Archive for 22 marzo 2011

Deontología del Condado de Miami-Dade, cumbre demagógica del desparpajo político


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba
Deontología del Condado de Miami-Dade, cumbre demagógica del desparpajo político
Principios éticos fundamentales de la indignación ciudadana
 
I. Un “Yo acuso” virtual de los ciudadanos, a los líderes, funcionarios y políticos

Deontología aplicada a los ímprobos
La Deontología, parece ser una mala palabra en el vademécum de buena parte de los líderes, funcionarios y políticos, pululantes en el cardumen de la notoriedad pública condal. Se trata de los anidados en el Miami-Dade County (MDC), idénticos en genio y figura a los que florecen de modo igual a nivel estatal y nacional. Para una muestra del aquelarre en el terreno ético-político en el ámbito nacional, ver el botón que nos ofreció la modesta ciudad de “Bell” enterrada en el condado de Los Ángeles; la cual nos sacudió una mañana en los cintillos del periódico local, “el Nuevo Herald“, conque la corrupción implantada en el gobierno de esa minúscula ciudad a manos de su alcalde y comisionados –una banda perfecta de depredadores–, era tan grande como la extensión territorial de su propio condado. Una tragedia americana muy reconfortante por lo aleccionadora y no es para menos, luego aquí en la costa Este y a causa del susto revocatorio del alcalde de Miami-Dade, hay que entender que el modus permaneo (modo de supervivencia) de los comisionados encerrados en un cónclave cardenalicio (quizás papal) tan inacabable, histórico así como ineficaz; no es más que  un gesto de auto defensa y protección, exactamente igual al que hacen los puerco espines y erizos, pulpos, calamares y hasta las mosquitas (que se hacen las muertas) cuando se sienten amenazados.
De ahí que los aspectos que trata la Deontología se imbrican en vínculos indisolubles con la Ética, Lógica, Moral y Cívica, siendo per se una ciencia preventiva solidificadora del carácter y buenas costumbres de los ciudadanos. Dicha Ciencia es muy conocida y aplicada desde antaño en las escuelas filosóficas de la antigüedad, aunque relativamente nueva en su ordenamiento estructural, gracias –entre otros– a un cierto número de humanistas interesados en el Hombre y su Hábitat, quizás las dos “h” más relevantes del quehacer humano. Jeremy Bentham¹ la definió (1889) en su “Deontology or the Science of Morality“, y para mayor comodidad de la disertación, como la Ciencia de la Moralidad.
Podemos observar que manejamos palabras de alto calibre. Luego, esta Ciencia de la Moralidad quizás le sirva e indique a algunos de los kadersdeontólogos” (me atrevo con el nominativo) de las Escuelas donde se imparten las disciplinas de Humanidades; hagan cátedras acerca de los Altos Principios, los mismos del veterano Plinio “El Viejo” –donde se abordan los concepto de la Moral, Cívica, Lógica y Ética ciudadanas–, destacando la urgencia de estructurar cursos para meter de cabeza en los mismos a estos funcionarios, políticos y líderes locales a los que beneficiamos con la duda de  “desorientados”.
Una porción significativa de éstos, también otros, desde hace decenios (sin importar que cambie la fisonomía de sus rostros y la circunferencia de sus panzas); acusa fuertes síntomas de incapacidad –aunque con una buena dosis del término que por delicadeza, compromisos, falta de pantalones o amor propio; es el que algunos flojos de piernas no se atreven a repetir: la inverecundia– para contar siquiera con los dedos de la mano, qué son y cuáles los Altos Principios por cuyos rieles corren la honestidad, veracidad y virtud.
Si atendemos al escándalo provocado por la cumbre demagógica del desparpajo político, que viene estallando con tiempo retardado en el condado de Miami-Dade, es dolorosa y concluyente la falta de personas honradas, al menos en espíritu, quizás únicamente localizables con la linterna de Diógenes. Ver que es desalentador el futuro, si atendemos a las propuestas recientes esbozadas por los comisionados sobrevivientes del mazazo enviado a los políticos por los electores el martes 15 de marzo, 2011. De modo igual, la concepción alebrestada de algunos de éstos comisionados –al parecer, que de manera mayoritaria continúan  aferrados al status quo del ex alcalde Carlos Álvarez–, quienes escaparon de la escoba antiséptica y que, sin ningún recato, envían señales indudables de continuar apoyando la estructura, mañas y metodología al ancien régime. La confusión de la Comisión es tal, que uno de ellos (del grupo minorista, que ganó tanto prestigio), resultó “brillante” al manifestar en su parte de guerra:
La revocación —rectificando así la mente e intención de los votantes y más o menos en esta frase reconstruída—, era sólo para sacar del juego al alcalde y la comisionada, cuestionados. No implicaba el deseo (del pueblo) de modificar nada (de los lineamientos, leyes funcionales y estructura) del gobierno condal.
Parece que a este grupo de sobrevivientes todo le parece bien. Tal apunta a que una mayoría de ellos, pretende inclinarnos a pensar que la única inconformidad rabiosa del pueblo era con la calidad del after shave empleado por el ex alcalde y el aroma del serum anti-rides preferido por la ex comisionada, derrotados ambos por el revocatorio. Por los tanto, se requerirían cambios cosméticos ligeros y nada más. Error craso. De esta forma, ignoraron aquello que los ciudadanos se han desgañitado en demandar por todos los medios.
Claro, sin que el comisionado indicara a cuánto andaba el puntaje del medidor del sentido común de la Comisión, de la cual le colgaron la misión de vocero. Porque tal parece que estos náufragos han decidido distanciarse del pueblo vozalón y con ello, de sus propias aspiraciones políticas condales para el 2012. Resulta evidente que la mayoría de ellos, anda en ascuas con las propuestas de Norman Braman, un derecho bien ganado, al cual estos alucinados no atinan más que a castigarlo y exorcizarlo por el pecado terrible de “ser un bimillonario con vergüenza, el cual ha puesto fuerte dinero de su pecúlio personal, al servicio de la comunidad que ama“. Es la sintomatología alucinante de una mezcla adictiva de celo, envidia y poco sentido común; tan ridícula como el manejar en reverse de noche utilizando las luces de parqueo, montado en un “Corvette”  que se desplaza a 100 millas/hora en un autobahn (¿entenderán mejor, que es un “expressway“?) ante la pobre dioptría de sus detractores,.
Bien seria ocuparse del descrédito que para el MDC, lo apuntan los votantes, representan aquellos comisionados de los mismos barrios de siempre, que la fiscalía investiga una y otra vez. Sencillamente continúan riéndose de la ciudadanía, al tratar de mantener la estructura que culminó en el desastre del ancien régime, al burlar los límites y número de los períodos electivos reversibles, la reducción de comisionados a 9, los sueldos elevados que pretenden fijarse (porque nadie les creerá lo de “no trabajar por cuenta propia”) y el relajo presumible del cabildeo a los 2 años, cuya punta del iceberg parecen estar fabricando con estas propuestas intragables. Una burla nueva al demoledor recado enviado por el pueblo.
Hacia la moral sin dogmas (Ingenieros)
Tal título es el menos entendible por los residuos del ancien régimen condal. Son fichas resbalosas en manos de los ineptos quienes, además, continúan en el error de considerar a los ciudadanos, soplavuvuselas y arrolladores de comparsas chambeloneras,  al estilo de las bandas y turbas castristas; las cuales les sirven igual para un zurcido (las excecrables turbas que atormentan a las Damas de Blanco) que para un bordado (las bandas comunistas de la policía política convocadas a los “mítines de repudio”) en contra de los opositores activos o ciudadanos disconformes que escapan al extranjero.
Porque ha veces la ceguera que produce la arrogancia y la omnisciencia, nos inclina a perder el camino correcto para que nos respeten. Ya pasaron las épocas de los probos, quienes preferían que los recordaran con amor y respeto por su dignidad; y no las de estos iluminados de ahora, interesados únicamente en el cash. Y los muy pícaros, en mala ley, no parecen estar tan errados porque la civilización y la pérdida de los valores espirituales y morales, el deterioro de las familias y con ello de la sociedad en su conjunto; implican forrarse de dinero, mucho dinero y cuanto más, mejor, porque es el símbolo del éxito.
Y no está mal que lo sea —reflexionaría un practicista empedernido.
Claro, pero nos interesan estos extraviados mencionados al principio, porque la ignorancia pudiera provenirles de “papi” y “mami”; independientemente de que nuestros nietos (los índigos) ya están al tanto de qué se tratan esos principios (repasar la asignatura de “Cívica” impartida en nuestras magníficas escuelas primarias) ², pero esta “gente grande” da la impresión de haberse criado en orfanatos públicos. Y la cosa va también con los avetontas de las sandalias y los “rabo’e’mula” tan prolíferos en las universidades de todo el país; porque no parecen entender que las escuelas de Humanidades fueron diseñadas desde tiempo inmemoriales para trabajar en el mejoramiento del hombre, la sociedad y el hábitat común. Exactamente como intentan hacer los humanistas, sociólogos, psicólogos, psiquiatras y otros magos de la mente humana, sustituyendo a los brujos, chamanes, babalaows, psíquicos y adivinadores.
La antítesis del buen andar, percibe que la impresión generalizada entre las personas inteligentes de Miami-Dade; al parecer; es que la mayoría de los líderes, políticos y funcionarios se convirtieron en lo contrario al espíritu humanista de  Ján Amos Komenský, o sea, una banda radial ancha y ruidosa de sociópatas compulsivos-obsesivos; los cuales han reorientado sus “eticidades” contrahechas, hacia una moral dogmática (contraria también a la de José Ingenieros), pero fructífera a sus intereses de Pokemones. Tales son esos símiles presuntuosos, que en el buen decir de los creadores japoneses de estos seres fantásticos que deleitan a nuestros niños, es la contracción del apelativo singularizado de “pequeños monstruos de bolsillo(wik). Sucede que la ciudadanía actual no es nada de eso, si no que ha roto el estorbo de su crisálida de ignorancia en que la habían sumido y reclama de sus líderes la transparencia más absoluta.
Porque al final, estas escuadras hermosamente pertrechadas con el pensamiento de los filósofos romanos, helénicos, alejandrinos, chinos, japoneses, griegos y hasta los de la Madre de los Tomates; han resultado grandes conversadores con ellos mismos y al otro final, especializan sus doctorados para disertar en las peceras a los delfines; unos oyentes que siempre les asienten y no en las oficinas públicas donde pacen los ímprobos, que tanto los necesitan, pero que les pueden lanzar dentelladas.
Claro que es mejor deflorar margaritas en un jardín, a la vera de un olmo. Sucede que nunca he visto uno de estos árboles recurridos.
Luego es decepcionante saber que los grandes ausentes en esta trifulca, que hoy sufrimos y atravesamos en el condado, como tantos otros supuestos líderes comunales, son los proto filósofos armados en nuestros centros docentes de altos estudios del pensamiento los cuales a pesar del esfuerzo de sus profesores nos cuestan un dineral baldío, puesto que nadie les escucha, ni ellos parecen interesados en que los oigan. Es desaliento puro, juraría, no falta de profesionalismo.
“Homo Homini Lupus”
No se percatan que a los líderes políticos y funcionarios que nos gastamos por acá, en Miami-Dade; alguien debe enseñarles al menos los rudimentos de Moral y Cívica, para que abandonen esa práctica nefasta de pensar únicamente en su futuro económico para cuando les llegue la vejez inexorable. Porque ese modo de comportase conduce a suponerse, de hecho, integrantes de una mafia que se auto protege, se encubre y conspira bajo el peor estilo paternalista, tal si fueran verdaderos cárteles de una burocracia profesional y egoísta. En términos llanos: “Homo Homini Lupus” ³ (El hombre es lobo del hombre)
Es entender que el punto crítico de ebullición de la indignación ciudadana alcanzó su valor más alto, por la indolencia, soberbia, arrogancia, autosuficiencia y desprecio de los políticos elegidos por el pueblo, precisamente para que lo defendieran de los excesos del gobierno. Y no importa si tomamos por ejemplo los del condado de Wuakarabomba o el de Miami-Dade.
Todo aplica igual, porque de manera increíble se han volcado contra sus propios electores, aupando o haciéndose de la vista gorda frente a esos mismos excesos gubernamentales, imaginando que los electores le deben el favor de verlos sentados en sus curules. Es comprender que cada una de las comisiones que les antecedieron no dejaron de añadir “su granito de arena intencional” letífero, para estafar la credibilidad del pueblo hasta el punto actual.
Ver cómo durante ese proceso de decenios en que todos, han obrado impunemente, sin fiscalización, desinterés o abulia; también la del propio pueblo responsable; se ha arribado al punto deleznable de un conjunto de prebendas, privilegios, regalías, fueros, estafas y el resto de las inverecundias monstruosas como la del denominada “paquete de beneficios”, que han colgado sobre las espaldas de los atribulados ciudadanos. Salido a flote gracias a las picardías de un funcionario (Ironman) que casi en tres decenios no se ha enfermado ni tomado vacaciones. Y todavía la dichosa Comisión ni ve ni oye los clamores de los electores y opta por, como el chivo de La Quirino, en “vender el sofá”
Y la gente de a pie se pregunta si este conjunto de bellaquerías consuetudinarias, no les hace sentir ni un ápice de vergüenza a los líderes comunitarios. Tanto no, que ellos, los electores, se dan por respuesta:
Claro que no.
Nadie se sorprendería si esto sucediera en medio de un totalitarismo, como son las “Animal Farms” orwellianas fascistoides, los seudo países titulados “comunistas” o esas tiroides calcinadas con yodo radioactivo populista del Eje Apocalypto (ALBA), donde ni la ley ni los principios, existen.
Es ostensible que nuestros líderes, incluyendo los que se esconden en tiempos de tormentas –aunque siempre prestos para las poses de arlequines en las páginas sociales–; desconocen y ni tienen vocación por actualizarse, acerca de qué tratan los principios éticos, que deben prevalecer en nuestra sociedad, digamos la miamense. Recordar que a nadie se le regaña por hacer dinero, puesto que es una práctica honorable y sana, además de utilidad principal: beneficia a todos, tanto a los generadores de dinero como a los gastadores. Porque en definitiva, no son los políticos, funcionarios o los gritones de la plebe inculta quienes crean fuentes de empleo y dinero, sino los ricos y poderosos capitanes de la economía. Sólo que no bastan las acciones altruistas, si no se monitorea qué se hace con esos recursos.
Caso típico es el voto revocatorio que sacó bochornosamente de su puesto al ex alcalde de Miami-Dade, Carlos Álvarez. Ya la vox pópuli comenta que “se fue el cacique pero quedan los mismos indios tocando los mismos tambores”. Ello es también lamentable (que ahora los comisionados demuestran en sus conciliábulos), y no debiéramos resignarnos a que estos desmanes continúen ad æternum.
Ello nos golpea, considerando que los políticos en todo el país están en Babia, y los nuestros locales dan pruebas fehacientes de estar incapacitados de comprender la magnitud del desastre que nos ahoga en nuestro condado de Miami-Dade, provocado por la vesania irresponsable de los chicos malos, la abulia de sus líderes comunitarios aquellos de las sonrisas Colgate estereotipadas, los votantes que no quieren perderse un partido de béisbol o la serie jabonera de TV y dejan a la burocracia condal anidada en las “Dos Torres” donde habita el mago perverso Sauron (el de turno), Señor de las Tinieblas y allí hacer tranquilamente de las suyas.
Una moral periodística veraz, reverdecida y osada
Valga que nuestro diario “el Nuevo Herald”, nos sorprendió con la reproducción del artículo de fondo en la primera plana, del sábado 18 de marzo del 2011 [“Burgess se va con jugosos pagos”], reportado por dos excelentes columnistas del “Miami Herald”, Martha Brannigan y Mathew Haggman.
Dicen los espectadores del drama condal que este ciudadano, George Burgess, integrante réprobo de nuestra comunidad –decoroso e impoluto según crónicas esculpidas en piedra de su iglesia, sin las dudas atañibles al cosaco del “Don Apacible”–, no le tembló la mano cuando abofeteó a mansalva a sus conciudadanos con las peculiaridades de su “retiro” fabuloso otorgado por los manirrotos de sus propios departamentos, inexplicablemente, después que Burgess renunciara a su cargo, supuesto como en el sector privado, y a todo lo que le cuelga. Ojalá, que Dios se apiade.
El hecho es en sí aterrador, considerando que este caballero adiciona otra cucharada de acíbar; a la pócima con la cual se azota diariamente el rostro, de todos los miamense. Ello aumenta hasta el frenesí, la justa indignación de la ciudadanía. No de extrañar que esta se revuelque, y tomando criterios de personas inteligentes y doctas, terminen por conformar la idea cuya fundamentación aglutina aquello que la opinión pública ya generalizada cataloga de:

Robos en mayor cuantía, encubiertos por leyes particulares de extorsión al ciudadano legisladas y sancionadas; al parecer en secreto y así mantenidas por los oficiales electos sin darlas a conocer como “excesos gubernamentales reprobables”, a sus electores y denunciados de manera publica; como ordena la ley; las cuales de no darse a conocer por los electores todos, “ipso facto” son ilegales y anti constitucionales

Luego, el público entiende que estas gabelas, privilegios, sobre sueldos, gratificaciones, premios y prebendas que los gobiernos locales les imponen obligatoriamente a los ciudadanos, sin conocimiento ni la anuencia de los mismos, son actos ilegales, abusivos y punibles por la ley. Es ahí, donde la mirada vigilantes de los comisionados debe activarse, si por indolencia (irresponsabilidad) de los mismos no ha estado siempre en alerta. En consideración de los hechos perpetrados durante decenios y en consecuencia, los ciudadanos decorosos bajo las anteriores reflexiones estiman que:

Cualquier persona que se acoja a uno o mas retiros onerosos del gobierno bajo estas leyes ilegales y abusivas, es punible del delito de cohecho con premeditación y de conspiración para cometer el crimen, por cada retiro devengado del gobierno; obtenido por estos medios y bajo tales leyes infames que perjudican a los ciudadanos, con los fines dolosos de estafar al erario público

Ya en otras partes del país, va saliendo a flote toda la podredumbre que subyace en la mayoría; si no en todas; las estructuras gubernamentales actuales, como aquellas locales que nos tocan y afectan de cerca. Hablemos de ciudades y condados, donde rigen aquellas leyes y disposiciones vinculadas a las prebendas, sinecuras, sueldos y beneficios de los oficiales, políticos electos y funcionarios de todos los niveles que integran los gobiernos municipales y condales.
El MDC es un ejemplo de abandono intencional y minucioso de la deontología social en su aspecto o versión, siquiera, la más simplificada para el adecentamiento público. Es notorio que esto sucede cada vez que se destapa una olla, caja de Pandora o que; simplemente; a cualquier neófito en asuntos oficiales se le ocurra meter el dedo en el primer hueco condal que encuentre porque de seguro, saldrá un chorro de pus. Tal insanía es achacable por completo a los oficiales electos, tanto como a los funcionarios y empleados, que dan la impresión de que todos concuerdan en las mismas arbitrariedades.
Cualquier contribuyente que se vea obligado a meterse la mano en lo más profundo de su bolsillo, ya exhausto, para mantenerles el fabuloso tren de vida a estos personajes (a los cuales la parte mayoritaria del pueblo –ver el resultado de las urnas– adolorida ya les cataloga de malandrines y zánganos de la colmena), durante y después de abandonar los desastres que dejan a su paso, exclamaría indignado:
—“Es todo un asco”.
Nadadores de distancias largas, son también el resto de las entidades periféricas que componen el andamiaje colateral gubernamental; tales como hospitales, aeropuertos, prisiones, zoo, bibliotecas, parqueos, puerto, etc.; incluyendo esos apéndices glamorosos que integran el conjunto de agencias, ligas, comités, hermandades, Teams, coaliciones, etc., englobadas dentro de las denominadas “agencias voluntarias”, aunque no todas, u otras organizaciones catalogadas “non-profit”, o sea las “sin fines de lucro”.
No escapan al maratón burocrático otras oficinas, organizaciones y comités vinculados a grupos étnicos, inmigrantes, desamparados, ambientales como los protectores de animales, flora y otras fauna y cualquier otro conglomerado que “justifique” ser emplantillado dentro de las nóminas gubernamentales. Recordar que para justificar estas actividades cívicas, no se requieren más que lápices y papeles.
Es decir, cualquier persona o grupo que logre sustentar la necesidad de ayudar, proteger o salvar cualquier cosa animada o inanimada que deambule por nuestros predios o este situado dentro de los límites territoriales de nuestros condados, ciudades o límites marítimos, dispondría de un mentor gubernamental diligente interesado en aprovechar el caso, por lo menos, para colocar en el mismo a un pariente o amigo. En definitiva, como dicta la moral del Tártufo; todo es pagado con el dinero de los contribuyentes con el cual el oficial se hace el “buenazo”, no con el suyo propio.

            II. George Burgess, ¿un arquetipo imitable o un modelo reluctante?
La respuesta, ya forma parte del patrimonio de todos los ciudadanos apresados dentro de los condados diseminados por el ámbito nacional, sujetos e indefensos, a estos entuertos increíbles generados por malos políticos. Porque nuestro Burgess (“El Afortunado”), es un curioso personaje de la fauna burocrática oficialista y pieza clave de todo el menjurje, para su sorpresa, puesto hoy en la picota pública por periodistas experimentados. Éste, ha enviado señales fuertes de ser capaz de convencer a todos sus espectadores y admiradores, actuales y futuros, tal si él y solo él; posee la llave de los truenos y además es apto e idóneo para descifrar al dedillo los códices de los manuscritos encontrados en las tinajas del Mar Muerto o leer de corrido en arameo, hitita, sumerio y hasta el idioma de Prot; el que vino del planeta K-PAX; sin faltas de dicción.
Es el prototipo de funcionario al que sólo es posible observarlo secretamente en detalle, tal se hace con un espécimen séptico de la horda Zerg reducido a la pasividad de su entorno selvático natural, tipo “Rainforest Cafe” a saber, en el modesto lounge que le fungía de oficina en el piso 666 del edificio condal.
Quizás algún orate suponga que este humano ha mantenido muy buenas relaciones con el Altísimo. Ello es así, porque tal nos evidencia él a suponerlo habilitado de algún tipo de magnetismo mesmerizante. Esta seria la facultad única que le permitiría, cuando algún malévolo o enemigo oculto le serrucha las patas del taburete –recordar que sus detractores todos, deben ser unos envidiosos redomados– no caer al suelo; si no (¡prodigios de prodigios!) levitar como Houdini, Copperfield, Ángel o quizás; por el mayor de los portentos, caminar apacible sobre las aguas del Jordan, tanto como hizo nuestro Señor Jesucristo. Resalta que el ex-alcalde Álvarez lo intentó y se hundió enla revocatoria de  las aguas del río Maama.
En el decir del refranero popular del barrio de Pogolotti en La Habana; “el tipo tiene mendó, la facultad de que cuando debe caer hacia abajo, como todo objeto atenido a las leyes de la gravedad, lo hace hacia arriba.”
Luego es difícil considerar a Burgess un humano convencional, si nos atenemos a la descripción cruda de las peripecias del retiro (cuyo guión no es obra suya sino engendro del aparato condal, pero inimaginable en el sector privado), con la cual los columnistas Martha Brannigan y Matthew Haggman –quienes no por casualidad nos demuestran lo que es hacer buen periodismo–; nos azotaron brutalmente el rostro y destruyeron nuestras ilusiones infantiles (crueles que son ambos) de que esas cosas “nunca sucedían en la Yuma”. Veamos entonces los resultados de las prédicas del exégeta Origen Adamantius tan laudatorias del desconcierto ciudadano, por causa de los entuertos de los alcaldes y comisionados.
El artículo en cuestión en español seria (advierto que es una pedantería mía) “Burgess se va con pagos jugosos”, es suficientemente diáfano sobre lo que para cualquier ciudadano decente del cualquier país y durante cualquier época, significaría el summun de la indignación; en su calidad de contribuyente; al ver la forma tan grotesca en que los malos políticos legislan y dilapidan como regalos el erario público, tal si vivieran en Jauja repartiendo las riquezas de “El Dorado” tan ansiado por los conquistadores. ¿No?.
Veamos (textual) la naturaleza del lecho de clavos, estilo fakir, en que los ciudadanos debemos acostarnos día a día tras bregar como unos esclavos miserables, para satisfacer con las limosnas colectadas el status quo de estos funcionarios sacrificados:

1. Un año de su salario base de $326,340.00 (anuales)
2. Cobertura médica para él y su familia hasta que cumpla 65 años.
3. Una compensación diferida ¿…? de $22,000.00 que se pagara en el 2012.
4. Un pago de beneficio ejecutivo por un año ¿…? de $10,000.00, que se pagará ¡en cuotas cada dos semanas durante el año próximo!
5. Un pago de $1,500.00 por suplemento de retiro ¿…? por haber estado en un cargo de alta responsabilidad.
6. Una suma mensual de $3,000 para gastos y $600 para el pago de un auto por un año.
7. Un pago de $8,000.00 para cubrir las pólizas de seguro y discapacidad para el 2012; en el 2011 ya están pagadas.
8. Un pago de unos $79,892.00 por días de enfermedad no usados.
9. Un pago de unos $78,777 por vacaciones o tiempo de descanso no usados.

Es aterrador. Y ¿por qué, si por la renuncia, renuncia a todo? Porque en el sector privado, los mas humildes no tienen nada parecido. De seguro se entenderá que es un emético verdadero en el que nos sumerge el Sr. George Burgess. Sin embargo, sucede que al parecer (se dice) dicho caballero tenía sus propios planes de continuar a posteriori en la noria condal (o la que se le apareciera) con los rumores de que era candidato para la nueva directiva del “Jackson Hospital”, con un modesto sueldo anual rondando $1,000,000.00; institución la cual, por su estado actual y en opinión de los contribuyentes y considerando latigazos restallados por ciertos oidores estatales, aparenta ser otra cueva de malandrines (la cual aceptaría al candidato), quienes en opinión de los conocedores han conducido ese centro hospitalario a una bancarrota infamante. Múltiples preguntas de los contribuyentes (ver rumores de la posible venta del hospital a un privado, al parecer sin licitación pública) cuya opinión les conduce a inquirir sobre las posibilidades de una acción por parte de la fiscalía.
Al parecer, tras el escándalo por el defenestramiento del alcalde Carlos Álvarez, la movida naufragó y sobrevino la renuncia de Burgess al puesto de administrador del condado al cual, todo indica que coadyuvó brillantemente a su “magnífico” funcionamiento actual.

III. Un verdadero emético de estrellas, que hace a todas las personas decentes rogar a gritos por un anti emético
A este emético en particular (dejemos los otros para después), han sido cómplices todos y cada uno de los comisionados del gobierno condal actual, incluyendo todos los anteriores, que tranquilamente armaron el nudo. ¿Razón? Todos sabemos que a las alturas de este juego, cada uno de los cuales  estaba al tanto de la forma escandalosa en que produciría esta vergüenza monetaria del retiro y el resto de los beneficios ilegales. Es que los alcaldes, al parecer, reciben el total de los marcos financieros y los distribuyen (reparten, regalan o premian) de acuerdo a sus ijares. No es relevante que se hayan escondido, ni que estuvieron en labores sociales como jugar béisbol con los niños del barrio del Querequeté, como les es habitual, para argüir desconocimiento del relajo.
Sin embargo, se reitera, que los pedazos de culpas embarran no solamente a los funcionarios actuales; sino a todos y cada uno de los comisionados y alcaldes que les antecedieron; quienes se callaron los chanchullos y contribuyeron a distorsionar y atropellar las leyes (con perdón de la “Défense de l’Espirit des Loix” de Montesquieu) hasta la torcedura actual. Sucede que es ahora por la bancarrota condal, que todo el complot consuetudinario contra los ciudadanos, salió a flote.
¿Y no les da vergüenza?. Claro que no, seguro que NO. La cuestión de los funcionarios era estar calladitos hasta que les tocara el turno para recoger “la jaba de la infamia antipopular”, al retirarse (jugosamente, según nos apuntan los periodistas) a costa de los contribuyentes. Es que ninguno está apto, para lanzar el primer ladrillo de la lapidación moralizante.
Quizás entendamos con mayor claridad las razones de “meter cabeza” por mantenerse en los puestos y tratar de extender los mandatos. Por ello, las nuevas leyes deben aplicarse de manera retroactiva, de manera que estos sacrificados (incluyendo los hipocritones del “non quero, non quero, pero échameilo en el sombreiro”) paguen por sus insanías.
 
                                         IV. Sacarle cuentas a unos cuentos chinos
Existen cartabones con resoluciones tan enloquecidas como indignantes, que deben ser pulverizados cuanto antes. Es ver quién se atreverá a repetirlos en escena, aunque lo intenten hacerlo a escondidos como hasta ahora. Luego, se recomienda un análisis (a grosso modo) o sucinto de los puntos siguientes:
 
(Estos puntos están en construcción y pendientes de la edición dinámica)
  1. Poner en cero y anular desde el tiempo presente y de inmediato, todas y cada una de las disposiciones que permitieron, reglón por renglón, brindarle a los funcionarios retirados el paquete de beneficios iguales o similares al del Sr. George Burgess*, u otros similares, que involucren dinero de los contribuyentes.
  2. Donde competa, los funcionarios deberán acogerse únicamente a los beneficios del Seguro Social, tal vale para el resto de los ciudadanos. Quedan anulados todos los contratos y convenios laborales que utilicen fondos condales, estatales o federales; para otros fines que no sean de beneficio público. En consecuencia ni el condado ni sus ciudades podrán establecer planes de retiros de ningún tipo a empleados particulares, o que sean acordados con las uniones, etc. salvo los que los mismos empleados beneficiarios instauren y paguen íntegramente de sus bolsillos. Los existentes, deben ser anulados y denunciados como ilegales, involucren o no, fondos de los contribuyentes. Las administraciones no podrán manejar oficialmente ni comprometerse en modo alguno en ningún tipo de gerencia o control sobre planes de retiro, ayuda o regalos a los empleados.
  3. Anular cualquier otro beneficio acerca de seguros, regalos, dádivas, beneficios, prebendas, privilegios, estímulos, etc. que involucre dineros de los contribuyentes o por entradas adicionales del condado y sus ciudades, por concepto de impuestos, royalties, multas, indemnizaciones o cualquier otro ingreso de dinero, en cualquier forma, al erario público.
  4. Si el retirado o cesanteado no cumple con el requisito de los 65 años (o el que establezca en el futuro), deberá a su cuenta y riesgo proveerse su sustento, tal hace el resto de los ciudadanos. Ningún recurso monetario del condado será tomado como parte del retiro del Seguro Social.
  5. Si el retirado o cesanteado desea mejores condiciones, debe proveérselo por sí mismo, acumularlo completamente durante su vida laboral, de manera personal sin que se involucre ningún dinero de los contribuyentes u otra fuente del erario público al retiro de una persona privada. Los planes privados de retiro actuales serian entregados a una Unión Común de empleados y trabajadores, u otra que ellos decidan, que se auto sufragaría con el dinero de sus afiliados sin fondos estatales, condales o municipales en forma alguna.
  6. Los únicos aumentos de sueldos provendrán, como el del resto de los ciudadanos, de las asignaciones del Seguro Social valideras por el aumento del costo de la vida. No se pagarán a los empleados públicos asignaciones por antigüedad en los cargos o empleos, ni ninguna otra consideración que implique dineros de los contribuyentes, tal sucede con los beneficiarios del Seguro Social.
  7. Todo cambio en los sueldos, sólo los autorizados oficialmente, deberán ser declarados récords públicos a disposición de cualquier ciudadano.
  8. El condado y sus ciudades harán una racionalización de la fuerza de trabajo actual para reducir el tamaño del gobierno (supuesta hoy en exceso de un 20%), los dirigentes, técnicos, empleados y trabajadores.
  9. Declarar una moratoria de no aumento de las plantillas por los próximos cinco años. Se anularán y disolverán los contratos colectivos de trabajo y las posibles Uniones estarán desvinculadas a cualquier beneficio a los empleados y no podrán emplear recurso materiales del gobierno, espacios, enseres, vehículos, etc. para su operación. Los trabajadores decidirán cómo controlarán y reglamentarán el funcionamiento de sus uniones.
  10. El condado revitalizará el análisis de cada puesto de trabajo y las posibles incidencias de factores externos en la complejidad los mismos, para adecuarlos a los medios y recursos, sin tocar los impuestos.
  11. Todos los sueldos actuales flotarán por un período de seis meses. Los alcaldes, condales y municipales, no podrán equiparar sus sueldos con los del sector privado, a menos que sea en beneficio de los contribuyentes. Su sueldo, será el tope, del reajuste salarial y nunca superior al de un secretario (ministro) del gobierno federal.
  12. Ningún empleado podrá trabajar en el sector público si ha sido retirado del mismo sector. Tampoco ningún retirado proveniente de otro sector público, salvo causas mayores a justificar y aprobar por los comisionados. Nadie podrá trabajar en el sector público si devenga dos o más retiros, en aras de reducir el desempleo.
  13. Ningún empleado podrá cobrar dos o más retiros públicos. Podrá escoger el superior.
  14. Los alcaldes no podrán ser elegidos por más de dos periodos consecutivos y con un periodo de espera de 4 años para otra reelección.
  15. Los comisionados serán elegidos en número de 9 y podrán ejercer por dos periodos consecutivos de 4 años (serán retroactivos desde el tiempo presente) sin reelección, con un periodo de espera de 4 años para una tercera y única reelección.
  16. Los alcaldes y comisionados esperarán durante un periodo de 10 años posteriores a la última elección para ejercer como lobbistas (cabilderos). Nunca podrán simultanear el lobbismo con el cargo público.
  17. Quedan abiertas las posibilidades de nuevas opciones, modificaciones o propuestas, no onerosas para el erario público.

(*)    Es sólo un ejemplo aleatorio y casuístico, sin implicación ni connotación alguna a la persona como tal, y es expuesto por ser el caso más conocido en detalle, récord público, por la ciudadanía)

 V. Expresiones apósitas de algunos conductores ingenuos de la Radio y la TV, y sus invitados, no tan ingenuos

Resulta curioso que algunos comentaristas radiales, de indudable ingenuidad; conductores o productores de ciertos talk shows matutinos y vespertinos relevantes, sin sospechas ni mayores miramientos, dan voz especial a “analistas expertos” (AE) perfectamente contaminados o coautores de los desastres condales o municipales.
Sucede estos AE, quienes por lo general son los mismos vectores causantes de los descalabros municipales y condales; en lugar de diafanizar los temas; se aprovechan de los micrófonos que tan dadivosamente les ofrecen; para que expongan sus agendas particulares, tan inéticas como inmorales, en favor de los intereses mezquinos de quienes representan o como justificaciones de sus errores propios, de los cuales ninguno de estos ex –ni los actuales ni los anteriores– haya pedido disculpas a la ciudadanía, ni mostrarse arrepentidos.
Sólo observar (oír) el tono cínico con el cual tratan de desvirtuar a un ciudadano ejemplar como el Sr. Braman, el cual tiene debajo de la uña del dedo meñique, más decoro que estos falsarios y demagogos, en el volumen total de sus mundillos oscuros.
Aquí nos encontramos con “ex” de todos los tipos y cualidades, incluyendo aquellos que no son de ninguna de las dos categoría. Simples muñecos de cuerda y de la cuerda floja:

—“El alcalde o funcionario X no es un corrupto, inmoral, ladrón, nepotista, falsario, venal, concupiscente, sobornable, raquetero, etc., etc., etc. En esencia, se trata únicamente de ciertos puntos fallos de ligereza ética que deben ser corregidos. Definitivamente, no es un felón, sino una persona decente.”
—“Es excesivo limitar los periodos de los comisionados a dos. Sino que se trata de enraizar con los años ¿…? una nueva cultura”
—“Es ilegal aplicar la ley de limitar los periodos electivos considerando los ya pasados. No todos son culpables de la metodología empleada para los beneficios del retiro”
—“Las prebendas ni son excesivas ni ilegales, y los alcaldes y comisionados son inocentes de su implementación.”
—“Aunque las uniones parezcan ser las causantes de que las industrias de la Florida y el resto de las norteamericanas se hayan escapado otros países, es exagerado culparlas del descalabro del condado. Son necesarias para salvaguardar los “logros” de los empleados estatales”
—“No existen paridades entre un empleado público y uno privado. Son burócratas diferentes. Si en los privados no existen esos privilegios la culpa es de ellos, no de los públicos”
Etc., etc., etc.
Hay que tener gandinga extragaláctica y similicuprítica, para tales divagaciones esotéricas.

                                                          VI. La suma de todos los eméticos
—Y sigue el emético. Porque no es necesaria una “duda razonable” para desechar la sarta de prebendas y privilegios que obligadamente les paga el contribuyente. Toda esta basura, debe ser barrida de una y por todas.
—Y sigue el emético. Porque la postal de esta corrupción total “dentro de la ley” es inmoral y abusiva, sin que el ciudadano haya sido tenido en cuenta. Fueron disposiciones adoptadas de manera secreta, sin el voto del contribuyente.
—Y sigue el emético. Porque da la impresión de que el condado, sus ciudades y el país entero, están en manos de unos estereotipos que se sólo fabrican serie en las “Animal Farms”, con la complicidad de las Uniones que se benefician de igual modo. Sitios especiales donde ya conocemos que por obra y gracia del totalitarismo marxista, “todos los animales de la granja son iguales (nosotros los más) aunque algunos de ellos, son más iguales que otros (ellos, los menos).”
—Y sigue el emético. Si todos estos privilegios y prebendas ilegales no son anulados en su totalidad y se obliga a que los empleados públicos se rijan por las leyes que se aplican a los retirados del Seguro Social, sin otra variante, seguirá el desastre..
—Y sigue el emético. Si los empleados públicos no son quienes pagan de sus propios bolsillos y sufragan esas inmoralidades y se las cargan a los contribuyentes.

Y siguen los eméticos hasta el infinito, donde todas las inverecundias se unen en santa paz. Quizás la cólera divina se apiade de nosotros y nos libre de estas siete plagas bíblicas. Quizás no se trataría mas que de comprender, los principios éticos fundamentales de la justa indignación ciudadana por la falta de decoro de sus líderes.

VII. Finalmente, ¿es George Burgess imitable o reluctante?
Visto de una manera cínica: y no, dado que esa leyes y artimañas no las invento él, sino otros pícaros (generalmente los zarrapastrosos o los “muertos de hambre”, porque los ricos no necesitan hacer trampas), en preparación de sus propios retiros futuros. Él, sencillamente se acogió al status quo (se aprovechó) como uno más, del escenario que otros prepararon para sí. Claro, la respuesta real que estimamos decente, nos la enseñaron desde niños. Y ante casos de elección entre opiniones similares, es mejor consultar en el corazón y la conciencia, la hebra de la vergüenza y los altos principios.
Y para los incapaces de advertir la respuesta correcta, que se entretengan con el juego de los idiotas; el cual consiste en determinar si la vasija con agua que tienen enfrente, está medio llena o medio vacía. Es curioso que nunca, nadie, ha podido encontrar una respuesta acertada.
 Aquí, por tratarse de una vasija hueca y vacía –incapaz de contener nada útil a la especie humana, por estar repleta de agujeros ominosos– creo que no hay nada que hacer, ni ahora ni nunca. Quizás será porque sin advertirlo, vivimos en Neverland, el país del “nunca jamas”.
© Lionel Lejardi. Marzo 22, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press
 
(¹) Deontología (del griego δέον “debido” + λόγος “Tratado”; término introducido por Jeremy Bentham en su Deontology or the Science of Morality/Deontología o la ciencia de la moralidad, en 1889) hace referencia a la rama de la ética cuyo objeto de estudio son los fundamentos del deber y las normas morales. Se refiere a un conjunto ordenado de deberes y obligaciones morales que tienen los profesionales de una determinada materia. La deontología es conocida también bajo el nombre de “teoría del deber” y, al lado de la axiología, es una de las dos ramas principales de la ética normativa (wik).(²) La asignatura de “Moral y Cívica”, por ejemplo, era esencial entre otras en el curriculum de la enseñanza primaria en Cuba. Imitando a los totalitarismos comunistas, el gobierno castrista las eliminó “por diversionista, burguesa y por chocar con la amoralidad y anti civismo ideológico inculcado a los niños” además de “proto subversiva”. Igual que la “Lógica”, “Crítica ” y otras disciplinas y libros de Humanística, los cuales junto con sus autores, fueron borrados de todos los niveles universitarios. Del mismo modo se anularon la Historia de la Filosofía y la Historia Universal, por anatemáticas. Toda esa literatura y otras estimadas subversivas (poesía, literarias o pictóricas) fueron incineradas en las calderas de los centrales azucareros. En La Habana el más notable fue el “Central Toledo” (después “Martínes Prieto”).
(³) Hobbes, Thomas “De Cive” (1651) y “Leviathan” .

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
 http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
6744

Anuncios

“Les Misérables”, de Victor-Marie Hugo y los cuervos de Ratten Fänger


“Les Misérables”, de Victor-Marie Hugo y los cuervos de Ratten Fänger ¹
(En una versión libre, más canalla que la impudicia de los defenestrados)
SEGUNDA PARTE
Cossette
Libro Primero: Condado de Ratten Fänger auf Das Land der Vollidioten
 
I. El 15 de marzo de 2011
La noche del 14 al 15 de marzo de 2011, no llovió ni una sola gota. Luego, la caballería ciudadana podría arremeter a todo tren contra los pájaros ennegrecidos, highlighted como dianas a colimar en los comicios de ese día. Y resultó espléndida para el porvenir del condado de Ratten Fänger y el resto del País de los Idiotas. Todo sucedió en orden, cada centro de votación abrió en hora, como una iglesia para recibir a los pecadores. Porque los ciudadanos decepcionados con el sistema, sus líderes apócrifos y también por su propia inacción y pasividad, pareció que habían olvidado la fuerza que podrían ejercer con sus votos. Resultó lamentable que del desprecio olímpico, envidia y soberbia por ineptitudes propias de los supuestos líderes comunitarios (les dicen “postalitas de fashion show“); sólo una cantidad ínfima de líderes dignos entre ellos, el principal promotor de la rebelión ciudadana contra el status quo imperante el Caballero del Rizo Blanco que le dicen  “El Quebrama“; respondieron presentes, situándose al frente de las columnas ciudadanas para guiarlos en el combate. El resto de los capitanes, eran gentes del pueblo humilde.
Y así fue mejor, sin amarres ni compromisos; puesto que después del triunfo electoral de los rebeldes, el cinismo intrínseco de los líderes rezagados y acomodaticios les hizo desvanecerse en disculpas ptiálicas, por lo demás, vergonzosas. Hora a hora, los mejores y más poderosos cuerpos enemigos, uno tras otro, eran barridos por las fuerzas patrióticas en las urnas .
Los buenos, sin embargo, albergaron temores iniciales por la escasa participación de los electores durante las horas tempranas de esa mañana de ese martes, fijado para las elecciones. Porque ellos no contaban con escuadrones de infantería ni artillería de reserva, para enfrentar las huestes bien pertrechadas de los gobernantes retados; quienes controlaban el poder sobre la inmensa mayoría de los burócratas, empleados, sus familiares,  amigos y la pléyade escandalosa de botelleros, chicharrones, canchanchanes y los inevitables jalalevas. Una fuerza descomunal obligada a rendirle a los Morloks de “Las Dos Torres” en el Innenstadt, la cuenta de sus votos Elans, ya de vocación perruna, so pena de ser devorados, inmisericordemente. Pero los buenos, premonitorios, se sabían ungidos con los olivos de la victoria y la espontaneidad de los electores divinos. 
Ya era tiempo que cayeran las escuadras de infanterías y las alas protectoras de las caballerías de aquellos políticos de guardia, mañas y estilos viejos, que gobernaban a sus antojos ignorando el bienestar de los ciudadanos adormilados, confiados en los curules mendaces. Estos de las gavillas, sin control ni supervisión alguna, concertaban negocios onerosos para una comunidad pretendida secuestrada y obligada a sufragarles la vida muelle de por toda la eternidad; se repartían escandalosamente las prebendas y caudales públicos entre sus amigos cercanos y lejanos, además violaban con demagogias las leyes que ellos mismos habían sancionado; supuestas para beneficio del pueblo; mientras hacían silencios y escondederas de top secrets, los inmensos beneficios auto asignados. De esas sinecuras y otras suciedades descubiertas, narraron después las  crónicas minuciosas de la época.
Pero la caída de ese gobierno insensato e inepto, estaba decidida; no sólo por la acción de los escuadrones populares; sino también por las torpezas y abusos aflorados, entronizados por los propios gobernantes y las tácticas infames que utilizaron para dirigir. Casi todo el andamiaje del escamoteo, funcionaba como en los viejos y tortuosos tiempos de la Ley Seca.
Al final, Ratten Fänger no fue una batalla, sino el cambio de un frente local de combate al Universo de la Unión.
Era digno recordar que casi dos siglos antes y después del desastre bonapartista en Waterloo, el rey de Francia Luís XVIII, firmó, autenticó y acató la “ Declaración de los Derechos del Hombre y de los Ciudadanos“, emitido por la Asamblea Nacional Constituyente el 26 de agosto de 1789, en tiempos de la Revolución Francesa. Lo cual nos indicaba que la filosofía política defendida por los jerarcas condales en complicidad y auxilio de todo el stablishement burocrático, no debía ni podía ser modificada, sino, desechada por completo y lanzada al basurero.
Los ciudadanos de Ratten Fänger estaban dispuestos a que en la península, sucediera lo mismo que en la Francia de entonces. ¿Y por que no extender los aires frescos de la Nueva Ilustración, al resto de la nación atenta y azorada con lo que se desarrollaba en Ratten Fänger, catalogada por los escépticos como Das Land der Vollidioten? Y ese día, se disiparon los temores y sucedió lo inevitable para exterminar la flora letal de los funcionarios, ahilados en el punto de mira ciudadano.
 
II. Postal nocturna del campo de batalla tras el combate del 15 de marzo de 2011,  sobre las arenas del Innenstadt (Downtown)
 Aquella noche de marzo había luna llena. La de mayor tamaño en los últimos 18 años, un tercio más brillante de lo habitual y mostrándose a la vista un sexto mayor, por ser casi las vísperas de San Patrick’s Day y además coincidente con el inicio de la primavera. Era una postal de nitidez inigualable después de la batalla, claro, en extremo triste para los funcionarios vencidos juntos a sus huestes desmoralizadas en medio de la mayor desolación, del “sálvese quien pueda”. Eran los mismos altaneros hasta ayer, prepotentes y arrogantes, ahora con los pendones bajos.
Una confrontación incruenta al pie de las urnas, a la vez gloriosa para los ciudadanos; porque la batalla transcurrió sin dudas aunque larga, en la cual se peleó palmo a palmo el camino arduo, hasta conseguir la victoria final; aunque no la completamente definitiva porque restaba bajar de la jaula a los restantes pájaros funcionarios cómplices del ataque al pueblo y sobre todo, modificar y reparar la constitución repleta de agujeros.
La noche, cualquiera, se complace algunas veces en ser testigo de horribles catástrofe para los malos ensoberbecidos, tal aconteció en la gresca condal reciente; cuando los ciudadanos iracundos con los líderes políticos que les desgobernaban, decidieron expulsarlos por cafres y tortuosos. Estaba por verse si éstos personajes serian encausados por corruptos o cohecho, lo cual definiría entre otras, las causales posibles de la ansiedad de los impugnados por conservar los cargos y mantener el top secret de su beneficios y de existir, otras andanzas inconfesables.
Los suspicaces, pensarían que bregaban por ganar tiempo para borrar huellas, quizás de latrocinios y venalidades. ¿Quién lo sabría, si no ellos?. El pueblo demandaba desde antes el investigar sobre los posibles manejos y negocios de los fondos públicos y otras artimañas con lobbyists de consorcios privados.
Después de disparada la última salva victoriosa, la ciudad quedó desierta y en silencio. Miles de los ciudadanos buenos, todavía enfurecidos; curaban sus heridas y laceraciones abiertas desde hacia decenios atrás; cuando nadie les atendía o les contestaban con burlas dubitativas, o alardeando de nuevas bellaquerías, mientras algo de la paz alcanzada ya se esparcía por el condado.
Todos sonreían, pues habían logrado la victoria sobre la facción de grupúsculos políticos aferrados al ancien régime, que ante la opinión pública aparecían como “buenos carcamales” encubiertos; mientras otras facciones espectadoras y oportunistas, no beligerantes, se aprestaban envueltos en afeites y manicuras para reclamar derechos; enfundados en su look de petimetres elegantes; en los talk shows de la radio y TV. Y también en las soirées, donde cantaban victorias como si fueran de ellos los vencedores, en la intimidad de cónclaves reservados a la elíte ausente de la confrontación; que anhelaban como “su parte de destrezas y experiencia al soporte espiritual de la victoria”, en un simple acopio de despojos.
Porque ellos, aludían ser los sabios que estaban en posesión del know-how, para gobernar el condado por el que nunca habían hecho nada destacado, salvo cuidar sus asientos mientras  engrosaban las prebendas y montos de sus retiros jugosos a cargar sobre las espaldas de sus conciudadanos.
Uno de ellos era el activo tejedor de recetas chinas, el catastro futurólogo y ex cacique de la llanura cercana de Haiyakpo Hili; la cual abandonó y entregó a su sucesor envuelta en llamas. Otro de los gurúes era el viejo catastro honorable, maniatado por excelencia al dogma del ancien régime, también ex cacique de complacencias condensadas y disciplente del boquerón de Maama, la ciudad junto a la bahía. Pero el más osado resultó el último cacique de Ratten Fänger, un “babyface” de la última camada desfasada en tiempo y espacio; que le dio por andar siempre en reverse como un colibrí genuino en su Máquina de Tiempo (inexplicablemente consultor en un talk show matutino, como “asesor experto en desastres condales”); quien con torceduras gramaticales insinuaba un desastre para el condado si el voto fuera “SÍ” rotundo, para limpiar la mesa de botonillas, sin haber despertado aún de sus visiones de la Vieja Era, recién parida en la “La nouvelle trova“.
Este último, graciosamente y al parecer y según crónicas de “a confesión de partes, relevo de pruebas”; no dudó en afirmar (dicen que dijo en las medias) motu proprio entre otros desatinos; que dilapidó los fondos de los impuestos recientes destinados para mejoras en el transporte; en asegurar el pago de sueldos suntuosos a sus amigos burócratas y sus huestes funcionarias (sin dar explicaciones a los contribuyentes), a todas luces en silencio cómplice.
Son algunos de los botones de muestras, de quienes constituían un coro mudo de liturgias gregorianas, destacados por no apoyar a los ciudadanos en la batalla concluida, salvo airear sus togas enmohecidas y discursear sonseras a las olas de la bahía. De modo igual al de las asociaciones empresariales, industriales, sociales y benéficas, faranduleras e incluyendo los líderes comunitarios chics, escondidos convenientemente durante la refriega. Ellos, ahora en el interregno,  pronosticaban desastres por la acefalía y preparaban apacibles sus acostumbrados discursos altisonante, que a nadie interesarían. Era la cuestión filosófica del Tártufo, el embeleso en escucharse ellos mismos.
Eran los vampiros y colibríes monstruosos que engendra esa oscuridad que se llama guerra. Y otras sartas de periféricos no oficiales; unos fantasmas que ni van de uniforme ni combaten, falsos enfermos, funcionarios venales, desfalcadores, estafadores, contrabandistas de leyes y prebendas, mendigos morones, granujas de siete puestos condales a la vez, traidores al pueblo y a los altos principios que, en tropeles disonantes les hacían de comparsas. Eran los eternos arrolladores en la comparsa del…¡Aé, aé, aé la chambelona!
Justo a la Medianoche
A las doce de esa noche ya vagaban hombres sin sombras: eran los cuervos que acudía a saquear a los caídos en el combate. De vez en cuando se detenían, revolvían la tierra y luego se esfumaban para caer sobre otra presa inerte. Iban escudriñando raterías en aquella inmensa tumba de Ratten Fänger. De pronto, uno de ellos se detuvo. Debajo de un montón de cadáveres sobresalía una mano semi abierta alumbrada por la luna chismosa. En su mano brillaba una Constitución carcomida y agujereada por los disparos funcionarios. El hombre se inclinó y trato de cogerla, pero la mano se cerró con mayor fuerza. Un hombre honrado hubiera tenido miedo, pero éste se echó a reír. Él, no creía en eso de “una opinión pública hablando con voz única”.
      —¡Caramba! —dijo el cuervo—. ¿Estará vivo este alcalde recontrasuperfuerte?
      —No idiota, no es el chico malo achicharrado por las Dos Torres, ese es de los chicos buenos— rumió otro de los fantasmas cercanos, quien continuó su faena de cortar dedos para sacarles los anillos y sortijas. Pequeñeces de cuervos.
Las guerras ciudadanas pueden tener bellezas tremendas, pero muestran también cosas muy feas. Una de las más sorprendentes es el rápido despojo de los muertos. Son los cuervos, que no se han dignado en la batalla, pero acuden golosos desde las barreras, tras homicidiado el toro, en reclamo por su parte alícuota en el festín; porque ellos los sacaojos experimentados; al igual que los cacos, son depredadores que hurtan al descuido. Pero a estos sepulcros blanqueados, mejor les era pelearse por los despojos, sin los riesgos políticos de la contienda abierta. Ellos, siempre han preferido las sombras.
Entonces, con las primeras albas, un cernido fino, extrañamente blanqueador, bañó el campo de batalla y con ellos limpió los cuerpos desnudos de los caídos. Porque el alba que sigue a una batalla amanece siempre para alumbrar a los que ya, definitivamente; son simples cadáveres de funcionarios secándose a pleno sol, junto a sus cómplices revocados y en lástimas, algún guerrero de los buenos. También saqueados por los pícaros que empujan y no se dan golpes. A la hora vespertina ya todos los ciudadanos habían respondido con un mensaje fuerte e inconfundible. 
      —”¡Consumatum Est!”  —exclamó un oficial clase cuarta tembloroso, superviviente, encaramado y extrañamente en cuclillas sobre un latón de basura; desesperado por la pérdida de su buró y aún más, por la de su bastón de mando y la credit card a costa de los ciudadanos.
 Así terminó la batalla. Y al renacer la esperanza en esa mañana, murciélagos, vampiros, colibríes, cuervos y el resto de las alimañas, se dieron a la desbandada. Desintegrados en polvos de cometas indeseados, por los rayos mágicos de la Fiesta de Luces.
Cossette, esa mañna, yacía alicaída y destilando melancolías sobre la cerca de piedra a la que truncaba un viejo roble. Ella miró sus vestidos desgarrados, con manchas de pólvora negra y cieno de la tierra herida; pero se sintió orgullosa por la multitud de aves funcionarias siniestradas o fallecidas por cometer seppuku y suspiró enervada, envuelta en evocaciones del Señor Magdalena.
© Lionel Lejardi. Mayo, 2010
 lejardil@bellsouth.net
Legacy Press
 
(¹)  Nota a los Hipógeos Alucinados
Cualquier semejanza, semblanza, parecido, evento, fechas, geoposición, nombres, lugar, territorio con personas naturales o jurídicas, entidades, instituciones, situaciones u otra posible conexión de esta narración imaginaria con las mismas, es pura coincidencia en su desastrosa calidad poética. Nada en la misma, es intencional o real sino puramente imaginación del Id o quizás virtual de ciencia-ficción. Ello, dado que es imposible soñar la existencia de tales perversidades, aún en el plano del mundo real de las debilidades humanas. O quizás explicable en la oblicuidad de los mundos multi dimencionales, con la “Teoría de las Cuerdas” y sus 11 planos.
 
(Seras bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad,elpais.com/elasuntocubano/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
2380

En Miami-Dade, ¿hay honestidad al contar los votos?


                                   Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba
“Les Contes d’Hoffmann” (Los cuentos de Hoffmann). Debut: París, febrero 10 de 1881.
Premier Acte                               Primer Acto
Prologue                                        Prólogo
En una taberna estudiantina de Nüremberg

HOFFMANN
(gracieusement)                         
(con sorna)
Et par où votre diablerie         (¿Y por medio de qué brujería
ici, est-elle entrée                         ha entrado aquí
cher oiseau de malheur?           ese pájaro de mal agüero?)

Kermesse de los jabalíes en fiestas, tras el urbanicidio
No se trata de iglesias, sino del vagar patibulario de unos pájaros condales raros, de esos que cuando vuelan ni dejan sombras en los cirros y nimbos vespertinos. Es que no siendo humanos del trade mark corriente, adquiribles en las bolsas de valores a la baja, devienen fábulas trágicas de un Boccaccio revolcado en  su Decameron de tits modernas. Unos tipos plomisos de esos que flotan sobre el downtown en medio de odores tan letales como los que antaño envolvieron a la vieja Florencia. Tiempos en que colibríes de negritud enorme, estáticos como réplicas del tsunami japonés; que sin desplazarse abanicaban el aire –todos temían las glotonerías de los funcionarios de clase cuarta, crueles y de mal agüero como, los cuervos sacaojos en los campos de Waterloo– siempre aplastando verdores contra los ciudadanos inermes, arrastrados por entre las galerías interminables de Tántalo. Enormes eran los cúmulos polvorientos a barrer desde siempre por los Elans contribuyentes, como tributo irrechazable a la avidez de los Morlocks. 
Como doloroso es el ejemplo del urbanicidio que nos arroja al rostro el condado de Ratten Fänger donde, si a cualesquiera de las dependencias insignes Usted la inca con el índice, brota el pus corrupto y sus trampas camufladas. Las mismas que hoy algunos mansos de espíritu –almas  misericordiosas y puras a toda prueba–, les ha dado por llamar o definirlas como “simples faltas de éticas”. Tal si esas bellaquerías fueran de levedad tal como soplarse la nariz en público.
Y eso no es así de gracieusement bajo cualquier lupa peregrina, mientras los jabalíes continúan en fiestas tras el urbanicidio. Porque en nuestra casa del Círculo Tequesta, el balance del alcalde recontrasuperfuerte y el grupo mayoritario de sus ediles recontraobedientes, dan la impresión de haberle “puesto la tapa al pomo” de la indolencia y orgullo despreciativo hacia los contribuyentes. Eso dice la gente que maúlla cantos premonitorios al anochecer, igual que los gatos rocks adoloridos cuando se mecen en sus cunas. 
El concepto, condensa el esplendor unánime de la apreciación ciudadana, indignada, ya harta. Si no lo creen, revuelvan las marmitas de las abuelas, levanten los calderos y miren debajo. Porque ellas por defender a sus nietos, estas damas nobles andan en deambuleos eróticos armadas con rodillos, bajo la estampa sevillana de Rosario la mujer de Popeye, rociando lo mejor de sus indignaciones a los gañanes de marras, o quien se les pare enfrente. Es un aleluya por la democracia en las elecciones.
“¡…Ahí viene el mayoral, sonando el cuero!”
El nuevo gobernador de Florida, Rick Scott –quien no pestañea según sus críticos, tal vez desconocedores de que “quien pestañea pierde”, dicen los cubanos–; marca sus pasos calibrados al compás del son “¡…ahí viene el mayoral, sonando el cuero!” ¹. Quien admite que una administración o dependencia, en medio de este maremágnum de ineptitudes (el todavía alcalde insiste en que “son oficiales expertos”, aunque no aclara si los son descuartizando reses, porque con los dineros públicos son un fracaso) no tiene necesariamente que ser susceptible a que se le incluya de facto en la charca de este obrar abominable, tan repelido como el virus de la “gripe del pollo”, por el hecho de que el resto de la estructura se caiga a pedazos. Porque, dijo un poeta zurdo, “hará falta una carga para barrer con los bribones”².

Crueles que sois —claman plañideros los funcionarios golosos—, por no entender el deleite inigualable que nos embarga. Porque al desobrar en nombre del pueblo (esa especie de “you people”), nos embarga un éxtasis catatónico, un nirvana genuino, al saludar bondades del amanecer con sombreros ajenos.

* Del desconcierto que abruma a los ciudadanos, ante los ofensores que de manera consuetudinaria les hieren con sus flechas; no extrañó que surgieran inquietudes acerca de hasta dónde alcanza la opacidad condal desvarió; dando la imagen penosa de estar articulada, diseñada y dispuesta a esquilmar a los contribuyentes, años tras años, inmisericorde, sin que nada ni nadie los ataje o detenga. Y ya, es hora de enfoguecer las bardas para que no penetren los topos orodadores.
Saber, en justeza, que el chiste actual no es atañible únicamente a esta administración bajo escrutinio. Porque tal incita la lógica y posiblemente cierto, sólo restaría sacar a flote los récords de aquellos inolvidables sueños en una noche de verano; también de éxtasis funcionarios oníricos, sucedidos en las arrebatiñas de los últimos 30 años, por todos y cada uno de los líderes que nos han gobernado junto con sus cuadrillas; tan coloridas y propias de la Fiesta Brava, o mejor, del cantejondo. Cuando, quizás, se despertarían sorpresas y temblores ya sepultados en la tranquilidad cómplice de los sepulcros blanqueados, propios del Laberinto de Pan.
Diógenes, en busca de un líder
En prodigios a cada Diógenes ciudadano, ya iracundos, le resultó infructuoso buscar con su linterna “a pleno sol”²  y también durante la noche de los tiempos; a ver si aparecía alguno de sus cientos de líderes políticos, religiosos, docentes, periodistas, artístas, escolares, deportivos, faranduleros, saltimbanquis, modistillas de boudoir, científicos o literatos. Y también personajes burlescos, calisténicos, similicupríticos, poliformalácticos, soplavuvuselas o quizás, algún que otro modesto encantador de serpientes DUI.
Porque la comunidad está hambrienta de pastores verdaderos, aquellos por los que clama desde lo más profundo del abismo espiritual; a donde estos escamoteadores de lo ajeno, egotistas fariséicos, dibujadores del Superyo que se adulan frente a los espejos de la rabia ciudadana, nunca los auxiliaron. Y es por lo que con la comparsa de esta pleyade de orobios y oromiños vizcaínos, incapaces de arriesgar la blanca palidez de sus pellejos (perdón, quise decir “la tesitura de sus tezes”), los Castro, quizás convenientemente, reinarán un milenio.
Por Dios, aunque fuera uno sólo de los que tan límpidos y planchaditos roban cámaras multitudinarias en nuestras benditas páginas sociales, bajo el manto de sus áureas mediocritas; almas transparentes del Reino Hipócrita, con sus cohortes de aduladores y pokémones índigos.
Y que el Creador, ruego, los mantenga así ungidos con los santos óleos de su gracia divina tan merecida en su otro reino de  “Por Siempre Jamás”. Es que, al final, son humanos y es su derecho. ¿No?. Y porque ellos no son culpables de la nada cotidiana revuelta patas arriba por los políticos y otras medianías como el hijo de “Pepe, el globero“. O porque, al menos fuera de las fanfarrias, nos hubiese deleitado escucharles decir a alguno, aunque fuese siquiera con una voz de contralto buffa o su equivalente sine castrati:

       –¡Aquí presente, mis adorados conciudadanos. Hacedme un hueco, que vamos a empujar juntos!.

Quizás a los aldeanos del cantón de Ratten Fänger en el reino de Oz, frustrados, sólo les restó hurgar constricciones admonitorias en las trampas nemotécnicas del “Libro de Eli“. Porque las caras que nunca existieron ni aparecieron, las ofrecieron los bayardos épicos de las medias, los “sin rostro” –porque para serlo ni habrían tenido que pelear en las Termópilas– pero dotados de una buena lengua sin pelos, de las que ya no se fabrican ni en el viejo templo de Kamá Kurá, en Cipango. Digo, los chicos y chicas de la radio y TV local, abanderados. Felicidades por la bravura de éstos, nuestros mensajeros de la verguenza ciudadana.
Unos cuentos que no son de Hoffmann
Luego, ya se conversaban interrogantes acerca de si el desastre no habría salpicado también al Departamento de Elecciones de Miami-Dade; piedra angular del entuerto a deshacer por un Quijote fantasma; cuando el aria de la “La Barcarola” condal (que no es la prístina de los “Cuentos de Hoffman“) indica que el bajel hace aguas por doquier. Pero ello no ha sucedido así, por suerte, y las elecciones siguen cuidadas con esmero por esa especie de Guardia Suiza papal; como unas damas honestas, con sus vestidos largos y su virginidad intacta; salvándose así uno de los pocos islotes restantes como remansos de la paz ciudadana, que tanto necesitamos. ¿O es que obnubilados los ofensores esperan por un 18 Brumario?. Pero ¿y por qué, si ya tienen el revocatorio con el que los ciudadanos los harán picadillo a la cubana?
En eso estalló el escándalo y un cierto número de ciudadanos dignos, aunó fuerzas y apoyaron a un adalid que se convirtió en líder (al que tantos desaforados envidian y no imitan); el Caballero de Guedejas Blancas y de lanza en ristre –al que yo nombro “Elquebrama“–, todos los cuales decidieron montar justas y lides contra los supuestos adversarios. Buena parte de esos ciudadanos que han seguido la saga del alboroto por la posible corrupción esparcida, se preguntó:

“¿Existe también la posibilidad de que la mano larga de estas fuerzas umbrosas, puedan de alguna forma influir en los resultados de los comicios electorales revocatorios en curso (o futuros de cualquier otro tipo), incoados por el pueblo en contra del alcalde condal y comisionados?”.

No existe la posibilidad, digo. Porque la mano se queda corta si lo intenta, aún en medio de las penumbras. Y como un elector sato y del montón (de a burujón puña’o), tomé la pregunta e indagué en el Departamento de Elecciones de Miami-Dade. Tras una atención esmerada, oficiales especializados (porque como los de Fuenteovejuna, una voz malva habló por todos a la una) y me ofreció detalles pormenorizados de las leyes, procedimientos y protocolos que regulan todo el proceso electoral, del cual yo poseía algunas informaciones extraoficiales. Ambas, coincidieron felices.
También aspectos vinculados a las actividades específicas de los funcionarios que procesan y revisan lo arrojado por las urnas. Se trata de un team de expertos electorales y judiciales acreditados –que por su categoría y responsabilidades acusan una moral a toda prueba–; los cuales son quienes certifican la validez de los resultados electivos, ofrecidos como expresión de la “voluntad pública”. Allí, no hay espacio para quien pretenda moverse por la tangencial. Luego, en respuesta a la pregunta, puedo de manera muy personal; expresar y señalar en síntesis, mis impresiones omniscientes (dirán con razón) de acuerdo al punto de vista siguiente:

Toda la estructura administrativa, procedimientos y protocolos actuales establecidos y vigentes; en aras de lograr la diafanidad de los procesos electorales –gobernados todos por el Departamento de Elecciones de Miami-Dade–; garantizan por la dinámica programada de su diseño intrínseco, la invulnerabilidad del sistema a disturbios de vectores aleatórios. Por lo tanto, no hay razón para albergar temores ante intentos de ingerencia supuesta, sea la misma de carácter endógeno o exógeno, e independientemente de su virtualidad o tangibilidad real

En español simple: no hay posibilidades ni rendijas para las “manos peludas” de las aves funcionarias. Los detalles, están a disposición a cualquier ciudadano en dicho departamento. Con ello, se valida la importancia de los denominados “récords públicos”. Luego, sólo nos resta salir a votar o enviar nuestra boleta ausente. *
© Lionel Lejardi. Marzo, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(1)   Expresión cubana atribuida a los partidarios del presidente cubano Gral. Mario García-Menocal Deop (1913-1921), cuando se referían a la forma peculiar de proyectarse políticamente; este viejo soldado mambí, durante sus campañas electorales.
(2) El verso (acondicionado) fue tomado “prestado” del original que dice: “Hace falta una carga para matar bribones…”. Se trata del poema largo, del escritor y poeta Rubén Martínez Villena titulado: “Mensaje lírico civil” (1923)
(3)   Alain Delon. Su consagración, “Plein soleil” (A pleno sol), 1960. Un film de René Clément.

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
https://liolejardi.wordpress.com/
http://lacomunidad.elpaís.com/elasuntocubano/posts/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
1639