Archive for 13 agosto 2011

Respuestas a hitos astrosos, pero sin hitos


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

Sin la venia ajena

Respuestas a hitos astrosos, pero sin hitos
El periodista Juan Carlos Chávez, publicó [ver, el Nuevo Herald, “Política migratoria levanta revuelo”, Miércoles 3 de Agosto, 2011]; varias entrevistas individuales a figuras políticas e intelectuales, indagando acerca los movimientos propagandísticos del régimen comunista atrincherado en Cuba y sus opiniones, a vuelo de pájaro, sobre la versatilidad el Asunto Cubano. Los interlocutores del reportero, algunos muy conocidos dentro del espectro de opiniones bamboleantes sobre la temática isleña, ofrecieron puntos de vista como voces individuales o a veces, sin decirlo, de grupos o sectores de la diáspora cubana en territorio estadounidense. El “toma y daca” (give-and-take) clásico, siempre vaporoso y flexible para reparar el donde dije “tal era Pascual”.
Resulta lógico y obvio que la muestra, no podía reflejar un modelo de unanimidades en pleno siglo XXI, sino, el abanico de puntos de vista diferentes, distintivo de toda diáspora. Dice el demiurgo alejandrino de guardia, que es todo un plan delineado entre un pas de deux y un pas de quatre de decir lo que no parece que dije, a veces antagónicos, en el clip art por entregas que representa el drama del Asunto Cubano.
Al parecer, se trataba de refrescar los criterios de estas figuras destacadas que arribaron en su tiempo a los EE.UU. por razones diversas. Por lo tanto, era ilógico suponerlos a todos exiliados políticos, al menos en el sentido canónico. Sólo que lo insondable de algunas de las respuestas, decimos el trasfondo que nunca será traslucido del todo, causa una sensación de estupor. Como una especie de “comezón del séptimo año” o quizás otras ardentías, por tratarse del Año del Conejo, con sus virtudes peculiares.
Las respuestas, siempre interesantes como un close-up inesperado, versaron sobre las opiniones difuminadas (o mejor, bramadas como directrices del partido único; en el sentido lato de la jerga comunista) por Raúl Castro Rúz; como extensión de la saga interminable de promesas de “cambios” políticos y económicos en el descontrol interior, desplegada a todo trapo bajo el candor del “Gran Hermano”.
En esencia, todos advierten los bolsones de vacuidad que no tienen relación provechosa, ni siquiera paliativa, para el ciudadano común atribulado por el desorden imperante en ese país, que una vez fue suyo y no una finca particular de la dinastía oriental.
Es entender que el concepto de “ciudadano común“, según el dogma castrista; aplica gramaticalmente y por unos altos principios inexistentes en la “Animal Farm“, a la ralea populachera de los rones anejo y carta blanca, arrolladora de congas en las comparsas habaneras.
Es la misma masa que conforma la canalla proletaria (Lumpenproletariat)¹, que los comunistas suponen mayoritaria y a su favor, en el apoyo incondicional al régimen por otra panacea de beatitud lisérgica impregnada de un coma inexorable, iniciado en 1959 por los terroristas seguidores de los Castro. Es la nobel comparsa habanera, macerada durante décadas para continuar sumiendo a la sociedad cubana en un sopor sicodélico del que no ha retornado  —¿querrán ellos, los embelesados?— , al mundo real.
Este funcionario del régimen, planteó otras divagaciones incongruentes con la metástasis actual, de lo que queda de la sociedad cubana de ayer. Amenaza con  poner en práctica una especie de modificación, abrir una rendija o bajar la altura de la cerca de púas sucesivas que circunvalan la “Animal Farm” cubana.
O sea, “continuar royendo las mismas osamentas de los sepulcros blanqueados, descarnados por ellos mismos y sus demonios alados“. Es revender sin afeites, el viejo evento fracasado en lo que una vez fue la nación cubana, hoy tornada manicomio goyesco, de brujas  indescriptible casi todas n-sexuales.
Lo que nos resalta como una curiosidad de feria, es la casi tonalidad idéntica tanto de políticos como de intelectuales (es su derecho); en considerar dignos de comentar, cada balbuceo de la horda rojiparda actual enquistada en la cabina de mando de los motores zurdos, en La Habana.
Esta última, ha devenido per se faro y guía de cuanta satrapia asome orejas de entre la fauna de saltimbanquis indoamericanos, árabes, africanos o asiáticos. Son las trapisondas alocutivas y fonogramas cíclicos del tercer nivel, moteados como sales analgésicas en agua tibia, para calmar con bains de siège (baños de asiento), ciertos malestares del bajo vientre.
Los bolcheviques y sus ecos locales, miamenses por antonomasia; unos intelectuales y otros artísticos, recomiendan a los cubanos oprimidos y a los exiliados, la posología de este récipe sarcástico; o sea; el tomar esos baños para mitigar las chapucerías zurdas; tales les inducían a los sodomitas en la Roma Imperial, a fin de que aquellos curaran sus daños tras retozar en los cuarteles.
Los comunistas siempre han intentado igualar a los cubanos maniatados de hoy, con la eroticidad de esos otros, sus alumnos disfuncionales de ayer, hoy encumbrados sobre panderetas repletas de abanicos. Son los cantos exóticos habituales de las Ocas Zurdas, orientales, ya en la senectud.
Qué y cómo lo dijeron
Las respuestas (todas editadas) y una evaluación que se me antoja (−10≥0≤10+), a falta de otra no proveniente de un lector, fueron las siguientes:
Una reformulación de las medidas posibilitaría una reunificación familiar“(-5)
José “Pepe” Hernández, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).
Al gobierno cubano hay que reconocerlo cuando hace cosas en la dirección correcta“(-10).
Carlos Saladrigas, presidente Cuba Study Group (CSG)
El único paso seria abrir las puertas de Cuba a todos los opositores y exiliados“(+8).
Mauricio Claver-Carone, director de Cuba Democracy
Cuba maneja el tema por intereses políticos”… “Ellos decidirán quién sale y quién entra“(+6)
Ninoska Pérez Castellón, periodista (Radio Mambí) y por el Consejo por la Libertad de Cuba.
Esto aliviara la presión interna“… “Es un negocio, no una cuestión humanitaria“(+3)
Jaime Suchlicki, director de Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS).
Beneficiaria a la comunidad“… “A que éstos se involucren en la economía cubana“(-8)
Philip Peters, vicepresidente del Instituto Lexington.
Ellos están interesados en seguir controlando el sistema político“(+5)
Andy Gómez, académico del ICCAS.
Fin de la saga.
© Lionel Lejardi. Agosto, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

‹¹›  Lumpenproletariat, esta denominación, en ingles respondería a raggedy proletarian incluye: swindlers, confidence tricksters, brothelkeepers, rag-and-bone, merchants, beggars, class fraction, etc. (wik). Karl Marx y Friedrich Engels se atribuyeron el término en la obra “Die deutsche Ideologie” (La ideología alemana)  de 1845, en la cual arremeten desesperadamente contra Ludwig Feuerbach, Bruno Bauer y Max Stirner, filosofos idealistas denominados “los jóvenes hegelianos“. Ambos, vuelven a la carga en ocasión del conocido “El 18 Brumarie de Louis Bonaparte“, en 1852; donde se aventuran a incluir a Bonaparte dentro de la categoría de Lumpenproletariat.

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
1008

Anuncios

Uniones poimandres en nidos de hormigas tambochas


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

Uniones poimandres en nidos de hormigas tambochas

Versos de rima átona, sin catarsis árticas
No es extraño que disturbios económicos como la recesión actual en EE.UU, hayan roto las cadenas que mantenían ancladas en las medias aguas de la gran ciénaga político-social; el Arca de las Trampas, subterfugios, armadijos y el resto de las inverecundias que nos atormentan. En un tropo forzado, la similitud deviene al toparnos con la farsa de un iceberg tenebroso y de gula pecaminosa, como toda mortalidad bíblica; el de los funcionarios públicos y dirigentes de uniones sindicadas, todos, invisibles en sus poimandres herméticos. Hablo de aquellos tránsfugas, quienes hicieron que el hielo diera una vuelta de campana completa, hasta que emergió chorreando toda clase de debilidades infra humanas. Nada de versos de rima atona, sino bofetadas al rostro ciudadano.
La cosa estalla con la diseminación de sartas escandalosas, que los protagonistas preferirían mantener sumergidas y enterradas en el fondo del pantano común. O también, en alguna que otra charca particular, sin catarsis árticas, a disposición de cada depredador de la vergüenza pública.
Sin artes ni magias, la indignación popular hizo que se liberaran los sellos inviolables y con ello, los secretos herméticos vedados al oído y vista de los tristes mortales, nosotros, los contribuyentes inermes e inocentes del drama. Porque nosotros, los catalogados como los juansinnada, empleados y desempleados no condales de “a pie”; somos la parte mayoritaria productora, cuya carga más álgida es la función de mantener por siempre; el fabuloso estándar de vida de esa parte no productora de la sociedad, los burócratas estatales y el resto de sus colas aladas.
Esta última porción parásita (conceptual), sin la menor compasión, vive a nuestras expensas engullendo todas las monedas del erario público y hasta aquello pensado intragable, el menudo de nuestros bolsillos. Sus componentes, “Ellos” la horda insaciable, sin lugar a confusiones son los empleados gubernamentales de la nación norteamericana, quienes han hecho del abofeteado permanente de nuestra mejillas, durante todos los minutos de nuestra vida, un hobby mórbido al estilo de los viejos esclavistas del siglo XIX.
Como en todo, hay excepciones, tales son los factores destinados a las oficinas ejecutiva u de estado, seguridad nacional y defensa, legislación y la judicatura, por mencionar ejemplos casuísticos proto salvables en este naufragio de la decencia.  Los secretos herméticos en parte, se refieren a la repartición del pastel presupuestal, intercambio de influencias, amiguismo, nepotismo, cabildeo, compromisos con y entre las uniones y las administraciones en todos los EE.UU. Y no hablar del resto de las iniquidades que van emergiendo a la superficie, en el día a día.
Paralizar a los Tres Monos Sabios de Nikko
Porque el echar aceite al mar para calmar las furias en medio de esta tormenta, en nada les ha servido a tales pícaros. Esos intentos dilatorios de escamoteo simple, ha recalentado la indignación ciudadana. Porque la cuestión atañe y es responsabilidad de las uniones y sus afiliados, los cuales se han prestado con “el silencio de las ovejas”, directa o indirectamente, a sancionar y chupar de estos manejos siempre perjudiciales a los contribuyentes.
Y como hacen buena parte de los oficiales electos de la nación estadounidense, aplican en su beneficio el dogma de laissez-faire, laissez-passer (dejar hacer, dejar pasar) émulo de las sociedades abiertas y democráticas como la norteamericana, aunque muy acorde al mercantilismo barato de pulgueros y kandongas.
Sucede que al estado, tan pequeñito como un condado o ciudad, es moda à la dernière, estandarizarlo acomodado al silabario del atagana, gobernador de los altos principios por los cuales comulgan los “Tres Monos Sabios” asilados en el  templo de Nikko, Japón. Pero lo que sí es incierto, como asegura una reportera local, que si los controladores aéreos se duermen (los cuales no tienen por qué) es debido a no estar sindicalizados, sino simplemente a que el escalón inmediato donde pace el supervisor cayuco, no funciona o también el tipo andaba dormido
Aconteció que todas las trampas que pusieron a los ciudadanos norteamericanos hasta ayer, les estuvieron saliendo bien. Nos referimos al hermetismo indecoroso en el cual, ex professo, se han envuelto desde siempre los dineros engullidos por la avidez insaciable, de los estamentos que componen la “vieja clase” gubernamental de dirigentes y los dirigidos.
Es opinión que los titulados “paquetes de beneficios”, en modo alguno son conquistas de los trabajadores, mejor decir, “empleados públicos”.

Un botín de guerra sui generis
Existen opiniones de entendidos que los consideran lo más parecido: la repartición simple de un botín de guerra, arrancado a los contribuyentes indefensos; manu militari; por los integrantes de una partida irregular al acecho en los caminos, conducentes a la perdición de la vergüenza ciudadana.
La catástrofe nacional actual, provocada por la enorme burocracia ineficiente, inoperante y gastadora; de sueldos descomunales, pensiones múltiples y el resto de los denominados “beneficios”; se traga casi el 90% (considerando el Gobierno Federal en el ámbito nacional es (2011) el 56% de los ingresos aportados por los contribuyentes fuera del juego oficial. De igual modo, y es la esencia de la denuncia, esta calamidad contamina y hace metástasis a pie de condados y municipios y sus instituciones fantasmas colaterales, lastrados todos en sus “partos de los montes” con sus uniones.
Estas capas son a grosso modo, la patronal (funcionarios) y la sindical (los empleados), donde yacen incrustados al estuco, todos y cada uno de sus integrantes. En el peor de los casos, las uniones sindicadas protegen bajo sus alas caldeadas de ventajismos, tanto a funcionarios como a los que debieran ser la  antítesis naturales de estos últimos, los empleados.
Ambos, son cocidos a fuego lento en la misma olla. Sabrán Dios y las 11,000 vírgenes, el sabor del menjurje. Pero si no lo podemos degustar, sí palpamos y conocemos sus resultados ruinosos para la sociedad entera. En nuestro caso, tienen en bancarrota plena a todas las arcas municipales y condales del estado floridense, y por simpatía dinamitera, la nación entera. De ahí, evidente, el terror del dueto (dirigente y dirigidos) y la intolerancia a las privatizaciones.
Y aquí desplegamos el abanico de los agraciados por esa mano divina, que constituyen los empleados gubernamentales. En cada piso del poimandre hermético de cada estado, anidan desde un gobernador hasta el último “limpiapisos” (les intouchables), del último de sus municipios. Nada de qué enojarse, porque en la vida civil el que suscribe, sabe las técnicas de exprimir el trapo y menear la escoba, tan temidos por los falsarios.
El estremecimiento que experimentó nuestra sociedad con la jornada exitosa de la revocación alcaldicia condal, fue desatado por “las viñas de la ira ciudadana” ante el desparpajo en la repartición de sueldos, prebendas, botellas, sinecuras, etc.; en todos los estamentos estructurales del Miami-Dade County (MDC). Ver que los líderes nuevos dicen saber del desenfreno y que barrerán con todo eso.
Estimados conservadores repetitivos desde siempre, arrojan un exceso de plantilla de los jefes alrededor del 46% y subalternos, entre un 18 y 21%. Estos valores encajan al igual en el resto de los estados y de nuestra nación, atribulada por los burócratas y sus amigos lánguidos, los ”tragasellos” y otras yerbas del welfare.
Métrica del poema nominal
¿Para qué, sino para mantener a un buen número morones (Amici degli Amici) escondidos entre los empleados decentes y trabajadores, sirve la nómina de unos 60 Jefes de Departamentos y 30,000 empleados en el MDC?. El ejemplo, es aplicable a cualquier estructura nacional. Tan es así, que de igual modo casi todos los futuros aspirantes nuevos (porque debemos desechar a los viejos burladores de la ciudadanía) a los puestos de alcaldes y comisionados en municipios y condados de toda la nación; plantean en sus plataformas reducciones de nóminas y rebajas de salarios, regalos, premios y prebendas, drásticas pero necesarias.
Y recalcamos los nuevos, porque debemos desechar a los viejos –no por viejos, sino por sinvergonzones en sus alianzas invirtuales con las uniones en la repartición del pastel– quienes nos dejaros un legado horroroso: el poema nominal de nuestra ruina como comunidad.
De ahí, y nos sorprende, que ciertos formadores de opinión de seriedad indudable, al parecer confundidos en mimetismos con lo que no son (sus voceros); quizás informales y así ruego; de los estamentos, nos hacen escuchar plañidos, voces y lamentos herrumbrosos y extrañamente amplificados por estos mismos bardos.
La cosa va con las injustificaciones orquestadas por las cabezas iracundas de los estamentos; que se resisten a modificar o poner en su verdadero lugar (el basurero), prácticas inmorales etiquetadas como lesivas a la sociedad. No son palabras, sino, ver la magnitud del desastre económico en que nos han hundido el eje de funcionarios-uniones.
¿Quién se atrevería en sus cabales de persona decente y decorosa, a justificar que un simple bombero de cualquier parte de los EE.UU se ufane de ganar $300 o $450,000 anuales, y lo mejor: haciendo qué?. Es indudable que algo muy preocupante ha entrelazado las ententes gobierno-sindicato en todo el país. ¿Resultado del cohecho? Inquirimos alarmados, porque que se trata de los dineros del pueblo. El nuestro.
El conjunto involucra sectores y actividades diversas de cabilderos de la gran masa, ya acanallada por esos mismos funcionarios y vectores sindicales; a quienes los buenos tiempos del regodeo y la gozadera con los dineros de los contribuyentes, les ha convertido en “demagogos perfectos”, reyectados por la opinión pública.
Saber que el “unionismo” (una especie viva de “unicornios azules” copycats del barrio habanero de Los Pocitos, pero sin guitarras cantautoras encenagadas en la biblia zurda) es una de tales actividades marginales al igual que improductivas –al parecer, esta se auto mantiene el estatus con dinero ajeno–; constituyen el trajín sindical típico, cuyos resultados han devenido en la indignación ciudadana a escala nacional. Ningún estado o sitio, ha escapado de esta práctica cripto proletaria nociva.
Cantos fúnebres de las ocas imperiales
Una que otra voz matutina o vespertina, quizás muto propio annon o, han elevado sus cantos funerales en defensa del sacrosanto derecho de los empleados y patronos a pagar una coima a las uniones que les representan, independientes o consolidadas. Pero claro que tienen razón, no hay por qué regañarlos, sólo recordarles que lo hacen a medias. Es que a tales adalides defensores del agua tibia, hay que enseñarles que no se pugna por un derecho que de hecho, existe por acuerdo entre las partes, aunque en contra del pueblo.
Es como lanzar exorcismos banales contra los demonios inexistentes que nos impiden respirar el aire marino de Miami Beach. Los sindicatos, uniones, clubs, gremios y asociaciones deben ser los lobbists de sus afiliados y no simples cajeros de los zánganos que cabildean en los lobbies gubernamentales. He ahí la queja, sobre los dineros supuestamente desvanecidos que las voces, al parecer no entienden, pero que al final se traducen en impuestos al contribuyente.
Cada individuo está en pleno derecho de decidir a ”quién” o a “cuálapôtre –¡por Dios, entenderlo en el sentido de “apóstol” y no de “souteneur”, porque son hechos involuntarios debidos a las trampas de las “homofonías antinómicas”, increíbles, existentes en la “perífrasis sinonímicas” de la lengua francesa!– hace la infeliz entrega mansa y perruna, de sus óbolos.
En el trasfondo –se cuenta bajo cuerdas–, que en todas partes las uniones les dicen a los afiliados de marras que ellos (quizás sucedió en Yukon), son intocables. Da igual si el acto ampara por igual a los buenos trabajadores como a los ineficientes, impuntuales, botelleros, vagos, ausentistas, amiguitas de alguien o morones del que “me duele aquí Macorina”.
Se asegura que nadie los toca, ni puede, como a los pariahs, vacas o monos sagrados, indúes. Sucede que estos líderes sacrificados, a su vez mantenidos por los empleados que les agradecen su protección, siempre cuentan con ecos cebados para descarrilar a la opinión pública y dejarla en dubitaciones asoladoras.
Es que no acaban de entender las liaisons existentes entre todos y cada uno de pejes (equivocadamente les dicen “líderes”) que detentan el poder en cada lugar. Se trata de las antiquísimas canastas intercambiadas a plena luz del día en las callejuelas de la Casbah condal, tal si fueran las de Atenas, las de los favores mutuos, grandes y chiquitos.
¿Dónde se escondieron estos líderes en ocasión del revocatorio?. Todos, sino casi todos partout, dan la impresión de estar interconectados a una misma tripa que les ensarta por el ombligo. En verdad es fea la imagen que ofrecen de nuestra hermosa sociedad norteamericana.
Para nosotros dolientes, se evidencia que la función de los sindicatos está desvirtuada, adulterada, corrompida y devastada por el oportunismo, la glotonería y la irresponsabilidad tanto de los sacrificados (líderes) como de los victimados (afiliados).
Todos piensan en cómo y cuánto acumular en las pensiones del gobierno para el retiro dorado. Que en el relajo se ha tornado el “la” por “las” pensiones. Resulta imagen vergonzosa que estos cabritos blancos al degüello en el ara del dueto funcionarios-empleados gubernamentales, cada uno a su manera, “le aguanta la pata a la vaca”.
Sindicatos de tonos amarillentos
Ahora las uniones andan en temores de la aversión exacerbada de la ciudadanía harta, que va despertando por la generosa acción de líderes del calibre del Sr. Norman Braman, y no de ninguno de los otros “líderes vaporosos”, esas postales que se escondieron a la “hora de los mameyes” y que hoy andan afilándose dientes y uñas, intentando volvernos al desparpajo que ellos crearon.
A todas esas cosas feas de la segunda personalidad u “otro yo” del individuo maligno –apuntado por Stevenson en su “The strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde“– le dicen, alter ego amarillento, al que designo como los yerbajos que comen los “Chivos de la Quirino”.
Y le nombro “Sr. Norman Braman” y no “ricachón”, “millonario”, “bimillonario”, “multimillonario” o cualesquiera de esas sandeces envidiosas que les endilgan los energúmenos de la prensa radial, TV o escrita, sencillamente: porque me da la real gana y el respeto que tengo por la que presumo magnitud de sus “joyas familiares”.
El color amarillo canario era el preferido por Henry M. Flagler para pintar sus hoteles, diseminados por toda la costa este de los Estados Unidos. Sin embargo, el “amarillismo sindical” no es nada parecido a la euritmia estética de los arquitectos e ingenieros de aquel barón de los rieles. Si no, al emético o su consecuencia, la regurgitación de los búhos.
Luego, no sucede ni es lo usual en cada sociedad emética, ante la decencia y la ética; que les espantan como la ristra de ajos o el crucifijo de plata, a los vampiros extra humanos.
Un recuento a escala nacional de la obra de estos artefactos sociales (las uniones), nos mostraría la desolación (casi el 83%) que lograron en nuestras áreas industriales y de los servicios (ejemplos simples: el desmonte de las industrias y fábricas en Detroit y Hialeah o el desguace de la Eastern en Miami), dejando cientos de miles, quizás millones, de desempleados.
El modus fasciendi de protección sindical es inmoral e inético, atenta contra los altos principios; y en nada se diferencia de las mobs de antaño, salvo las vendettas cruentas, decretando como válida la conexión coima-protección. ¿O no es visto así por el ciudadano común?. Luego, ¿a qué vienen esos ditirambos acerca de las cuotas sindicales, sabidas mal cobradas y peor empleadas, al parecer, en cabildeos fantasmas?
En la realidad contemporánea, agregan los eruditos y salvo excepciones; las uniones de empleados y funcionarios gubernamentales, han demostrado de manera magistral el dominio de dos triquiñuelas de uso corriente:
Acomodarse a los intereses de la administración de turno y subsistir en una especie de nirvana romano, acechando arrancar cada año dádivas a la administración (también corrupta en algunos casos) y que en primer lugar; van contantes y sonantes a los bolsillos de ellos mismos (los peticionarios de nuevas gabelas a los contribuyentes) en forma de sueldos, seguros, viáticos, horas extras, retiros, etc. Los distróficos mentales, que además son cínicos, tratan de seducir a los contribuyentes y les pasan el bodrio como “beneficios inocentes”.
A cambio, utilizando el sudoku de los “Tres Monos Sabios”, todos se hacen de la vista gorda ante la repartición del presupuesto oficial en cualquier instancia (después de asegurarse su mordida alícuota) por parte de la administración, gravámenes por nuevos impuestos, aumentos de cuotas por servicios y obligaciones a la población ya esquilmada, etc. En esencia, no se puede probar la malversación, cohecho, soborno o el robo.
Un parche ineludible que da ronchas
La consecuencia de este modus operandi desfachatado, nos muestra un caso típico, no singular, tal es el escándalo general desatado en el Condado de Miami Dade y ciertas de sus ciudades de relevancia nacional como Miami, que culminó con el arrebato revocatorio impuesto por el voto ciudadano, al alcalde del condado y parte de sus colegas beneficiados.
Un caso contrario, excepcional al parecer, de poner el parche antes de que salga el grano; pudo verse en Hialeah, donde el alcalde Julio Robaina dijo haberse enfrentado y contenido a las uniones, poniéndolas en su lugar. Osadía (que nadie desmintió), que al parecer no tuvieron ninguno de los “comecandelas” anteriores, ni hay trazas de que se atreverán los posteriores, ya cocinados en el mismo caldo. Desconocemos otros aspectos de la  trayectoría política o imagen moral de Robaina.
Otra de la variante de los sindicatos amarillos es aquella que se manifiesta en los países sometidos a gobiernos autoritarios, dictaduras, castas fundamentalistas y otras abyecciones políticas y religiosas (el Eje Apocalypto); donde las uniones no son libres y autónomas y sí, impuestas de dedo por la alta instancia de la pandilla depredadora nacional encaramada en la cúpula, sus caudillos, líderes, iluminados o como quiera llamárseles.
Los totalitarismos y sus instituciones, todos, operan de esta forma indecorosa, y lo mejor del cuento: no se esconden y además; desafiantes; cuentan con decenas de ecos apologistas y ocas nacionales y extranjeras (algunos pagos y el resto fellow travellers), a tiempo completo.
Volviendo al patio con el tema plañidero de lamentos, llantos y gemidos de algunos comunicadores; por las ententes de nuestras virtuosas uniones de empleados y funcionarios; es penoso el bramido de los ciudadanos inermes que ya hablan de “mafias locales oficiales a nivel nacional, que impunes se pasean uniformadas, armadas y con licencia para matar”. No sorprende que al final del día aciago, los ciudadanos les pregunten a los políticos electos, funcionarios y empleados malos; ya rabiosos y soltando espumarajos por sus bocas retorcidas y desdentadas:
 
¿Y no les da vergüenza esquilmar así también, de forma tan grosera, a sus familiares, amigos y vecinos?

—¡Claro que no! —gritan todos ellos, culpables, con voz estentórea.

O, como dijo el Hon. Thurgood Marshall, magistrado de la Corte Suprema de los Estados Unidos (1967-1991), parodiando a su manera al poeta norteamericano Lagston Hughes (1902-1967) ¹ :  “…quizás cuando América vuelva a ser la América que todavía no ha sido ²“.
Claro que la mayoría abrumadora de los ciudadanos iracundos no pensamos así y nos permitimos difanizar el aspecto histórico de aquel poema, porque decimos en Cuba: “de chiquito, no vale”. Y porque América no ha dejado de ser lo que siempre ha sido. Lo que no debemos permitir es dejarla inerme en medio de un nido de  “hormigas tambochas”.
Fin de la saga.
© Lionel Lejardi. Abril, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(1)  Lagston Hughes fue un poeta (además de político y activista de  izquierda) que perteneció al grupo de escritores norteamericano talentosos, post a la que Gertrude Stein denoninó, cuando dijo a Hemingway: “«You’re all a Lost Generation» (Ustedes son una generación perdida), frase que el escritor popularizó más tarde. “La generación perdida” (brotada entre 1919-1930), fue conformada por Fitzgerald, Dos Passos, Hemingway, Faulkner y Steinbeck  cuyas obras se manifestaron durante “La Gran Depresión” y quedaron enmarcados dentro de esa otra etapa señalada como «Época airada», uno de cuyos clásicos fue “Las viñas de la ira” de Steinbeck . Lagston Hughes, encontró en el Comunismo (como miembro de PCUSA); un escape como fellow travellers del “Comintern“, de la segregación racial en EE.UU.
(2)  “Let América Be América Again,” full test on Poets.org  (pueden ver el texto completo del poema “Déjen a América ser otra vez, América”, en el link Poets.org 

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
2879