…La Estatua de la Libertad y un poema III/II)


La Estatua de la Libertad y un poema

III/III

Se cumplen 52 años de un régimen comunista en Cuba
 
La Estatua

Coraje, la Madre Pícara o Vagabunda y su fosterfather

La estatua y placa se conjugaron a destiempo bajo maravillosos puentes de democracia y libertad. Por entonces, dos de los muchos adalides democráticos del orbe decimonónico; se destacaban en ambos campos de la acción y el pensamiento filosófico y humanista: los Estados Unidos de Norteamérica y Francia. Tal si ambos fueran hijos propios de una “Madre Grajales y sus hijos“, democrática también; peleando entonces sus hijosdalgos por la independencia de Cuba. Y no los de una “Madre Coraje y sus hijos“, un título ajustado, para encubrir un drama comunista caótico y mendaz. Nos referimos al conocido adefesio del dramaturgo, Berthold Brecht, quien se convirtió de facto, el fosterfather del drama.
La Estatua de la Libertad, decimos, no es la madre de los expatriados; excepto la de aquellos que les son leales, por decir; contados con los dedos de una mano y de la que sobran dedos. No hay que engañarse con que la mayoría son de los agradecidos.
Porque a este autor considerado en el mundillo comunista, y así propagandizado como un genuino Iman Intelectual, prolífero y genial, pero embobecido o asustado con las diatribas de los tangos bolcheviques; le salió casi bien el tropo falsario de armar un drama torcido a la conveniencia de la izquierda. Este personaje simbólico de lo que “debe ser el intelectual”, tuvo la osadía de plagiar lo hecho por otro colega y coterraneo suyo, un habitante terraqueo tan lejano como del siglo XVII.
Esa tragedia la celebérrima, “Madre Coraje y sus hijos“, resultó adjetivada como una obra patriótica anti-nazi por la troqueladora stalinista manoseada por la STASI. Sucede que mientras tanto, la burda eficiencia de sus anteojeras, a Brecht se le nublaron inexplicablemente ante los desmanes de sus primos comunistas asentados en el mundillo cavernario de la satelitera moscovita. Todos ellos, se auto declararon comunistas convictos y confesos.
Estos eran los mismos cachivaches que a la par, hacían de las suyas con textura refinada e igual a los otros totalitarismos caníbales, de vuelo tan popular como la paloma bipolar e infidente del andaluz Pablo Picasso. esa tortuosa progenitora emblemática de los fementidos “Congresos por la Paz”, tejidos por el Comintern.
Es que este curioso ejemplar de semblanza doble, un progress típico, Eugen Berthold Friedrich Brecht, fundador epónimo del Berliner Ensemble –tal es endémico a cada comunista–, descendió al fondo sin resistir la tentación de hacer un copycat a plena luz del día, de un viejo relato o pasaje de la Guerra de los 30 Años centro europea (1618-1648).
Se trataba de “Die Landstörzerin Courasche” (La Pícara o Vagabunda Coraje), del escritor alemán (del período Barroco) y burgomaestre de Renchen en Baden, Hans Jakob Christoph von Grimmelshausen, colgado entonces en la teátrica alemana al estilo de las romanzas de la picaresca española. Brecht no dudó en convertir la comedia de Grimmelshausen en un drama épico troquelado con el sello de la escuela comunista stalinista. Finalizando la década de los 50s, pareció despertar de su letargo, en el atardecer rojizo.
En el cincuentenario de su muerte, agosto 14, 2009; el diario Tagesspiegel indicó (lo cual no sorprendió a nadie y menos a su tía Tkla) y echó a rodar la versión de que por sus críticas tardías al comunismo, cayo en desgracia y dejó de ser un camarada intelectual obediente y confiable.
Brecht, con y por sus infidencias ante el partido comunista alemán, destrozó a infinidad de sus compañeros intelectuales. Luego, este “tonto útil” fue eliminado por decreto estatal, a manos de la STASI (Staatssiicherheit) en 1959. Sus médicos, dice la nota periodística, lo “enfermaron del corazón”.
Antecedentes de la amistad franco-americana
Es que en la Francia y Norteamérica de entonces, paladines de la libertad, nunca se disfrutarían de tales bellaquerías puestas de moda por la nueva clase. Estas naciones se hermanaron indisolubles desde 1774 bajo el redoblar del Primer Congreso Continental de las 13 Colonias, como preludio de la Revolución Americana independentista y la posterior Revolución Francesa.
Esta última, resultó hundida salvajemente a finales del propio siglo XVIII, por la gracia de los chicuelos que implantaron la Époque de la Terreur (“Terror Jacobino”), cuando Robespierre hizo de las suyas contra los aristócratas. Tal como sucedió en Cuba, a partir de 1959 pasando los mediados del siglo XX, a manos de los castrista. No existen diferencias filosóficas o conceptuales entre los finales cruentos de estos dos últimos fenómenos históricos.
El largo y agotador nombre de, Marie Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Montier; más conocido como el Marqués de Lafayette; quien fue uno de los que tendieron los primeros cabos de enlace entre ambas naciones, con el concurso de George Washington. Ello los indicó que como visionarios deslindados de sus lazos ancestrales, cambiarían el status quo de la sociedad aristocrática, ya enmohecida, en alumbramientos de los enciclopedistas con las herramientas de la Ilustración no de la guillotina o los paredones de fusilamiento.
La épica del drama Lafayette se inició cuando éste, de su propio peculio, compró un barco y en unión de una tripulación de aventureros contratados como mercenarios a paga futura, se sumergió dentro de la causa de los patriotas americanos. El francés se dispuso a luchar contra los colonialistas británicos. George Washington, no tardó en darle el rango de Mayor General, asignándolo a la jefatura del Comandante en Jefe.
Ambos derroteros, vistos ahora contemporáneos por los patriotas franceses; después de transcurridos 100 años de la Declaración de Independencia de las 13 Colonias, se iniciaron bajo los mejores auspicios.
Una noche veraniega cerca de Versalles
Ello ocurrió una noche veraniega de 1865 cerca de Versalles en el Departamento de Yvelines, a 16 kilómetros al sudoeste de París.
Entonces, una parte de la opinión pública francesa, en especial las altas esferas militares y gubernamentales, mantenía sus mohines contra EE.UU por lo que estimaban su lasitud, aunque siendo esta una novel nación aún no consolidada completamente, frente a las pérdidas territoriales francesas de la inmensa y estratégica región de Alsacia-Lorena.
Estos territorios gobernados por Francia, debieron ser entregados a Prusia tras la derrota francesa en Sedán, durante la guerra franco-prusiana (1870-1871). El vector de simpatía emanó de la nutrida comunidad alemana asentada en los EE.UU, lo cual no agradó a Francia.
Sin embargo, un lustro después el panorama político había cambiado.
Ello ocurrió, exactamente en el momento y lugar, cuando floreció la idea nueva de la estatua.
El fuero patriótico francés reverdeció iluminaciones del viejo estilo, al fijar su mirada sobre la república hermana allende el Atlántico. La cual por esos tiempos, andaba enfrascada en los preparativos para celebrar su primer centenario como nación libre e independiente.
Tanto, que esa noche en su casa de Glatygny, uno de los republicanos de la élite liberal parisina; Édouard René Lefèvre de Laboulaye; reunió a varios amigos y hermanos de logia; también republicanos como él mismo, considerando que todos eran pacifistas opuestos a Napoleón III (Charles Louis Napoleón Bonaparte).
Casi en su totalidad o mayoría, se declaraban fervorosos antiesclavistas y admiradores convencidos de EE.UU, y estaban adscritos a alguna de las fraternidades masónicas o francmasónicas en boga. Las mismas que ejercieron una influencia fundamental y decisiva en la independencia de los países centro y sudamericanos.
Para estos hombres preclaros, se trataba del mismo Napoleón que fue Presidente de la II República y el cual un tiempo después, fue elevado al trono de Francia, con el título de Emperador de Francia. Estos cargos, Napoleón III los mantuvo de manera simultánea.
Por entonces, ante los ojos de la opinión publica al emperador se le había considerado como un líder romántico, liberal, socialista utópico; por supuesto nada tonto; a pesar de las estocadas que le lanzó Victor M. Hugo cuando lo apodó cruel, Napoleón “el Pequeño“.
En las penumbras del río revuelto, Karl Marx y sus adeptos, divergían ostentosamente de cualquier idea que no sustentara sus dogmas y tesis del Materialismo Histórico y del Dialéctico; ambos materialismos zoquetes, de carpintería; como el dogma irrebatible proclive a la utopía de implantar la tenebrosa dictadura del proletariado.
Todas las cuales vistas hoy sus radiografías crueles, fueron simples satrapías clepto-oligárquicas, tal muestra el desastre de los líderes indoamericanos, incluyendo el manicomio cubano armado por los hermanos Castro en la Cuba de hoy, herida mortalmente desde entonces.
El escultor y el Khedive egipcio, un maruga simpático
Entre el grupo de intelectuales franceses reunidos se destacaba un joven escultor, Frédéric-Auguste Bartholdi. En una de las pausas de incertidumbres, se escuchó la voz de Laboulaye, quien planteó a viva voz, la idea de hacer un regalo de la nación francesa “a la hermana república de los Estados Unidos de Norteamérica”.
El gesto seria en celebración de la alianza entre América y Francia durante la Revolución Americana (1775-1783) y también en ocasión del centenario de la independencia de los EE.UU. Ya Napoleón III (conocido también como “el príncipe-presidente“), dejó Francia como el último monarca francés tras la derrota de Verdún, dando paso a la III República.
La idea de la estatua ascendió hasta los líderes políticos de la nueva República, ya en el poder, de manera que éstos últimos –siguiendo los objetivos iniciales de la democracia y la libertad– valoraran como meta única, aprovechar el proyecto “como símbolo propagandístico para que los europeos notaran las virtudes de la democracia“, en oposición a la casi inexistentes ideas democráticas en las monarquías inoperantes.
Nadie de la época actual, debe suponer por la comodidad que ofrece la conveniencia de un humanitarismo político extemporáneo; otras ideas diferentes (patrióticas o de solidaridad) de los auspiciadores oficiales del proyecto. Tal ha sido el caso de la manipulación del proyecto fundamental, imbricando el poema de Lazarus a otras corrientes disfrazadas de restauradoras, las que en realidad son propiciadoras a la exportación de felones.
Los monárquicos, desde la sombra opositora, estimaban que el gobierno de la III República era temporal, de mal gusto e impregnado de gente vulgar y chabacana, por lo que ansiaban el retorno a una monarquía esplendorosa y cargada de los ritos y oropeles propios de la aristocracia, pero constitucional, al tipo de Napoleón I.
Viendo un segundo aspecto, nada indicó que en el ánimo del grupo estuvieron evaluaciones de incluir en la tesis ideológica otras áreas diferentes a las europeas. La idea culminó en diseñar y construir una estatua gigantesca para ser erigida en New York, cuya grandeza representara los ideales modernos de la libertad y la democracia.
Bartholdi, en calidad de escultor y con merecida fama como creador de figuras monumentales, dio la impresión de sentirse fascinado nuevamente en elaborar una estatua tan descomunal que lo eternizara como creador. El sueño, para realizarse, debía ingeniárselas para obtener un billón de francos.
La épica de la Guerra Civil en EE.UU y un Canal de Suez atravesado
Todos los presentes en la reunión de marras, eran sinceros admiradores de la épica de la Guerra Civil en EE.UU. Les impresionaba, la figura de Abraham Lincoln, sus esfuerzos en pro de la igualdad y libertad plena de los ciudadanos y en especial, la abolición de la infame esclavitud. Pareció que la tierra en ambas riveras del Atlántico estaba fértil para el mutuo e imperecedero espaldarazo democrático.
Se evidenció por estos razonamientos que la estatua nunca fue supuesta “Madre de los Exiliados”, como quizás alguien imaginó palpar románticamente en Emma Lazarus, o por una simple conveniencia política.
Los comunistas, entre los muchos enemigos de EE.UU y otros pancistas, hipocritones de la zurda; estructuraban aprovechar otros objetivos políticos inmediatos de la obra escultórica, tan loables como: promover el republicanismo y la libertad en contraposición a los despotismo ilustrados y tiranías descabelladas de ciertas naciones europeas.
Para los historiadores resultó paradigmático constatar que en 1869, 17 años antes de la erección de la State of Liberty in Bedlve’s Island (octubre 28 de 1886); ya el estratégico Canal de Suez había entrado en operaciones, uniendo la navegación entre los mares de Europa y Asia (mediterráneo y Mar Rojo).
Dicha construcción era la obra magistral del vizconde e ingeniero francés, Ferdinand Marie de Lesseps. Para nuestros contemporáneos sorprendió a sotto voce que, ya desde 1867 por una visita que Bartholdi realizó a Egipto, éste retornó a Europa deslumbrado con la magnitud de los monumentos faraónicos de los egipcios.
En aquel entonces, el escultor imaginó y así propuso al Khedive (virrey) de Egipto y Sudan (con anterioridad, wāli o gobernador), Isma’il Pacha, una estatua-faro colosal inspirada en la diosa romana Libertas. Esta estatua la nombrarían, para nuestro asombro, “Egipto, diseminando la Luz por el Asia” o “El Progreso”.
Sin embargo, esta construcción representaría a una mujer campesina egipcia (falaha) envuelta en togas, calzada con sandalias, vestida al estilo griego y portando antorchas. Así, históricamente nos encontramos con que la imagen de esta figura seria la misma a erigir a la entrada del Canal de Suez, por el lado del mar Mediterráneo, en ocasión de inaugurarse aquella maravilla de la ingeniería moderna.
Los egipcios declinaron la oferta dado que estaban en bancarrotas al declararse insolventes para pagar sus deudas. Razón por la cual ya tenían en esos momentos intervenidas sus aduanas por funcionarios de otras potencias europeas, con el propósito de incautarse de los dividendos aduanales y así amortizar la deuda. Por cuyo fracaso Ism’ail fue expulsado del cargo por el Sultán otomano, su jefe superior.
No quiero, no quiero; pero échamelo en el sombrero
Los ingleses, los accionistas mayores de la empresa, se quedaron con la operación del canal y su control militar hasta 1954, cuando en 1952 el Gral. Gamal Abdel Nasser (Jamāl ‘Abd an-Nāsir) lideró una revolución anti monárquica e irrumpió en el panorama político de la estratégica zona, creando el caos económico y político que perduró hasta el 2011, con la primavera árabe.
Una maqueta de la estatua, de unos 2.7 metros de alto y para estupor de los historiadores de hoy, parece que resultó ser la misma reciclada y cosmetizada después por Bartholdi —aunque éste siempre lo negó—. El Ing. Gustave Alexandre Eiffel, diseñador de la Torre Eiffel fue encargado de la ingeniería estructural, lo cual delegó en otro ingeniero tan famoso y diestro como él, Maurice Koechlin. Centavo a centavo, los franceses reunieron los cientos de miles de francos requeridos para la fabricación de la estatua.
En América, sucedió algo parecido en lo relacionado a la construcción del pedestal, aunque mediando fuertemente el comité de Joseph Pulitzer. Al final, Richard Morris Hunt concluyó el pedestal en 1886. Por su parte en Francia, la colecta para la construcción de la estatua comenzó en 1874 y la conclusión de la obra finalizó en Julio de 1884.
Un punto de interés fue la identidad de la modelo. Algunos argumentaron que fue Isabella Eugenie Boyer, viuda del conocido y poderoso industrial judío Isaac Singer (el de las máquinas de coser “Singer” y otros artefactos). Otros asumen que fue Jeanne-Emile Baheux of Puysieux, modelo del escultor, desposada por Bartholdi. Los terceros sitúan a Charlotte Bartholdi, madre del escultor, una mujer de impresionante belleza caucasiana, de mediana edad. Otros, asumen fragmentos de cuerpos de varias mujeres de la época. Tras una breve exhibición de algunos fragmentos en parques parisinos, la obra —ya seccionada en varios cientos de pedazos— fue llevada a New York en la mencionada fragata “Isere“, a donde arribó en junio de 1885.
Su llegada a los EE.UU resultó en un dolor de cabeza para los norteamericanos, puesto que no estaban preparados para el arribo de aquella mole de cobre y acero. Y tampoco para las incontrolables oleadas de inmigrantes que siguieron como los niños de Hamelin a esta exuberante dama, sólo que en lugar del río Weser lo harían por el Hudson. Conociendo la lógica de la opinión pública norteamericana, no extrañó que algunos sectores de la ciudadanía protestaran, tanto de la estatua como de sus objetivos, por no entender las razones de todo aquel barrullo.
Una intención del Bartholdi político
Sin embargo, de todas formas la pieza se tornó después símbolo de democracia y libertad, seduciendo a los benévolos y a aquellos que no.
Quizás la respuesta emanó del Bartholdi político, todavía en París y enfrascado en los quehaceres del embarque de la estatua, quien al caer en una encerrona de la prensa expresó en sentido paliativo:Yo intentaré glorificar allí las ideas republicanas y de la libertad, con la esperanza de que algún día las volveré a encontrar aquí, en Francia“.Tal declaración, indudablemente cargada de patriotismo, en una significativa parte de la opinión pública norteamericana, se llegó a preguntar con ciertos aires dubitativos, acerca de:

“Cuales eran los motivos reales que impulsaban a los  franceses  y el por qué, si andaban tan  embrollados en sus trifulcas sobre la libertad, imperios, monarquías y repúblicas; se abrogaban el derecho de proponer e implantar un faro de libertad en donde esta ya existía, sólida“.

De todo esto se desprende y observado en los hechos, que la estatua de Bartholdi y más tarde el poema de Lazarus, fueron sobrepuestos e imbricados para confundirlos intencionadamente bajo un solo fin; inducido por promotores desconocidos los cuales  —aunque en apariencias, con propósitos humanistas—, forzaban dar una idea confusa unica y falsamente clonada, desvirtuada  de las dos originales o sea, la de la estatua del escultor Bartholdi y la del poema de la poetiza Lazarus. Pero las suspicacias se desvanecieron por sí sólas.
En general, a partir de las actividades radiofónicas de propaganda iniciadas por de Adamovic y los grupos socialistas, y no de cuando su inauguración como erróneamente se ha entendido, es el momento en que el símbolo de la estatua-poema comienza a acercarse a su imagen actual.Sin embargo, valdría preguntarnos si la interpretación —sin destrucción del enigma y el mito—, aportaría algo a la causa de la democracia y los derechos humanos. Es posible que no tendría efecto alguno, considerando el inmenso prestigio de este símbolo en metal y mármoles, per se.
Aunque nos parece bien claro, que los refugiados ilegales por motivos económicos, los irregulares o ilegales indocumentados, no guardan una relación directa estrecha , ni colateral, con los principios políticos y humanistas originales de la Estatua de la Libertad y los EE.UU. Valga que EE.UU, poseedora de un diapazón humanista bien organizado, ha logrado que los brazos abiertos de The Great Lady, no hayan cambiado de posición.
Por lo que cabría, a manera de colofón o síntesis de esta historia y a los fines de enriquecer nuestro juicio; que verdaderamente hay brumosidades con relación a esta popularizada incógnita, hoy casi un mito. Pero Emma Lazarus, en la dulzura infinita de su poema “The New Colossus“, de cualquier manera, siempre permanecerá contenta.
Luego, hagamos un alto y detengamos el cernido de argumentos de uno y otro lado, para aquilatar hasta el infinito, lo evidente. Porque quizás la mántica de Pitia, como oráculo délfico, aún conserve toda la verdad aprisionada entre los metales y mármoles de la “Lady of Liberty“.
Fin de la saga.
© Lionel Lejardi. Octubre 30, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

 
Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.com/
 
 
 
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: