien contra el mal, alegóricos. 

Entre los comunistas, esta última Pulsión no es un morbo circunstancial, sino obsesión permanente del Idiot-savant. que les habita clandestinamente en el Superego. De ahí su fracaso en todos los órdenes de la actividad humana. Freud, en unión de Phyquis e Hipnos, les definió en sus tratados acerca del psicoanálisis.

Cierto es que, una actividad erróneamente interpretada por cierto tipo de ciudadanos estadounidenses generalmente alelados, cultos, educados, eruditos verdaderos; son aquellos a quienes cualesquiera de los zurdos ya maduros como plátano para sinsontes (bolcheviques de La Vieille Garde); pudiera lanzarse sobre ellos (nuestros académicos ingenuos) y confundirlos como a unos Peter Pan saturados de juventinas rebeldes y de  envidias genuinas a todo lo esplendoroso que hizo del finado James Dean.  

Nuestros académicos, son cortados con la plantilla de unos unos tipos razonables, autodidactas brillantes y entrenados como bodygards.  En esencia, unos escuderos cervantinos del prestigio académico de  los EE.UU; los tolerantes y mansos. 

ero sucede que estos adalides del bien andar no gozan de esas habilidades selváticas, decir, para subsistir al menos por unas horas, en el Mato Grosso político presentado por la corriente zurda. 

Bajo tales fulgores, dan la impresión de estar recubiertos con manolas de ungüentos topicales para absorber lo mejor de las terribles obsesiones libertarias, irredimibles y que; por antonomasia; añoran los encantos del viejo Mons Mercore decimonónico, que por efectos de la regresión tanto impresionan a cada visitante de la isla malquista, por la acción abrumadora del Hades escarlata. 

Nada de asombros, pues tales joyas evocadoras de mimosas como las de “Kiki” de Montparnasse y su violón, contemporánea en algún le petit déjeuner parisino; aunque norteamericanas hasta los tuétanos; son las hadas que nutren sin ton ni son a nuestros teams nacionales de académicos, intercambiables en los superbowls veraniegos lidiados a sandalia limpia. 

Quizás, en algunos casos relevantes, rentables al mejor liberalismo ékue, hoy los observamos enfrascados en piruetas que se asemejan a un nuevo estilo, peculiar de la arrebatadora “música disco”; danzadas en asociaciones y fraternidades universitarias con tocados de cilicios temerarios

Todas, políticamente incorrectas; pero entrelazadas con la vieja diplomacia del ping-pong, tal ensayó en su tiempo el carismático Presidente Richard Nixon en ocasión de su encuentro histórico con el propio dictador comunista, el macabro Mao Tse-Tung, artífice de ciertas espureas obscenidades políticas y sociales en Indoamérica.

Al parecer, quiera Dios que así sea y atendiendo a la hermeticidad de sus actividades acechadas por la pupila insomne ciudadana, (una licencia literaria hurtada al poema de Villena); no actúen aceitados con dineros de los contribuyentes, amparados bajo cualquier pretexto baladí y/o por disposiciones legales estrambóticas. Preguntan airados, los altos principios:

¿Valen más estas maromas sincopadas que el prestigio de las universidades que les gestan? 

Ciertos reflejos detectados en el iris de los experimentados filósofos ciegos de la hleba liberal, hacen reflexionar sobre qué hace que los corazones de estos curiosos añejos, permanezcan expectantes mirando embelesados hacia el Este siempre amenazante, que los sorprende con la guardia baja, como si los pretendidos colegas de los talegos comunistas, fueran unos tipos de fiar.

A saber, ninguno de los promotores de estas actividades alegres y también los participantes de cualquier época, que sepamos; ha explicado al público ni siquiera en dos líneas; los resultados positivos o negativos de los recursos y tiempo empleados en estos menesteres “investigativos” donde al parecer no se investiga nada, salvo las noches de Cabiria en los tabla’os de las amenidades comunistas.

Todo, a pesar de que el sainete EE.UU-Cuba se ha  desarrollado por decenios sin resultados (salvo para los enemigos), nos alegraría en extremo tener acceso a tales “estudios sobre el Asunto Cubano”, al menos, los locales. 

Indican ser conciliábulos sellados a lo copto, y son desplegados como si fueran simples reencuentros entre pepillones colegiados de antiguas fraternidades democráticas, juntados ad hoc para reverdecer filosofías con puntos de vista comunes. Es que en la realidad formal y al parecer por resultas del silencio vacuo, devienen exactamente en lo contrario. 

Ello, sin advertir que desde hace rato; parte de quienes integraron tiempos ha; otros teams de fraternidades adictas a la fiereza de estas cumbanchas picozas del  ¡ahé, ahé, ahé la chambelona!  (¿o, serán las mismas?) yacen en la cárcel. Y nada menos que por delitos probados y confesos de “alta traición a la patria y otras bellezas infernales. 

Casi nada, para quienes siempre giran sus rostros hacia el otro lado, el cómodo. Les seria desatender que señales evidentes y de manera indubitable, saltan por encima de la fragilidad del carácter y frivolidad individual del candidato; al participar en las óperas soperas que algunos les mencionan como kemesses frívolos armados en Poma (La Habana). 

Son así, porque ello induce inexorablemente a esos piélagos de albatroces de ambos sexos, unidos como  unos chicuelos inexperimentados para lidiar con un enemigo repleto de experiencias. Los que les hacen deslizarse raudos en brazos del macho cabrio o amazona lúbrica que, según el caso y ocasión, los Cuban Intelligence Services (CuIS) les descubren delante, de sopetón, en el momento en que el brochure les resulta irrechasables a las víctimas stokolmianas

Millones de DNA ópticos y acústicos, asados sobre una chancleta

Se trata de un guión tan burdo como intrigante y de una finura sutil, como la de cambiar globos por botellas. Sin embargo, cuando el especímen despierta del sopor, la taxidermia a la cual le han sometido los CuIS, arrojó muestras de un DNA óptico y acústico compuestos de medio millón de fotos, pietajes y grabaciones, ante lo cual la víctima queda inerme, desecha por sus excesos nocturnos y la desvergüenza le queda abierta a todo chantaje. 

Es común el uso de drogas y anestésicos varios, durante la serie de actos programados y de los cuales las víctimas no recuerden. Pero ellos, sí, porque atane por igual a amigos del campo socialista como a los emplumados americanos o africanos. Las plumas, son las que menos importan.

Claro, estos descalabros per se no deben ser siempre así, pero sucede que no recordamos ni una sola declaración condenatoria de sus fuentes gestoras a estos malos norteamericanos, peor si son unos de los tantos extranjeros desagradecidos, investidos como tales.

Similar a como sucedió en el caso de los espias capturados en la Florida International University (FIU); por parte de quienes claman por la intensificación de los intercambios en los cuales, a veces, pueden haber participado. Tampoco, el aire de los recintos universitarios ha vibrado con las voces desde donde truenan los preclaros niveles docentes superiores, sabidos, de una impolutez indudable.

Es lamentable lidiar a nivel nacional con un cúmulo tan abrumador de tales de chaturas. Porque a la luz de la tesitura de los altos principios helénicos y también romanos (¿y por qué no, también de los valores de nuestra sociedad judeo-cristiana?), tales parquedades vergonzosamente floridenses en dar la nota, resultarían lamentables por inéticas.

Es decir, como sucede en apreciable número de instituciones, centros de altos estudios y negocios a lo largo y ancho de los EE.UU; inmersos en estas “verbenas de palomas” de amistad hueca como las calabazas de Halloween. Luego, es viable reconsiderar el criterio de admitir como un fracaso rotundo, estas inutilidades académicas con las cuales nos atiborran.

Espanta que en nuestro país, unos cuantos alegres playboys de pelo largo y sandalias búlgaras (claro que son adjetivizaciones tropistas, dado el desplante que significaría ser descubiertos con la copiosidad de sus canas), no cesan en sus empeños concertivos con espinos filosos como sus guerreros agridulces (según los bardos de la corte) los cuales nos reiteran su enemistad eterna, al ser uña y mugre amigas de todos los críticos de EE.UU. 

Nadie entiende la reincidencia en extender estos garfios sonoros de abordaje piratas entre los académicos (algunos les califican de punks orilleros, algo bien fuerte) de ambas riveras.

Los intercambios académicos exhumados esta vez por la administración de nuestro Presidente Barack Hussein Obama, con vistas a reanudar contactos bilaterales entre los EE.UU y Cuba, son primores normales entre países decentes. Otra cosa es suponer o insinuar que algo le debemos.

Pero no se ha avalado el daño devenido de estas lides de fábulas asimétricas peligrosas, mientras entonan loas y albricias esperanzadoras en esos sectores puntuales acampados en sus roñas, alrededor de fogatas de boyscouts, armadas en ambas orillas del Canal de la Florida.

Saber que cada una de estas hogueras aventa señales de humo con cifrados propios; tan sutiles como los sonidos guturales de alerta emitidos por los pescadoree submarinos; si nos atenemos a sus lamentos e insistencias en la necesidad de reiniciar los “chic to chic”, bajo cualquier pretexto.

Candidatos rojos envueltos en sus álter ego partidistas, aderezados con semifusas confusas

Tales encuentros de intelectuales son muy fáciles de programar y ejecutar desde “aquí para allá”, utilizando los medios y técnicas de comunicación modernos y muy pocas veces obstaculizado por nuestro gobierno. Exactamente el instante en que por ahí comienza el relajo. Resalta que es bastante y más difícil (tan obvio, que imposibles) si se intentan en sentido contrario. Pero es de recordar que los totalitarismos, no admiten sengundas opiniones.

Ello, dado que los enemigos utilizan las balsas silenciosas de los teams especiales SWAT de intelectuales plegados administrados por los CuIS, quienes fungirían en tropos intrascendentes si estas fábulas fueran  elaboradas con maderas de sicómoros africanos o sándalo hindú. Tales serian otras aldabas sobre aldabas falaces.

Los académicos simbólicos pululan agazapados en la orilla sur del canal (Cuba) y están representados por unos conejillos de Indias encapsulados en grajeas peripatéticas, colmadas de dogmas destructivos a todo lo civilizado que ven y tocan; mientras deambulan insomnios perennes por las callejuelas de sus “kasbahs congelados”.

Saber que son las moradas de los viejos y nuevos carcamales, agrupadas para el pastoreo facil por los CuIS; en los antaños barrios aristocráticos despojados a los burgueses y hoy, los mejores hábitats exclusivos para el solaz y esparcimiento de los líderes y sus allegados, enquistados para siempre en la cúpula gobernadora del rocío manilense, La Habana damnificada por el poder castrista.

Esos cáderes (cátedras) comunistas y sus álter ego partidistas, son indivisibles y se encuentran entrelazados en sus pedaleos; ávidos por aspirar el aire libre democrático al cual no se atreven. 

Coincidimos en que es mismo, cuyos capos les ordenan emponzoñar en cada oportunidad; para así aumentar el tamaño de la limosna gubernamental –aunque esta nunca les cubra las treinta dracmas bíblicas–, que les protege y mantienes ajenos a la cartilla de racionamiento yacente con su pesadez implacable sobre el pueblo, inerme.

Es el mismo pueblo, acorralado en esa Animal Farm gigantesca y de la cual estos próceres populares rojos, guardan distancias de cuarentena desde enero de 1959. Porque eso, que anda sobre el lomo de la chusma, es contagioso en extremo y lo mejor, “se pega, se pega” como la conga de TV… 

Los integrantes del lado democrático, asentados en la vastedad de nuestra orilla Norte (EE.UU) se cuentan; entre otros ejemplares notorios por su sapiencia, honorabilidad, compromisos empíricos con la libertad y democracia. 

Ello es a contrapelo de que algunos chips raros, tan malcriados como candorosos (excéntricos de weekends); los cuales pugnan por desafiar al gobierno norteamericano que les ampara los flecos de sus pecados Ashtolls.

Son los indiferentes a todo aquello que acontece en su derredor, pero sedientos por revolverse y ser parte en ese cóctel pecaminoso con los colegas hostiles y colegios marañeros del “menos allá”, a los que como buenos obtusos, ellos estiman sus iguales, siendo gente menor. Es un error de ligereza ilógica por la cual ya hemos pagado con el escándalo de los espías atrapados en Miami.

Sólo ver los detritus de académicos, funcionarios gubernamentales, civiles de cualquier ralea, artistas y militares, encontrados coleando en las tarrayas lanzadas con colimación perfecta y recogidas con todo éxito por los oficiales del FBI. Tal sucede, cuando esos chicos lanzan dichas redes en las aguas negras totalitarias o en las dulces del Dew Morning, académico y edulcorado donde retozan apacibles, sus fellow travellers

¿Serán de simpáticos estos chicuelos del la fauna  liberal universitaria?

Parece que sí. Porque algunos de estos trotadores en tenis, dan la impresion de ansiar ser atrapados en sus devaneos sospechosos, para disfrutar la banalidad preferida de entre sus frivolidedes: el atontamiento enervante de los fascinantes  quince minutos de fama, quimérica..

Intereses matriciales no convergentes, en el lím (alg.) → ∞, de la bobera académica

No es que existan líneas de intereses comunes entre ambas voluntades concurrentes –un imposible–, aunque disimiles; porque la voluntad de acá  (EE.UU) es inspirada por una candidez sana que, al parecer, en casi todas las ocasiones, linda en una idiotez supina.

Claro que la mente humana y sus voceros, las opiniones propias o las dictadas por los totalitarismos de chupete, son tan variadas hasta el infinito como la gama de los colores primarios.

Mientras que en la orilla del menos allá (Cuba) languidece bajo la bota militar de los camilitos (alumnos de una escuela militar de represores juveniles, con una filosofia maoísta y stalinista), es cruel per se, no por las órdenes insanas que siempre les están dadas, por ser intrínsecas de las telarañas inteligentes. 

Es que en esa orilla sur, el concepto de “autonomía universitaria” no existe; ni siquiera estampada en su forma canónica y la formalidad de papeles; así como tampoco descuellan las voces de “libertad” y “democracia”, motores de la sociedad que nunca echa a andar, ni se ejercen.

Es un territorio audaz, decimos de ese erial, desnacionalizado como una tierra de ciencia-ficción; donde tampoco tienen vida sana las malquistas intituladas “universidades”; en el sentido purista original, hoy apostilladas y recubiertas con escamas de todos los pecados inimaginables.

Es la herencia endémica de los totalitarismos, bien apostillado, en su inevitable derrumbe social, moral y económico. Recordar que bajo el dogma totalitario (comunista y fascistoide, o ambos imbricados) la Intelligenz, no es una virtud o don celestial, sino una desinencia filosófica a la cual hay que mantener por siempre “amarrada a lo cortico”, so pena de ser encarcelado para siempre.

Esas dependencias oficialista (las universidades totalitarias) de volitud opaca, despampanantes; según la propaganda de la troqueladora zurda; no son más que secciones administrativas ordinarias del sistema educacional diabólico de control del individual, armado por los comunistas auto proclamados marxista-leninistas y ateos.

Tales unidades educativas no tienen voz ni voto en sus asuntos, dado que esas prácticas per se están supeditadas no a planes y proyectos educacionales generados por las propias universidades; sino a órdenes políticas y burocráticas emanadas desde la cúpula del régimen totalitario. Allá se le llama Ministerio de la Educación Superior.

Estos lineamientos docentes, son puestos bajo custodias y ejecutados inexorables por los cuadros del Partido Comunista de Cuba (PCC), in situ. Suena así como bochorno cruel de un sistema educacional adamado y asustadizo, gobernado por leyes muy propias para ejercer en las caballerizas decimonónicas.

Es atender que en la orilla norte, el resorte que libera la voluntad de la autonomía es un dispositivo con grados de libertad absolutos como pares cinemáticos de categorías filosóficas; tal enuncia el criterio de Grübler-Kutsbach.

Este criterio, es propio de las leyes inherentes a los mecanismos planos; los cuales atienden supeditados a la dirección del claustro o la junta de gobernadores, profesores y estudiantes respectiva de cada universidad, sin atender a los intereses del partido político en el poder. En estos artilugios, no hay espacio vital para el pensamiento.

En nuestra casa, el gobierno federal no osa y se abstiene, de meter la cuchara en los asuntos de los centros de altos estudios, tan groseramente hacen los castristas en la Isla de Cuba, incluyendo los polos culturales de los medios e instituciones de intelectuales y artistas. Es que todo eso forma parte de su patrimonio personal.

Situados en ese enclave castrence no educacional, los planes de estudio, carreras, destino de los egresados, su orientación política, naturaleza de las tesis de grado y los proyectos de intercambio docente son dictados por el régimen; sin tener en cuenta el interés nacional, solo lo atañible a su seguridad política.

Tampoco les interesan , profesores, educandos y su futuro; despreciados todos en aras del interés personalizado con voz única en la figura del Líder Máximo, el inefable Dr. Fidel Castro Rúz.

Oscuridades en la Cuba deshuesada y la Trata de Esclavos Cultos (TEC), existe per se

Es una de las tantas graciosas entidades e individuos, son aquellos curiosos de ver por dentro con el ojo turístico, el lado oscuro y deleznable de la venta, trasiego y arriendo de personas educadas e inteligentes; sometidos a la vieja Trata de Esclavos Cultos.

Esta anomalía del comportamiento inhumano de los comunistas cubanos, cuyas víctimas son considerados y tratados por éstos en calidad de dislépsicos mentales; es una corriente alimentada por profesionales, técnicos de educación media y superior, además de otros trabajadores simples de las diferentes ramas, destinados al negocio de cuerpos humanos.

Ellos, son los candidatos sujetos diferentes grados de presiones para que acepten el extrañamiento de sus familias. Estas presiones en ciertos casos, son de sutilezas extremas; que actúan sobre los candidatos los cuales son doblegados y enviados a trabajar por anos a diferentes países bajo el pretexto de “ayuda, colaboración, asesoría, etc.”. 

Claro es que se excluyen en los cómputos, el personal y tropas de apoyo y entrenamiento, seguridad personal y también de dirección efectiva sobre las fuerzas represivas locales, accionadas contra el pueblo que pretenden ayudar.

Para ello, ver las misiones permanentes que además de ser ilustrativas, en algunos de los países ingenuos integrantes del Eje Apocalypto. Este, es el el grupo recién fundado en Venezuela el 3 de diciembre de 2011, denominado en su cuna de confusiones, “Comunidad de Estados Latinoamericanos” (CELAC), al cual se han adherido las naciones  indo americanas. 

La esencia de los actos es para que los recogidos por la leva estatal, ejecuten trabajos miserables en calidad de siervos de la gleba, los cuales son de propiedad absoluta durante el tiempo del arriendo, de los señores despóticos (especialmente de los reyezuelos africanos, asiáticos, mahometanos e indo americanos), que los compran, alquilan y explotan de manera inmisericorde.

Es la vieja Trata de Esclavos, ahora en venganzas anti coloniales, corriendo en sentido inverso, desde la América caribeña hacia África, Ásia y Medio Oriente; conducida por estos negreros modernos de chistera y levita roja como las semillas del marañón. Los comunistas cubanos, se han convertido en los rancheadores esclavizantes del Tercer Mundo, en contra de sus compatriotas.

Por medio de los residuos cultos del aparato educacional, los comunistas venden al melting pot tercermundista, imágenes específicas de profesionales blancos de ambos sexos, sujetos al servicio humillante de patrones de aquellas razas clamantes antaño por la igual racial, ahora convertidos en empleadores crueles  domeñadores de la mano de obra esclavizada.

Caso típico, es el embeleso vergonzoso que absorbe y traga sin atender a su naturaleza maleante, el  “Black Congressional Caucus” norteamericano; con respecto a las políticas de falsa integración, propagandizada por La Habana.

Ello se observa en las visitas periódicas de este CAUCUS a la Ceca limosnera cubana, es otra variante de estos encuentros académicos propuestos a priori.

Los sueldos y beneficios que se obtiene de este trabajo esclavo (incluyendo el docente y el mercenario militar), son remitidos en su totalidad a las arcas del Dr. Fidel Castro Rúz, sin excusas ni pretextos, y sin que el profesional atropellado y envilecido, vea un céntimo.

La tasa de deserción de estos infelices es impresionante, aunque tengan en Cuba sus familias en calidad de rehenes del régimen castrista.


¿Seria en algún orden moral y ético el que nuestros académicos se sentaran a dilucidar incontinencias viscerales en esos coloquios entre sordomudos, de igual a igual, con modelos del “Hombre Nuevo” de tercera mano?.


Luego, infunde estupor una actitud que obvia los altos principios, de quienes apoyan los intercambios. La diferencia entre los pucheros esbozados en cada orilla, igual que la confusión de nuestros cadres supérieure avalando los conceptos de autonomía y heteronomía, aterra.

También la valoración enceguecida de ambas categorías tal si fueran vitolas tabacaleras de dos células madres iguales y gloriosas, sin entender (o no querer) que los mencionados principios morales y éticos difieren entre un país libre, democrático y soberano (EE.UU) y una simple granja de animales totalitaria y colectivizada (Cuba).

Una ex-nación, aherrojada además, a los humores según avatares políticos consensuales concertados por Manila con metrópolis subversivas de extramuros, por ejemplo, Rusia, China, Irán, Libia o Venezuela.

Se destaca la rivera sur por estar repleta de secciones educativas de enseñanza superior que operan abiertamente como filiales del Departamento Ideológico del PCC, que ellos apodan “escuelas universitarias”; lógico, todas heteronómadas. 

Una de las especialidades de estos académicos zurdos, en la vastedad de su tiempo libre, es el pasatiempo de armar trampas “papamoscas” insalvables para nuestras lumbreras académicas. Éstos últimos, sueñan en deambular descalzos por entre esos paradisos bananeros, sin el entrenamiento indispensable para lidiar con profesionales de la intriga y el espionaje.

Pero es que nuestros académicos, obnubilados, gimen delicadezas por adherirse al cóctel de ese desastre, que parece excitarlos con igual ansia que el amok filipino. Se trata de uno de los toques sutiles de la inética  del ente social atrapado entre sus angustias propias y sus fracasos personales.

Heteronomía kantiana

El término “heteronomía”, recordemos, lo acuñó Immanuel Kant quien definió que en esta categoría “la voluntad no está en función de los deseos del ser, sino en la voluntad de otros”. Es obvio que esos “otros” es el andamiaje gobernado por los Servicios de Inteligencia del Gran Hermano. Es la tipificación tergiversada del principio kantiano fundamentado en el cumplimiento absoluto del deber.

Los bolcheviques castristas, como buenos picaros, enarbolan la naturaleza de este “deber a cumplir” como la sumisión al dogma del estado totalitario; cuya imagen y semejanza esta representada en la opinión omnisciente del Líder Máximo, Comandante en Jefe, etc.: el simpático Dr. Fidel Castro Rúz.

O sea, el acatar con los ojos cerrados “la voluntad del otro”. 

Adolph Hitler, otro pícaro, se auto personalizaba en calidad de ser también ese “otro”, un verdadero y único Ser Providencial (1),  doblando a su gusto lo enunciado por Inmanuel Kant. Claro que este último patán, Hitler, se cuidó mucho o así fue aconsejado, de no presentarse ante las masas fanáticas como un “Salvador”, por la implicación que ello le conduciría al judeo-cristianismo, de donde le seria imposible explicar sus salvajadas genocidas.  

Luego, es razón válida y suficiente para definir que la titulada “autonomía universitaria” no existe en Cuba, puesto que la voluntad prevaleciente es la del régimen político dominante, totalitario y dictatorial.

Este, es un aspecto que ya nadie discute, salvo, al parecer dolorosamente no muy bien advertido en nuestras universidades y colleges comunitarios, al menos los floridenses.

Ello se evidencia si estudiamos los algoritmos de los códices (casi pueriles), emitidos al respecto por los Presidentes y sus Juntas de Gobernadores, tal como si en nuestro sistema de enseñanza no existiera tal asunto. Una verdadera filosofía de avestruces.

En la Cuba castrista, la inescrupulosidad latente y evidente en los estatutos organizativos emitidos por los centros docentes; implantados (no legislados) por la plana mayor que gobierna las universidades; todas estatales y sujetas al gobierno comunista; responde a las directivas del Ministerio de Educación Superior, cuyos resultados al final del día, van a parar a manos del Líder Máximo. Desde cuya mesa, se realizan las distribuciones de cada arrendamiento y de ello el destino, de cada profesional egresado.

Es la inmersión de la masa intelectual isleña, ya envilecida, en el abismo freudiano del “Todestrieb” (Pulsión de Muerte); se revuelve al parecer intoxicada, al parecer con ansias de retornar a la desesperación adictiva del coito louco mental enervante, con sus opresores (síndrome de Stokolm). 

Es en ese páramo abismal donde pretende acampar las fuerzas de inteligencia de nuestros novedosos boy scouts de hogaño.

Mientras que en la frescura norteña, florecen universidades autónomas legítimas, aunque a veces de una apasionada ingenuidad victoriana, tal cuando cubrían con el mantel las patas de las mesas para que no evocaran en los caballeros las piernas de las damas.

Hoy no es para tanto el fervor aguamantino, pero sí somos también tierra donde candidatos variopintos de cualquier rincón de los EE.UU aguardan regados por los suelos, embelesados, con sus mochilas prestas –una especie de paracaídas virtuosos–, a fin de estar listos para que a la voz del primer ¡go on!, hacer en 10 segundos flat las 90 millas entre ambas riveras y ser así los pioneros, en saltar dentro de esas armadijas seductoras.

Quizás, porque algunos devotos arrastran en sus sandalias y moños adamados, otras personalidades temblorosas y atípicas, como prognosis aleatorias guardadas en el closet de las hetero insanías preferenciales, recurrentes en cualquier momento del baile de máscaras.

La penetración castrista atañe a todo el Sistema Educacional Nacional de los EE.UU desde la primaria hasta la universitaria.

Entre otros estamentos estratégicos, para lo cual han dispuesto de cinco decenios, los espías activos capturados en el interior de la Florida International University (FIU), indican la ingenua soberbia omnisciente de las figuras rectoras encargadas de cuidar el prestigio de ese tan alto y respetado centro de estudios.

Ello deslustra y serrucha los intentos del Presidente Obama, en pos de nuevos encuentros furtivos –como de adolescentes al primer beso–, no precisamente de “tercer grado” tal sucede en los dramas de ciencia-ficción.

Esta movida presidencial al realambrar los contactos para continuar los intercambios, al parecer estratégica, envía el mensaje equivocado a la cúpula habanera, para que esta se envalentone en sus actividades anti norteamericanas. Recordar, que el Dr. Fidel Castro Rúz y su cúmbila de travesuras, el alucinado Mahmoud Ahmadinejad, juraron publicamente: 

“Pronto, entre Cuba e Irán, pondremos de rodillas a los Estados Unidos”.

Si algún descreído gusta de reflexionar en la posible exageración de estos pronunciamientos, seria aconsejable que preguntara a los israelíes sobre sus experiencias con estos tipos de locos homicidas.

Atomizar el id, ego y superego de los cáderes luminosos

Claro, estos particulares no parecen importarles un bledo a nuestros académicos itinerantes, turbados con su patriotismo deslustrado. No existen paralelos éticos, morales o valores docentes entre las instituciones y el material humano de ambas riveras. En la una se crean cadenas de inteligencias esplendorosas, mientras que en la otra trituran y atomizan el id, ego y superego de los cáderes luminosos.

Una de las diferencias fundamentales estriba en que en la esquina norteamericana no existen dolo o agendas secretas, mientras que en la isleña, sí. Y lo peor, la sintomatologia del dislate, es conocida por todos. Es el intríngulis en que se basa la tragedia de la lid interminable EE.UU-Cuba. 

Sin embargo y a contrapelo de nuestra seguridad nacional, instituciones docentes de alto nivel como son ciertas universidades de EE.UU; establecieron per se proyectos biunívocos basados en la autonomía universitaria, libertad académica y la I Enmienda.

Todos reales bajo la democracia –un trío de delikatessen no aptas para el paladar remendado de la chusma totalitaria castrista, como líneas de intercambios oscuros entre expertos tipo tresmonosabios de ambas orillas.

Obvio, incluyendo los rendez-vous nocturnos entre cálidos sueños encantadores en las noches de verano; con agendas privadas; que de una u otra forma estan en dependencia de la’uedta que les den sus anfitriones cheos; y que sufragaremos los contribuyentes mansos.

A saber, temas como la política democrática pluralista, psicología, psiquiatría o derechos humanos y políticas de comportamientos de grupos librepensadores, libertarios u otros temas políticos, sociales, filosóficos (ética, moral y cívica) aleatorios, son tabúes que nadie se atreve a destapar, salvo quizás, en las pausas comerciales.

Son ejemplos inabordables las tesis de un psiquiatra y psicoanalistas prestigioso, aunque comunista en sus inicios, como Erich S. Fromm (consideradas en sentido inverso), o sea, el efecto (como daños irreparables) sobre la psiquis del individuo aislado y tiranizado por los totalitarismos y la psicología de las masas degrada en su autovaloración y sujetas a una polarización en favor del régimen dominante.

Seria regodear temas trascendentales (todos ilegales en el paraíso isleño) tales aborda en su obra “Anatomie der menschlichen Destruktivität” (Anatomía de la destructividad humana) y otras obras destacables de este profesional prominente.

Fromm y el retorno de la chapusería roja

No tarde, Fromm, desorientado y confuso con el shock que le impuso el genocidio contra el pueblo ukraniano (2)  en –especial la estarvación cruel de millones de estos ciudadanos, castigados a muerte por los comunistas, los cuales consideraron a todo el pueblo como “opositores”–, porque Fromm retornó exhausto de la chapusería asqueante del bolchevismo soviético, tal como haría al observar el implantado hoy en Cuba. 

Se trata del mismo dueto de la hoz y el martillo; recocida al ajillo y a fuego lento por los pirómanos a full-time comandados por el Dr. Fidel Castro Rúz y las delicadezas perfumadas de sus torquemadas; a fin de que el pueblo indefenso no se olvide de quién es el dueño de la llama comunista, la cual sus hitmen fanáticos estiman eterna.

Lo que Fromm determinó, espantado, es la resonancia ideológica del “narcisismo maligno” de los líderes marxistas mediocres, habilitados con poderes extraordinarios (Castro, Mao, Lenin, etc.), con la manera de actuar de los nazi-fascistas. 

Fueron los mismos delitos genocidas entre otros abusos execrables, que espantaron a André Breton, cuando ensayaba su pas de deux yuxtapuesto junto a otros dos viejos carcamales del terrorismo de izquierda, el mexicano Diego Rivera y el ukraniano León Trotsky, en sus andares por la Zona Rosa capitalina del DF

Es otra de las asignaturas pendientes de absolver por la tozudez de nuestros intelectuales y artistas zurdos, boyantes en la inagotable Jauja norteamericana, renuentes a repasar los resultados de sus vergonzosas osculaciones con los totalitarismos. 

Más de lo mismo, serán las nuevas autopsias propuestas a este cadáver insepulto, un sistema que el propio Castro confesó a las medias en público:

 “El sistema cubano ni siquiera nos funciona a nosotros, por lo que no es exportable”.

Imaginar lo discutido en Cuba durante esos “encuentros académicos”, por un dúo de perlas del calibre de los espias castristas; nadadores olímpicos al estilo libre, inexplicablemente inmunes e intocables por sus superiores, durante 30 años.

Los mismos que saltaban y brincaban orondos entre la aulas de la FIU y las oficinas del Cuban Intelligence Services (CuIS), hasta el aterrizaje extasiado en brazos de sus adorados hitmen habaneros.

Hablamos con palabras mayores, porque existen otros pecesitos adormilados con ese bossa-nova que se baila en los “cuartitos de al lado”, que siempre son remanentes, dada la magnitud del descuido de nuestras instituciones académicas.

Es peor, puesto que el asunto no parece haber sido captado en su profundidad, en el interés de nuestras autoridades judiciales y educacionales, extendidas hasta los niveles locales, estatales y federales.

Luego, es ahí donde yacen los peligros a multiplicar de manera exponencial estos pretendidos tête-à-tête . Todo ello a causa de estas incursiones nuevas; proyectada a desplegar por nuestros académicos bisoños; en territorio enemigo, pero dejando abierta nuestra puerta trasera.

Y pensar que con solo tres gotas: una de patriotismo, otra de ética moral y una última de decencia, se podría barrer a sombrerazos tanta confusión.

Observar que sin lugar a dudas, este mío, es un sermón inescuchable..

Lionel Lejardi. Octubre, 2011

lejardil@bellsouth.net

Legacy Press


(1)   Tal nos viene a la atención, porque, primero en el discurso en su defensa que Adolph Hitler hizo en el juicio por su liderazgo en el fracaso (1923) del denominado putsch de München (Múnich), y después como declaró en su ópera prima, “Mein Kampf” (Mi Lucha); biblia del nazismo; este líder dejó bien claro sus concepción del “Nuevo Orden para Alemania” (y Mundial) que estaría por mandato divino, bajo su tutelaje. También la proyección eugénesica para la Humanidad. 

El reflejo de todo el episodio anterior y sus consecuencias nefastas que ello tuvo para Cuba, en el comportamiento y formación del actual régimen comunista (castrismo) y de su líder, el Dr. Fidel Castro Rúz, es objeto de otro trabajo.

(2)   Holodomor (wik), en ucraniano: “matar de hambre”, también llamado Genocidio Ucraniano u Holocausto Ucraniano; es el nombre atribuido a la hambruna provocada por el régimen comunista; que asoló el territorio de la entonces República Socialista Soviética de Ucrania; durante los años de 1932-1933. Se trató, como sucedió con la poblacion de la Sierra del Escambrai, al centro sur de Cuba, durante este período trágico, fueron literalmente matadas de hambre luego eliminados físicamente; más de  7 millones de personas, entre hombres, mujeres y niños (un número aún mayor al del doloroso Holocausto infringido por los nazi-fascistas al pueblo judío y otros ciudadanos indefensos.

En hebreo la hecatombe es conocida como Shoáh, donde fueron asesinadas en masa y sistemáticamente, aproximadamente 6 millones de personas de todos los sexos y edades

Teniendo como referencia la definición jurídica de genocidio y numerosas evidencias, se verificaría la naturaleza genocida del Holodomor al haber fuertes indicios de haber sido una hambruna artificial creada por el régimen soviético, extendida por mimetismo político a los integrantes del bloque comunista.

Estas acciones vituperables de los comunistas fueron ordenadas y comandado por Joseph Vissarionovich Stalin. 

Si bien otras hambrunas también fueron provocadas en diferentes regiones de la URSS, el término Holodomor es aplicado específicamente a los sucesos ocurridos en Ucrania.

Hacia marzo de 2008, el parlamento de Ucrania y diecinueve, gobiernos de otros países han reconocido las acciones del gobierno soviético (comunista) como un acto de genocidio premeditado y ejecutado inexorablemente por los Servicios de la Seguridad del Estado.

La declaración conjunta de las Naciones Unidas de 2003 ha definido la hambruna como el resultado de políticas y acciones “crueles” del régimen totalitario que causaron la muerte de millones de personas de etnias como la ucraniana rusa, campucheana, kazaja y otras de la contemporaneidad latina. El 23 de octubre de 2008, el Parlamento Europeo adoptó una resolución, en la que se reconocía el Holodomor como un crimen contra la humanidad (lesa humanitas).


Serás bienvenido a mis blogs alternos:

http://www.elasuntocubano.net/

http://liolejardi.wordpress.com/

http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/

http://www.facebook.com/lionel.lejardi/

http://www.tiwtter.com/bieladom/

5813