Archive for 26 febrero 2011

Libia: al-Alà los cría y ellos se acoyundan


                                       Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba
Libertad contra miedo
Todo comenzó a raíz del hervidero popular que estalló (arrancando en Túnez), en rebeliones ciudadanas socio-políticas que los pueblos árabes han puesto en marcha a lo largo de la faja norafricana, la media luna del Mar Mediterráneo y cono sur del Medio Oriente. Cada analista político o teológico ha corrido a ofrecer interpretaciones, en ocasiones las más –sin bordear lo filosófico y el temido concepto de libertad–, en lo que cada cual entiende como las raíces y orígenes de las rebeliones.
Todo enfoque, tiende a ser desarrollado a partir de las peculiaridades inherentes a cada sociedad musulmana, considerando la uniformidad lingüística, religiosa y ética. Valdría si en algunos casos, echamos a un lado las diferencias irreconciliables desde el punto de vista teológico, en ese mundo catalogado por los entendidos como “tenebroso”. A estas temperaturas, nadie se atreve a definir qué es una sociedad musulmana, porque el Internet y las redes sociales, les sofocan sus dogmas oscurantistas.
En estas rebeliones, el meollo del asunto trata de otra cosa sorprendente, hasta maravillosa: enarbolar la idea novedosa de la libertad democrática. Maravilla y deberíamos observar con sutileza y atenernos, a que las mismas no son producto de deslindamientos teológicos entre sus sectas, ni a luchas por el poder. Sino, a categorías filosóficas tan simples como permitir que nuestros vecinos empapados (y no es temprano decir) de una moral y ética de civismo ciudadano deliciosamente coincidentes con nuestros valores judeo-cristianos, han despertado a un mundo nuevo. Ello, quizás, sin que sus promotores y actores se hayan dado cuenta. Todo sorprende tanto, como que entre los musulmanes el hablar de libertad, derechos, libre albedrío o renunciar a la miserable ablación del clítoris de las mujeres indefensas, entre otras sinvergüencerías, es como mencionar la soga en casa del ahorcado. Chocando con estos especímenes irredentos de la vieja guardia musulmana, solamente prima una categoría ecléctica: destruirlos. Pero, ahora no es el caso.
Es que el tema y reclamo único hasta ahora visible es la libertad, la cual conlleva un cambio político anterior desechador del viejo dogma y no la elección plena. Luego resulta natural que los ayatollahs (generalizados) chiítas, sunitas o yariyistas; consideren que los hilos de conexión entre ellos distantes desde sus alminares celestes y sus adoradores terrestres, se les diluye de entre los dedos. Todo apunta a que la libertad se impondrá sobre el miedo.
Sin embargo, y a contrapelo de los sentimientos históricos de esa parte de la humanidad que siente o sigue las incidencias del mundo musulmán, vinculado territorialmente a la cuenca mediterránea; le es inquietante no sólo la rebelión popular de los árabes del Magreb contra sus opresores ancestrales; sino, los efectos colaterales en los suministros de petróleo a las economías de los tres mundos registrados.
Por otra parte, inquieta si una situación tan volátil como la libia, a causa de un golpe ciego, pueda afectar en alguna forma el equilibrio entre Israel y sus vecinos que les rodean. Unos conglomerados de gente confusa –en ocasiones condenada a la morosidad y el vagabundeo por el paternalismo irresponsable y cómplice de la ONU– con los cuales esta nación estabilizadora está obligado a lidiar por desgracia divina y en casos extremos, por ser sus antagonistas violentos generadores de un terrorismo antisemita y anti occidental, per se. Tal se manifiesta en las acciones violentas descabelladas y reiterantes de manera cotidiana, sin sentido alguno. Aunque parezca redundante, es vital para la región y la estabilidad mundial que aseguremos por todos los medios una paz absoluta al estado y pueblo de Israel junto con aquella parte sus vecinos pacíficos.
Procacidades y otras auto burlas
No obstante, a nadie extrañan las procacidades pueriles emitidas públicamente y sin el menor escrúpulo, relacionadas con la situación especifica de guerra civil en Libia. Una gresca entre la mayoría del pueblo enfurecido hora a hora, con el cacicazgo opresor del líder al-GaddÂfi y su dictadura ancestral, de un nepotismo mafioso y sanguinario. Un divertimento apoyado de manera abierta por los comunistas (Cuba, Venezuela. Perú, Argentina, Brasil, Ecuador y las otras etcéteras conocidas; por boca de líderes, tan serios y respetados, como el Dr. Fidel Castro, dictador vitalicio de Cuba y varios de sus epónimos de entre sus alumnos dilectos. Uno de los cuales es el acusado de violación e incesto por su víctima filial, Daniel Ortega, quien en unión de sus secuaces aplasta Nicaragua. Mientras que le convoya el no menos estimado por las delicadezas de su carácter, modales y expresiones finas; tan dignas de la corte del Rey Sol o los esplendores de su educación chola, al parecer, igualmente exquisita como la ofrecida por el rector de Oxford (Dominus Illuminatio Mea) a este benefactor absoluto de sí mismo y de su Superego, el impronunciable Hugo R. Chávez Frías.
Las expresiones de estos líderes sin fronteras, sí nos sorprenden en verdad por ser novedosas y repletas de una cordura desacontumbrada; en sus apoyos irestrictos a las acciones criminales de un carnicero, de la calaña del bienhechor providencial auto declarado Lord Protektor ad æternum de Libia, el ya mencionado líder tribal, Mu’ammar Abu Minyar al-GaddÂfi.
Curiosamente y nadie debe llamarse a engaños, es yerro denominar a este peje con el titulo de  “presidente”, porque el cargo lo ostenta su muñeco Mohamed Abu Al-Quasim al-Zwai; dado que este líder tripolitano de su inventada “jamahiriya” socialista –fracasada como el resto del “socialismo”  armado en el mundillo árabe–, no posee cargo oficial alguno al ser considerado junto con su familia prolifera, un señor de horca y cuchillo. Este coro angelical de voces primas, califica como el oro viejo maléfico y de deshonorables verdores, con los cuales valdría aquello de que “al-Alà los cría y ellos se acoyundan”.   
Saber que faltan en este coro zurdo disonante, otros residuos pegados a las paredes interiores del Eje Apocalypto como son: Evo, Correa, Lugo, Cristina y Rousseff y el resto en remojo. Las dos piezas últimas con sus pedegrús respectivos de tirapiedras sesentera la una y ex guerrillera convicta y encarcelada por terrorismo, la otra (wik). Es sabido que este enjambre Korb, como las abejas africanas; integran un retablo zoológico letal de primera línea; donde cada espécimen dispone de su team’s escort cubano. Estos cuadros políticos, son unos ejemplares gimnásticos rutilantes al estilo de los machos cabríos (tipo Alfa), de excitación sólo igualable a la del Hombre de Vitruvio.
Se trata de una especie sui generis de comandos vestidos de etiqueta o de camuflaje, según soplen los vientos desde La Habana. Ellos, están dispuestos por la Dirección de Inteligencia de Cuba (DI) para que no les pierdan ni pie ni pisada a sus pichones de querequetés, les orienten en las labores represivas cotidianas o actúen en vivo, como lo hacen hoy en Libia junto a otros mercenarios africanos. En modo alguno, la adjetivación propende al insulto de los líderes mencionados, por el contrario, disecciona a psicópatas natos perfectamente conocidos por nuestros servicios de seguridad interna.
Los escort destacados en Libia, indicaron fuentes periodísticas fiables; hicieron que el norafricano al-GaddÃfi, aterrado, alquilara mercenarios castristas los cuales son muy baratos en el mercado mundial. Cada soldado cubano del Servicio Militar Obligatorio (SMO), una leva amorosa por tres años, cuesta/le pagan $7.00 pesos cubanos mensuales, unos $0.12 USD al cambio actual, 4 cajetillas de cigarros y dos tabacos, o sea, más baratos que un tubo pequeño de pasta dentífrica de los regalados como muestra por la Colgate. Una movida, para que le ayudaran en la carnicería; tal (recordar las intervenciones castristas en los cinco continentes) es usual en los comunistas cubanos, siempre prestos en la primera fila de los desalmados Además, al-GaddÃfi adquirió una piara extensa de ex-oprichniks de las viejas “Animal Farms” europeas, entonces a cargo de la Asociación Benevolente de la Internacional Comunista del Terror (una filial, en realidad el brazo armado del Comintern). Porque las cajas de mimbre repletas de mercenarios africanos, ya les habían llegado con antelación, aunque (increíble) no son tan baratos por docenas como los cubanos
¿Un Consejo de Inseguridades y Crímenes Impunes (CICI)?
En los pasillos o de la ONU, funcionarios del “corre ve y dile pero no hagamos nada”, por supuesto, nunca dicen que “esta boca es mía”; comenzaron sus saltitos de rana de buró en buró y mostraron sorpresas por la danza del pájaro de fuego; montada alrededor del barril de pólvora destapado por los árabes demócratas, que los hay, indignados con sus opresores. La OTAN y el Consejo de Seguridad de ONU (CSNU), si a estos les restaran vestigios o pizcas de vergüenza; considerando que sin ambages adoptaron como miembro honorable del CSNU al terrorista al-GaddÃfi y al cual amamantaron con sus pechos ya resecos; deben intervenir en Libia por razones humanitarias y deshacer la mafia musulmana opresora de ese pueblo, encabezada por el misericordioso Coronel y su banda familiar. El tirano, junto con su sicario dilecto Abdelbaset Ali Mohmend al-Megrahi, después de ser apresados, deben ser aherrojados, enviados expeditos y entregados al gobierno de los EE.UU.
Ello es porque ambos pejes, en representación de los represores libios, deben cuentas que saldar entre otras muchas, con nuestro gobierno y el resto de la Humanidad. Esta deuda a nuestro país, se relaciona con la bomba plantada por al-Megrahi –un oficial de la Inteligencia libia–; siguiendo órdenes directas de al-GaddÃfi; la cual al ser activada derribó una aeronave norteamericana con 243 pasajeros y 16 tripulantes navegantes a bordo del vuelo PANAM 103, en Diciembre 21, 1988 sobre el pueblo de Lockerbie, Escocia. Con los 11 habitantes del pueblo muertos conjuntamente por la caída del avión siniestrado, los asesinados totalizaron 270 personas inocentes.
Un crimen que Castro, Chávez, Ortega, Correa, Evo, Lugo y otros conductores tercermundistas; incluyendo las dos enrojecidas damas sudamericanas en cuestión, aplauden; los unos por convicción equivocada y los otros, por omisión –una especie de sordera asexual endémica en los comunistas, claro, después de enriquecidos– siempre ávidos de protagonismos. Ver que para continuar el despelote, el libio recibe de las corporaciones internacionales, unos 200 millones de USD, diarios.
Aunque al-GaddÃfi pagó las demandas a los asesinados (unos $2,6 billones) le restan otros cargos por terrorismo, genocidio, destrucción de propiedades norteamericanas y otras acciones de lesa humanitas. Ambos ofensores, deben ser juzgados en EE.UU tipificados como genocidas consuetudinarios, en primer término. La pena máxima es indudable, atendiendo a los preceptos judiciales sobre la perpetración de asesinatos; donde concurren agravantes tales como alevosía, premeditación, ventaja, ensañamiento y nocturnidad; dado que se trata de crímenes masivos sobre personas indefensas, desprevenidas e inermes. Es de entender que en Inglaterra se juzgó a al-Megrahi, no a al-GaddÃfi.
Luego, no se trata de juzgar dos veces a reos confesos por lo mismo, sino juzgar a líder libio por su confesión posterior al crimen de Lockerbie e instalándole a ambos las agravantes y el resto de los delitos conocidos después. Ello, con plena independencia de la cobarde decisión del gobierno escocés, el cual ilegalmente liberó a al-Megrahi (agosto 20, 2009) mediante un engaño, siendo éste musulmán, el asesino directo y confeso del crimen. En esencia, ambos junto a otros criminales del clan tribal, son punibles de aplicarles 270 penas máximas consecutivas, sólo por este crimen. El evento, continua en evolución, actualmente.
© Lionel Lejardi. Febrero, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(Seras bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
1766

 
 
Libertad contra miedo
Todo comenzó a raíz del hervidero popular que estalló (arrancando en Túnez), en rebeliones ciudadanas socio-políticas que los pueblos árabes han puesto en marcha a lo largo de la faja nordafricana, la media luna del Mar Mediterráneo y cono sur del Medio Oriente. Cada analista político o teológico ha corrido a ofrecer interpretaciones, en ocasiones las más –sin bordear lo filosófico y el temido concepto de libertad–, en lo que cada cual entiende como las raíces y orígenes de las rebeliones.
Todo enfoque, tiende a ser desarrollado a partir de las peculiaridades inherentes a cada sociedad musulmana, considerando la uniformidad lingüística, religiosa y ética. Valdría si en algunos casos, echamos a un lado las diferencias irreconciliables desde el punto de vista teológico, en ese mundo catalogado por los entendidos como “tenebroso”. A estas temperaturas, nadie se atreve a definir qué es una sociedad musulmana, porque el Internet y las redes sociales, las sofocan.
En estas rebeliones, el meollo del asunto trata de otra cosa sorprendente, hasta maravillosa: la libertad democrática. Maravilla y deberíamos observar con sutileza y atenernos, a que las mismas no son producto de deslindamientos teológicos entre sus sectas, ni a luchas por el poder. Sino, a categorías filosóficas tan simples como permitir que nuestros vecino empapados (y no es temprano decir) de una moral y ética de civismo ciudadano deliciosamente coincidentes con nuestros valores judeo-cristianos. Ello, sin que sus promotores y actores ni se hayan dado cuenta. Todo sorprende tanto, que entre los musulmanes el hablar de libertad o renunciar a la miserable ablación del clítoris de las mujeres indefensas, entre otras sinvergüencerias, es como mencionar la soga en casa del ahorcado. Chocando con estos animales irredentos, solamente prima una categoría ecléctica: destruirlos.
Es que el tema y reclamo único hasta ahora visible es la libertad, la cual conlleva un cambio político anterior desechador del viejo dogma y no la elección plena. Luego resulta natural que los ayatollahs (generalizados) chiítas, sunitas o yariyistas; consideren que los hilos de conexión entre ellos distantes desde sus alminares y sus adoradores terrestres, se les diluye de entre los dedos. Todo apunta a que la libertad se impondrá sobre el miedo.
Sin embargo, y a contrapelo de los sentimientos históricos de esa parte de la humanidad que siente o sigue las incidencias del mundo musulmán, vinculado territorialmente a la cuenca mediterránea; le es inquietante no sólo la rebelión popular de los árabes del Magreb contra sus opresores ancestrales; sino, los efectos colaterales en los suministros de petroleo a las economías de los tres mundos registrados.
Por otra parte, inquieta si una situación tan volátil como la libiana, a causa de un golpe ciego, pueda afectar en alguna forma el equilibrio entre Israel y sus vecinos. Unos conglomerados de gente confusa –en ocasiones condenada a la morosidad y el vagabundeo por el padrinazgo irresponsable de la ONU– con los cuales esta nación estabilizadora está obligado a lidiar por desgracia divina y en casos extremos, por ser sus antagonistas violentos generadores de un terrorismo antisemita y anti occidental, per se. Tal se manifiesta en las acciones violentas descabelladas y reiterantes de manera cotidiana, sin sentido alguno. Aunque parezca redundante, es vital para la región y la estabilidad mundial que aseguremos por todos los medios una paz absoluta al estado y pueblo de Israel junto con aquella parte sus vecinos pacíficos.
Procacidades y otras auto burlas
No obstante, a nadie extrañan las procacidades pueriles emitidas públicamente y sin el menor escrúpulo, relacionadas con la situación especifica de guerra civil en Libia. Una gresca entre la mayoría del pueblo enfurecido hora a hora, con el cacicazgo opresor del líder al-GaddÂfi y su dictadura de un nepotismo mafioso y sanguinario apoyado de manera abierta por los por los comunistas (Cuba, Venezuela. Perú, Argentina, Brasil, Ecuador y las etcéteras conocidas; por boca de sus líderes, tan serios y respetados, como el Dr. Fidel Castro, dictador vitalicio de Cuba y varios de sus epónimos de entre sus alumnos dilectos. Uno de los cuales es el acusado de violación e incesto, Daniel Ortega, quien en unión de sus secuaces aplasta Nicaragua. Mientras que le convoya el no menos estimado por las delicadezas de su carácter, modales y expresiones finas; tan dignas de la corte del Rey Sol o los esplendores de su educación chola, al parecer, igualmente exquisita como la ofrecida por el rector de Oxford (Dominus Illuminatio Mea) a este benefactor absoluto de sí mismo y de su Superego, el impronunciable Hugo R. Chávez Frías.
Las expresiones de estos líderes sin fronteras, sí nos sorprenden en verdad por ser novedosas y repletas de una cordura desacontumbrada; en sus apoyos irestrictos a las acciones criminales de un carnicero, de la calaña del bienhechor providencial auto declarado Lord Protektor ad æternum de Libia, el ya mencionado líder tribal, Mu’ammar Abu Minyar al-GaddÂfi.
Curiosamente y nadie debe llamarse a engaños, es yerro denominar a este peje con el titulo de  “presidente”, porque el cargo lo ostenta Mohamed Abu Al-Quasim al-Zwai; dado que este líder tripolitano de su inventada “jamahiriya” socialista –fracasada como el resto del “socialismo”  armado en el mundillo árabe–, no posee cargo oficial alguno al ser considerado junto con su familia prolifera, un señor de horca y cuchillo. Este cuarteto de voces primas ya mencionado, califica como el oro viejo maléfico y de deshonorables verdores, con los cuales valdría aquello de que “al-Alà los cría y ellos se acoyundan”.   
Saber que faltan en este coro zurdo disonante, otros residuos pegados a las paredes interiores del Eje Apocalypto como son: Evo, Correa, Lugo, Cristina y Rousseff y otros en remojo. Las dos piezas últimas con sus pedegrús respectivos de tirapiedras sesentera la una y ex guerrillera convicta y encarcelada por terrorismo, la otra (wik). Es sabido que este enjambre Korb, como las abejas africanas; integran un retablo zoológico letal de primera línea; donde cada espécimen dispone de su team’s escort cubano. Se trata de unos ejemplares gimnásticos rutilantes al estilo de los machos cabríos (tipo Alfa), de excitación sólo igualable a la del Hombre de Vitruvio.
Esta especie de comandos andan vestidos de etiqueta o de camuflaje, según soplen los vientos desde La Habana. Ellos, están dispuestos por la Dirección de Inteligencia de Cuba (DI) para que no les pierdan ni pie ni pisada a estos pichones de querequetés, les orienten en las labores represivas cotidianas o actúen en vivo, como lo hacen hoy en Libia junto a otros mercenarios africanos. En modo alguno, la adjetivación propende al insulto de los líderes mencionados, por el contrario, disecciona a psicópatas natos perfectamente conocidos por nuestros servicios de seguridad interna.
Los escort destacados en Libia, indicaron fuentes periodísticas fiables; hicieron que el nordafricano Gaddfi, aterrado, alquilara mercenarios castristas de los que son muy baratos en el mercado mundial. Cada soldado cubano del Servicio Militar Obligatorio (SMO), una leva por tres años, cuesta/le pagan $7.00 pesos mensuales, unos $0.12 USD al cambio actual, 4 cajetillas de cigarros y dos tabacos mensuales, o sea, más baratos que un tubo pequeño de pasta dentrífica de los regalados como muestra por la Colgate. Todo, para que le ayudaran en la carnicería tal es usual en los comunistas cubanos, siempre prestos en la primera fila de los desalmados y además, al-GaddÃfi adquirió una piara extensa de ex-oprichniks de las viejas “Animal Farms” europeas, entonces a cargo de la Asociación Benevolente de la Internacional Comunista del Terror (una filial, en realidad el brazo armado del Comintern). Porque las cajas de mimbre repletas de mercenarios africanos, ya le habían llegado con antelación, aunque (increíble) no tan baratos por docenas.
¿Un Consejo de Inseguridades y Crímenes Impunes (CICI)?
En los pasillos o de la ONU, funcionarios del “corre ve y dile pero no hagamos nada”, por supuesto, nunca dicen que “esta boca es mía”; comenzaron sus saltitos de rana de buró en buró y mostraron sorpresas por la danza del pájaro de fuego; montada alrededor del barril de pólvora destapado por los árabes demócratas, que los hay, indignados con sus opresores. La OTAN y el Consejo de Seguridad de ONU (CSNU), si a estos les restaran vestigios o pizcas de vergüenza; considerando que sin ambages adoptaron como miembro honorable del CSNU al terrorista al-GaddÃfi y al cual amamantaron con sus pechos ya resecos; deben intervenir en Libia por razones humanitarias y deshacer la mafia musulmana opresora de ese pueblo, encabezada por el misericordioso Coronel y su banda familiar. El tirano, junto con su sicario dilecto Abdelbaset Ali Mohmend al-Megrahi, después de ser apresados, deben ser aherrojados, enviados expeditos y entregados al gobierno de los EE.UU.
Ello es porque ambos pejes, en representación de los represores libios, deben cuentas que saldar entre otras muchas, con nuestro gobierno y el resto de la Humanidad. Esta deuda a nuestro país, se relaciona con la bomba plantada por al-Megrahi –un oficial de la Inteligencia libia–; siguiendo órdenes directas de al-GaddÃfi; la cual al ser activada derribó una aeronave norteamericana con 243 pasajeros y 16 tripulantes navegantes a bordo del vuelo PANAM 103, en Diciembre 21, 1988 sobre el pueblo de Lockerbie, Escocia. Con los 11 habitantes del pueblo muertos conjuntamente por la caída del avión siniestrado, los asesinados totalizaron 270 personas inocentes.
Un crimen que Castro, Chávez, Ortega, Correa, Evo, Lugo y otros conductores tercermundistas; incluyendo las dos enrojecidas sudamericanas en cuestión, aplauden; los unos por convicción equivocada y los otros, por omisión –una especie de sordera asexual endémica en los comunistas, claro, después de enriquecidos– siempre ávidos de protagonismos. Ver que para continuar el despelote, el libio recibe de las corporaciones internacionales, unos 200 millones de USD, diarios.
Aunque al-GaddÃfi pagó las demandas a los asesinados (unos $2,6 billones) le restan otros cargos por terrorismo, genocidio, destrucción de propiedades norteamericanas y otras acciones de lesa humanitas. Ambos ofensores, deben ser juzgados en EE.UU tipificados como genocidas consuetudinarios, en primer término. La pena máxima es indudable, atendiendo a los preceptos judiciales sobre la perpetración de asesinatos; donde concurren agravantes tales como alevosía, premeditación, ventaja, ensañamiento y nocturnidad; dado que se trata de crímenes masivos sobre personas indefensas, desprevenidas e inermes. Es de entender que en Inglaterra se juzgó a al-Megrahi, no a al-GaddÃfi.
Luego, no se trata de juzgar dos veces a reos confesos por lo mismo, sino juzgar a líder libio por su confesión posterior al crimen de Lockerbie e instalándole a ambos las agravantes y el resto de los delitos conocidos después, incluyendo los perpetrados ahora. Ello, con plena independencia de la cobarde decisión del gobierno escocés, el cual ilegalmente liberó a al-Megrahi (agosto 20, 2009) mediante un engaño, siendo éste musulmán, el asesino directo y confeso del crimen. En esencia, ambos junto a otros criminales del clan tribal, son punibles de aplicarles 270 penas máximas consecutivas, sólo por este crimen. El evento, continua en evolución, actualmente.
© Lionel Lejardi. Febrero, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(Seras bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.twitter.com/bieladom/
1766

Anuncios

De sueldos y beneficios milagrosos en el cantón de Nieder Sachsen


                          Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba
                 Una araña tejida en cualquier Año del Señor, post al Día de la Creación
Pareció tratarse de narraciones o leyendas cuyos orígenes les tildaban de extraviadas en la noche de los tiempos. Tal vez se estimaron sucedidas al inicio de la civilización, contadas por unos sabios y doctores del culto a la “Vuvusela Estridente”. O quizás estampadas durante los Días de la Creación, gloriosa, así fueron apuntados en versiones masoréticas, específicas de los cantos  fúnebres entonados en el arameo más exquisito. O tan inexplicables como los manuscritos del Mar Muerto, hallados después en ánforas ocultas subrepticiamente por aves funcionarias que existieron desde siempre, como también hoy, impunes. Pero sucedió que excavaciones recientes trazaron una línea sorprendente, hacia épocas y puntos no tan lejanos.
Porque al parecer, todo comenzó en el cantón de Nieder Sachsen; una península sureña independizada 1821 junto con el cantón de Neuchâtel  (rebelde hasta 1815), del antiguo imperio Das Land der Vollidioten  (Tierra de los Idiotas); dicho así; porque los Kaiseres mediterráneos del al-Ándaluz, a partir de octubre de 1492 y por ensoñaciones de un judío loco (dicen ellos, los parroquianos del mesón “La Sefardita“) lo tuvieron todo en sus manos, por inteligencias de Isabel; la divina; y por culpa de quienes siguieron a Fernando, lo perdieron todo, escurrido entre sus dedos. Claro que no fue por excesos de bacanales imperiales, nada de eso en espíritus nobles y cristianos devotos, sino por la tozudez de los garbanzos.
Hoy nos cuentan que el último y actual Senescal elegido por los ciudadanos de Nieder Sachsen, Rickertt Scottland –Baron Südosten von Blumigen–, de estampa creíble  a todos sus seguidores; devendría en líder excepcional como administrador, dado sus éxitos financieros en los negocios privados. Aparte, tan rico, no tendría por qué ansiar los sueños de los miserables arrastracueros, sin patrimonios.
Su tarea inmediata, consistió en meter en cinturas a los burgomaestres, escribanos y al resto de la burocracia colateral –voraz e indolente con los dineros del pueblo, una ciudadanía clamante sin voz– anidada en el cantón entero. Más por allá, despuntaba en estado comatoso la Ciudad Mágica de Ozstadt, en el condado de Ratten Fänger. De este modo, el líder inició una labor ciclópea: cumplir sus promesas electorales de acabar con la corrupción y el despilfarro de los fondos públicos, al parecer y como fue ventilado a “calzon quita’o” en las medias; manejados alevosa y negligentemente por el enjambre Korb¹ ávido en satisfacer su gula insaciable.
Es que el estado financiero de las arcas del cantón, presagiaba peligros de bancarrotas irreversibles (efecto dominó). El líder, se auto obligó a respetar la promesa de recortar los gastos públicos innecesarios o no esenciales, que abrumaban a los contribuyentes empobrecidos y acorralados. Los mismos ciudadanos que desde años ha, clamaban infructuosamente porque alguien o alguna entidad jurídica –colibries con giro en reverse, los cuales no aparecieron nunca, ni siquiera sus sombras–, les protegiera de los abusos de las aves funcionarias y uniones de vuelo impopular que; como  águilas ennegrecidas, les devoraban a los contribuyentes el hígado, tal como le hicieron al Prometeo encadenado en las montanas nevadas de los Visoký Tatry (Altos Tatras) de los países checos.
Porque estas aves del infortunio, se engullían el 88% de los impuestos recaudados por los lictores, sin que ninguno de los Senescales ni autoridades terrenales anteriores; hubiese movido un dedo para cambiar ese rumbo hacia el desastre, mientras uniones se daban banquete repartiendo sus promesas del cachs esquilado a los contribuyentes. Dicen los manuscritos, que en cuanto el líder tomó posesión del cargo, se arremangó las mangas de la camisa (no es cacofónico ni anti gramatical), aflojó la corbata, apretó la faja del pantalón y farfulló, a sotto voce:
Ahora, verán estos “sacrificados” lo que es bueno
Los recortes del presupuesto previstos por Scottland para el cantón de Nieder Sachsen¹, levantaron ronchas en los Korbs colimados, iguales a las brotadas al ingerir ceviche de pescado siguato. El legajo de medidas, que amparaba el estimado de gastos para el año fiscal 2011-2012, generó inquietudes entre la empleomanía Korb; hoy colmada de sueldos y beneficios inmensos, vistos milagrosos; atesorados de manera inexplicable durante los decenios anteriores a la toma de posesión del nuevo Senescal.
También indetenibles, por los controladores de entonces. Estas agrupaciones pasivas de burgomaestres, escribanos, ONG (organizaciones no gubernamentales), AFII (Alianzas en favor de la inmigración ilegal), CDGT (Comités en defensa de los gatos tuertos), AARDP (Asociaciones altruistas repartidoras de dineros públicos y ajenos), CDCHDMS (Clubes deportivos de Hot Dogs y algunas mascotas sospechosas de adamamientos) entre otros, pertenecían de alguna forma a uno de los clanes honorarios del temido enjambre Korb, no oficiales, sino paraoficiales (PO).
Este dispositivo burocrático, era el  encargado de brindar a los ciudadanos los servicios administrativos de todas las actividades oficiales del cantón, en cada lugar y nivel de la península, en los que fueron elegidos por los votantes o designados por los elegidos. Saber que Nieder Sachsen es el cantón más al sudeste de la nación. El repique de tambores de los ciudadanos protestones, con una energía de resonancia sin paralelo, ya ventilaba ecos armónicos de primer orden en el resto de los cantones aledaños, hasta el Círculo Polar Ártico; incluyendo la metrópolis fabulosa (capital nacional) sede del Primero, de entre los político elegido democráticamente por los ciudadanos esperanzados: “Das Versprogen Weiβse Haus” (La Casa Blanca Prometida). 
La crisis económica, detallaron los historiadores, les había cambiado el modus operandi a todos los ciudadanos. Los más, por defecto (como los contribuyentes desafortunados) y los menos, por exceso (en particular de los  burgomaestres y escribas vinculados) además de los PO y grupos económicos exógenos, vinculados de alguna forma al ombligo de la nómina cantonal, condal o municipal. Además de las dependencias de tripa igual facturadas bajo el nombre de ONG  y otras mini estructuras, que en realidad obedecían a los intereses y gli amici degli amici degli amici…, del Senescal de turno.
Estos aliviaderos, lógico, estaban siempre interesados en mantener sus privilegios y constituían lo que los Senescales anteriores denominaban “su comunidad”. Ni decir que estos conjuntos comunitarios eran en realidad aquellas entidades colgadas en cada área amparada bajo el juramento de fidelidad al Senescal de turno, aunque no obligado ni especificado en los contratos con las uniones de empleados cantonales. Todo apuntaba, lastimosamente, a un crecimiento imparable del tamaño del gobierno y sus gastos, según arribaba al poder cada oleada nueva Korbs y sus líderes, realizadas elecciones, y la cola de sus ambias, cúmbilas y consortes del compromiso. Al final de los codazos y cabezazos por agarrar un buró, existían suficientes personas no interesadas ni necesarias para ejecutar las labores públicas con calidad, seriedad y profesionalismo. Ello conspiraba contra la razón por la cual se les pagaba, tal como esperaban los contribuyentes. 
La opción de Scottland, trataba de que la persecución y matanza de cucarachas que correteaban sensualidades pizpiretas sobre los buroes, cesara y así lograr lo mismo necesitado por los ciudadanos, pero con un gobierno más pequeño. Sólo que tal concepto chocaba con la filosofía de intereses particulares que apoyaban el regadío de sueldos y beneficios (dejando a un lado y por el momento, la autopsia inevitable de las prebendas) sobre los canteros burocráticos. Tal acción, de hermosa tradición y complacencia (al final traducido en “cash” simple) se ejecutaba utilizando surtidores de desborde; en lugar de aplicar el método eficiente de la aspersión selectiva, para saber exactamente dónde irían a parar las gotas vivificantes ansiadas por los burócratas.
Luego, Scottland escuchaba compungido los lamentos de los ciudadanos comunes, suficientemente decepcionados ante el mutis e indiferencia de los Senescales que le antecedieron, por su egoísmo, avidez y despilfarro destructivos de los recursos entregados ciegos, por la candidez del pueblo engañado. Era ver impasibles como toda aquella ventisca se revolcaba y desbordaba fetideces cada vez que se destapaba o punzaba cualquier caldero de la estructura cantonal. Tal sucedió con los escándalos de “Hospital General”, bien al sur de la capital cantonal de Altstadt am Tallen. Igual, al cuadro pictórico de las bananeras centrales y sureñas desparramadas debajo de la frontera sur de la nación, las cuales eran criticadas –aunque no sin razónes valideras, ahora cínicas–; tal si los clanes de las aves funcionarias se comportaran con decoro igual, al hombre de Diógenes, quien con su lámpara encendida a pleno sol, decía buscar un “homo rarus“, honrado y sin mácula.
En tiempos de las vacas gordas, los burgomaestres y escribanos Korbs apropiados de la confianza ciudadana;  jugueteaban con la nada, saltando de quincena en quincena como si la cosa fuera de “coser y cantar”, para después echarse a disfrutar, lánguidos. Cierto que tal lo hacían desde muchos años atrás, con la impunidad plena que permiten las candideces de una ciudadanía desinformada y atormentada por la incertidumbre, desde siempre.
Ello acontecía de tal forma porque al contrario, los fondos y recursos no provenían del sector privado –siempre vigilante e intolerante con la corrupción y el despilfarro–; sino de la ciega, sorda y muda cornucopia pública, sarandeada al gusto de los aprovechados. Se trató, en síntesis holocausta, según argumentan los doctores, del menú Baco intocable de los burócratas. 
Estos últimos, yacían aunados en una especie esotérica virtual; que cualquier analista serio la catalogaría semejante al melting pot de una brigada anárquica integrada por socialistas, liberales y vagabundos. Dibujada como un set de androides inconexos (aunque sin relación política), de entes canonizados y elevados a la categoría de  “héroes del pueblo” por la propaganda de los apparatchiks. Unos personajes renuentes a sudar la camisa y producir riquezas y sí, ávidos en envidiar y devorar las creadas por los capitanes emprendedores del sector privado, y también, la de aquellos que integran el lamentable ejército sujeto al “salario mínimo”, tanto como los que retirados únicos (no múltiples) del Seguro Social (SS), sin otra opción, aunque fuera de pecaminosa placidez.
A los supuestos afectados, sólo les interesaba lo clásico del berenjenal (ha veces “platanal de Bartolo”), en sus proyectos personales del apacible vivir diario y la pesca de todas las fanegas posibles del buen trigo oficialista emanado a chorros desde el silo cantonal. Era el maná divino dispuesto al disfrute ad eternum durante el retiro invernal, final. Para entonces, la mochila de bondades era acarreada infatigable, repleta de milagros –prodigios indudables– sólo concebibles por la intervención de alguna entidad divina.
Ejemplos cardinales (aproximados) son narrados por los bardos, juglares  y cronistas en los cantos y poemas de la época. De cómo los burgomaestres y escribas de cada cantón alpino junto con sus funcionarios y las uniones; tejieron pacientes la telaraña succionadora, con una inestimable eficiencia del 100 %, sin pérdidas en la generación, transmisión y distribución del cash límpido como el Agua Bendita (cierto que se trataba de “honorarios legales”) en ese Año del Señor y en los subsiguiente, bajo el mismo esquema legal. Para que no digan.
Tan exactamente descrito en el Libro de los Libros, como cuando en el último día de la Creación, Eva se colocó la hoja de parra y le entregó a Adan un fruto arrancado del Árbol del Bien y del Mal para que lo comiera al igual que hizo ella, ingenua, tal le instó la serpiente viperina. El primer “Edicto Ejemplar” emitido de inmediato por el Senescal Scottland cuenta:

Edicto N° 1

A todos los burgomaestres, escribanos y otros calipastos, sin domicilio conocido

Porque desde que se articuló e instauró el paquete de sueldos, beneficios y prebendas; acudimos a la historia contada por los gestores de todo el cardumen diabólico. Unos  hechiceros (“medicine men“) fraguaron que los Korbs no estaban satisfechos en someterse a recibir los incrementos de sueldo anuales, lógicos, por el alza del costo de la vida (entre 3% ≈ 4%, aproximadamente); que nadie discute. De igual modo que sucede en el casi absoluto y gran total del resto de los empleados en el sector privado que trabajan y producen en las pequeñas y medianas empresas y los de por cuenta propia; sin recibir aumentos de sueldos anuales ni beneficios extras, salvo excepciones . Claro, incluyendo los bonos y regalías que los empleados de alto rango de las grandes empresas privadas, recibían de sus compañías en función de las ganancias que éstos gerentes aportaran a sus casas matrices. Se evidencio que los cantones a nivel nacional, andaban en bancarrotas, precisamente por imaginarse que ellos eran también empresas privadas, solo que las regaladeras provenían de los dineros públicos.
Toda esa empleomanía privada, era la generadores de riquezas y dolares  de cuyos impuestos pagados al estado (“income taxes”), los funcionarios estatales recibían sus beneficios y las entidades oficiales sufragaban los gastos adicionales e informales de operación en teoría, sin déficits.
Y porque algún pícaro de la horda Korb advirtió a su Superinteligente inmediato, que la falta déficit era “política y económicamente un factor negativo e incorrecto” para sus ingresos personales. De ahí, los inicios de inflar las nominas en verde con el corrimiento hacia el rojo (galáctico) de los gastos, ya incontrolables hasta la fecha y todo ha de terminar con los causes nuevos.

Hoy el tema principal del Senescal Rickertt Scottland, es el de poner topes al desboque salarial del enjambre Korb y otras ONG difusas del gobierno local o cantonal. El segundo tema, es la acción paralela de reducir o eliminar los beneficios de los cuales ni sueñan  disponer; el resto de los que sudan la camisa en el cantón, del sector privado e incluyendo los trabajadores por cuenta propia y los escuálidos retirados del SS. Estas protestas en el cantón de Nieder Sachsen, iban haciendo surcos en cada uno del resto de los cantones de la Unión y sus entidades subnacionales. 
Fueron innumerables y crecientes las quejas, debates y reclamos de los ciudadanos indignados por el engaño de sus líderes y de cómo los Korb se han aprovechado de la desinformación del público, respecto al alcance de los titulados beneficios. Está claro, intentando ser justos, según el adagio; “que no son todos los que están, ni están todos los que son“, aunque representan una mayoría absoluta protegida por los políticos venales.  Machacaron, en el decir de los doctores en las crónicas, que resultó extemporáneo levantar la alfombra delante del público para ver qué hay debajo, y culpar a quienes sí advirtieron a tiempo el desinfle de la burbuja, desde su vista a vuelo de pájaro, sobre las grietas escandalosas del despilfarro.
Ahora, la horda Korb teme a estos oidores y adelantados de Scottland, quienes andaban con escobas al hombro que molesta a todos los precaristas sin licencias ni permisos para el desorden fiscal y les vigilaban furiosos, cuando intentaban barrer los patios. Es así, dado que en el presupuesto proyectado para el año fiscal 2011-2012 por el senescal Scottland y su equipo de chapeo de marabuzales, sorprendió a quienes fueron acostumbrados a vivir intensamente a costas de sus vecinos, fueran estos quienes fuesen. Ellos creyeron obrar bien en defensa de sus bolsillos, por mandato divino.
—¡Que se sepa que con nuestras bolsas, no se juega! —gritaban en sus nightmares noctunos y bad dreams diurnos, sin importarles los familiares, amigos, conocidos o compañeros de rumba, deportes o lo que fuera.  A todos sin distinción, les bramaron—. ¡Porque mi dinero es mío y solo mío, y que los demás, se recontrajódan, porque a mí, todos ellos me interesan tres carajos!
Así clamaban, aterrados ante las espadas justicieras de Oidores y Adelantados del Senescal, cuyas prospecciones las consideraban “visitaciones del diablo, intrusas”.
En el corazón del pueblo, contaban los juglares más atrevidos, en su medida y por ver entre los pocos resquicios que le permiten los guardianes de la esquila secreta, se conoce qué, cuálescómo huelen los arquetipos del enjambre Korb, que les espoleaban año por año, inmisericordes. Era la adoración del limbo enervante por el puesto gubernamental, seguro e inamovible, donde pacen los dulces ascetas, aquellos “Sueños de una Noche de Verano“: familiares, cúmbilas, socios (los del barrio), favoritas y amici de la jet-set burocrática u otras historietas televisivas, todas PG-21. A veces, el deambular gótico de algún que otro personaje fantasmagórico escapado de la rumbita lunfarda, regodeada en todos y cada uno de los downtowns locales de todo el cantón de 15 millones de habitantes.
Los ciudadanos –entonaban incesantes los bardos–, les era terrible presentir que, de forma alegórica formaban parte del trágico-cómico drama de humor negro; igual al atravesado por los diez jóvenes del Decamerón de Boccaccio, huidos de la peste negra que asoló Florencia durante todo el 1348.
Y porque es así, sin escape ni esperanzas, como tenían los angustiados con los vuelos rasantes de las aves funcionarias y escribientes sombríos del enjambre Korb, ululando y grazneando como cuervos de malagüeros y aleteandos imperfecciones filosóficas (y menos morales) en el cantón de Nieder Sachsen. Y se emitió la fuerza de otro Edicto Ejemplar (el último de entre otros muchos), para detener el relajo, que los doctores en Ética, Moral y Cívica estiman escandaloso, según las crónicas.

Edicto N° 2

A los burgomaestres, escribanos y otras aves funcionarias de la horda Korb, enloquecidas por el cash

En los albores del desastre, se adicionaron a los empleados paquetes de beneficios varios, que serian temporales, a los fines de “compensar” a los funcionarios sacrificados. El empleado del cantón (dice la ley), igual que cualquier otro contribuyente al Seguro Social, recibiría tanto como el máximo permitido por la ley y de acuerdo a sus contribuciones a dicha caja comunal.
Ello tampoco satisfizo a los funcionarios y escribanos Korb del cantón, claro que en primeras filas se codeaban con los de alto rango y sueldos, verdaderos. La llave de acceso a las arcas fueron puestas (virtual) en manos de las uniones, las cuales redactarían los documentos con sus demandas, prestadas alegremente al “pancracio” del gato contra el ratón. En estas batallas pírricas “de mentiritas” las uniones desempeñaban el rol de los “buenos” en calidad de representantes de los burgomaestres y los escribas y otros libadores colaterales, sin voz ni voto, salvo en las elecciones oficiales. Curiosamente, estas batallas con mucho ruido de nueces y avellanas, se efectuaban contra un enemigo invisible e inexistente, puesto que la acera opuesta estaba desierta de contrincantes, porque todos eran ratones y gatos, a la vez.
El “enemigo administrativo”, estaba infiltrado entre las filas proletarias y viceversa, formando parte de los  demandantes y demandados. Los burgomaestres, extraño, gritaban junto con los escribas contra los administradores que no tenían enfrente. Así el retablo, parecido al drama “Ño” del teatro “kabuki” japonés. Apagado el ruido, tras considerarse todos de acuerdo en lo que nunca habían estado en desacuerdo, se armaron los paquetes de beneficio mutuos. Y todos, alegres en la vuelta de la feria de  “Alice in Wonderland”.
Los bardos, juglares y cronistas de la época resumieron en que: toda la empleomanía, al menos la condal y municipal, dispondría de un seguro médico y de vida, de por vida; aumentos anuales de salario, compensaciones por el buen trabajo por el cual se les pagaba ya por hacerlo bien y otros regalos o bonos “por lo que no se sabe que”. Al retirase, recibirían un % elevado de su salario (o de salarios anteriores diferentes), la extensión del seguro médico y de vida, además del seguro social nacional convencional con su Medicare y lo que se les colgara del Medicaid (ellos son tremendos hurgando endijas). Y como lo desearan, la opción de reingresar como empleado del gobierno, para comenzar un nuevo ciclo, y así sacrificarse en ayudar a mantener el desempleo en su punto más alto. Los contribuyentes, se harían cargo de mantenerle el maravilloso estándar “ad eternum” a los funcionarios retirados y a sus descendientes, en agradecimiento por habitar en el hasta entonces, fabuloso cantón de 
Nieder Sachsen. Un verdadero País de las Maravillas.

Adecentar la cosa pública
La fumigación consistió en pasar la escoba por toda las rinconeras y la aspiradora de alta succión, por la selva donde pululan los clanes integrados por toda una pléyade de servidores (más bien “auto servidores indeseados”), al parecer, tan indestructibles e inamovibles como los Inmortales de Jerjes, hasta que arribaran “los 300 espartanos”.  Claro es que la propuesta de Scottland levantará protestas, no en la ciudadanía abrumada por el despilfarro de quienes no producen o aportan un solo dolar a la cosa pública y sí, especializados en gastarlos a las dos manos. Personas que no saben ni quieren entender el concepto de eficiencia, dado que no han administrado con éxito, ni siquiera, un puesto de fritas. Rickertt Scottland, quien lo sabe todo, recuerda junto con sus colaboradores lo que reza en un viejo y sabio proverbio:

A los muertos de hambre, salvo excepciones bíblicas, no se les debe elegir a un puesto público. Porque lo primero que harán es planificar cómo dejar de ser miserables, vivir a plenitud, tejiendo telarañas y trampas para disponer de un retiro grato; a expensas del erario público, que alimentará de por siempre el ciudadano, el contribuyente común”.

Rickertt von  Scottland, a quien algunos futurólogos le auguran la pérdida del impulso inicial, basados ellos en un ritornello musical ya decadentes por sus ijares arrugados; sin mirar atemorizado hacia ningún lado, ya andaba sacudiendo la estructura cantonal de gobierno, desde el ático hasta los sótanos. Los sueldos de los burócratas no permanecerían incólumes y la fiesta de los intocables se detendría, donde hoy gimen los del pensar así, a estas alturas de un sistema cantonal en bancarrotas, y que dieron la impresión de no saber a ciencias ciertas en cuál planeta viven. Es el “yo me callo de lo tuyo y tu te callas de lo mío“, pareció ser la norma en todo lo municipal, condal y cantonal.
En consecuencia, si a todos estos funcionarios no les gustan los recortes, que se vayan y dejen espacio para los dispuestos a trabajar duro, mejor y con los sueldos recortados. Claro es difícil, dicen los cartománticos y nigromantes, auscultadores diplomados en descifrar mensajes textados en las entrañas de las aves. Ellos, de inocencia o por encargos, arguyen “porque estas y otras entidades parecen estar repletas de amigos de los amigos de los amigos de los amigos de los primeros amigos“, para lo cual los doctores recomiendan el ejemplo e insisten; en hacer un tour por la saga espantosa eclosionada del “Hospital General”, copados por los burócratas con millones de sueldos como todos, verdaderos Nudos Gordianos carentes de una espada alejandrina cercana que los deshaga. Con razón dicen:

“Ver lo sucedido, cada vez que se ha punzado una estructura gubernamental en y por cualquier lugar, para hacer un cultivo de bacterias o realizar una biopsia en la caja fuerte de cada institución, porque de inmediato cunde el pánico“.

Quizás los escépticos duden que Rickertt Scottland menee fuerte la mata, a ver que se cae solo.
Quizás en una segunda pasada, le de por “meterle fuego a la lata hasta que suelte el fondo“.
Quizás nos avise, para ayudarlo en lo de la pira a elevar, por los ciudadanos ofendidos.
Quizás porque duele y no deseamos que el cantón de Nieder Sachsen continúe siendo lastimado profundo, ni que por doquier que usted pinche, le salga pus.

¿Espeluznante? Los que duden de los bardos, juglares, historiadores, doctores y cronistas, pregúntenle a los burgomaestres y escribas “sacrificados”. Y así las cosas, según afirman los anteriores sabios, ya mencionados. Claro que, basados en la historología contemporánea, todo apuntaría a exageraciones infundadas por los reseñadores; habituales del pub local; por lo que es recomendable a los lectores que consideren la nota siguiente:

Nota: Saber, reiteramos, que toda la saga de esta narración o leyenda incluyendo nombres y lugares, es ficción. Si tiene semejanzas o similitudes con hechos, símbolos, personajes u otras situaciones o narraciones reales, ficticias, apergaminadas o contemporáneas, es pura coincidencia. Nada intencional en este mundo sincopado de “lo real maravilloso o realismo mágico de la literatura latinoamericana”, en el decir de Carpentier, un escritor cuasi cubano portador de rarezas zurdas soldadas al surrealismo de Lam, obsolescentes, de cuyo trauma sinistrorso nunca se recuperó.
El nombre del cantón de Nieder Sachsen y elementos asociados, son puntos geográficos tomados en calidad de virtuales, es decir, en simulación solipsista (virtual artifact) ™. Para los historiadores y estudiosos interesados en lograr la posible geoposición del condado en el plano cuadridimensional del mundo real, es imposible, dado que la trama de esta narración es entrópica en un 86% y entálpica en un 13%, con un varianza de error deslizante de 1 ± e = ∫log n.10¯¹³ ( o sea Σθ…n, sí el lim ζ→∞) 6 . Claro, un verdadero desastre.
© Lionel Lejardi. Febrero, 2011
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(¹)   Irreconocibles en el encefalograma virtual de klanes tribales, proto celtas.
(²)   No incluye la Zona Franca de Brujas en el apeadero Depot del tren de Flagler frente al “Royal Palm Hotel“.  Tampoco la Región Prohibida de  Malarabias, en la Casicopea de las jineteras deambulantes, impertérritas y desafiantes al régimen comunista, por el malecón habanero. Se diría, casi llegando a Frankfurt am Main.

(Sean bienvenidos a mis blogs alternos;
 http://www.elasuntocubano.net/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/posts/ 
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/ 
http://www.twitter.com/bieladom/ )
4139

Estados Unidos vs un libro llamado “Ulysses”


Se cumplen 52 años de dictadura comunista en Cuba

Estados Unidos vs un libro llamado “Ulysses”

Un “ULYSSES” entre frou frou y lencerías literarias
Para entonces, la corte había fallado sobre un libro de James Joyce. Aunque bastante desilusionados con los tiempos en que vivieron, Leopold Bloom y Stephen Dedalus se enterarían años más tarde del significado explosivo de todo aquello que hicieron un cierto día en Dublin (bordeando sorpresas del Doomsday¹), cuando sorpresivamente dejaron fluir desde sus conciencias largos monólogos interiores. Ambos, no podían estar al tanto de que en ese otro de los tantos días aciagos, estarían bajo la mirilla fiscalizadora de los aduaneros norteamericanos. Ello sucedió en ocasión de la entrada a los EE.UU de un libro relacionado con la saga de ese día.
Los oficiales de Aduanas actuaron entonces en base de la McKinley Tariff Act (1890), por cuya Acta se facultaba al Bureau de Aduanas de EE.UU –y sustentado en una percha colgada al cuerpo del espíritu original de la ley–, a que sus oficiales confiscaran cualquier libro importado considerado obsceno. En 1930 el asunto explotó públicamente en las Cortes Federales, de donde los cuños de “libelo” u “obsceno” sólo podían ser aplicados bajo la Sección 305 del Título 19 del Código. Estas son facultades legales típicas que en los estados modernos molestan a algunos, sin embargo, constituyen dispositivos de protección de la sociedad y los valores éticos y morales del ciudadano común.
Hablamos acerca de esa especie de bicho vivíparo y altamente maleable, que en la abrumadora mayoría de los casos no discierne diferencias entre las disquisiciones de Proudhon, las veleidades de Proust o las erudiciones de Mirándola; por no decir de la paranoia homicida de un Hitler o las reflexiones y onirismos letales de un Castro anti cultural y sus émulos obtusos del Eje Apocalypto.
Sin embargo en las democracias de buen andar y a los fines de mejorar la salud de las disciplinas expresivas que atañen a todos los componentes de la sociedad, tales fueros democráticos (una fiesta de privilegios, verdadera) se ejercen al mínimo o simplemente no existe; en salvaguarda de la esencia de los altos principios de la ciudadanía. Por el contrario, liberales, comunistas, anarquistas (libertarios), terroristas intelectuales de nuestro patio; en especial; los homínidos embrutecidos con su fanatismo alocado de pasarelas filosóficas, despotrican a fin de enaltecer el culto a la personalidad del líder.
Por el catecismo zurdo, se auto complacen auxiliados de confusiones propias; empeñados en entender la esencia de la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU, aparentando interesarse por la libertad de expresión tal si fueran eunucos ridículos encargados del orden reinante en el serrallo de su intelectualidad naufragada. En realidad su interés único yace en cómo molestar a la sociedad norteamericana en su conjunto en beneficio de los enemigos internos y externos. Es por ello que la Acta de 1890, pulida por Dingley en 1897, marcó puntos de confrontación del gobierno con la intelectualidad anti purista y pre liberal boyante en la sociedad norteamericana de entonces. Bloom y Dedalus se sorprenderían más adelante con la ventolera provocada por las remembranzas de aquel día.
Coito entre escarabajos y mariposas zurdas de vuelo popular
Ayer y hoy, en el lado opuesto al de las democracias; se imbrican escarajos ansiosos de coitar mariposas zurdas del batilongo, como las palomas picassianas de vuelo popular. Sistemas totalitarios del INDEX sinistrorso, por donde deambulan mochilas al hombro, marxistas, fascistas, izquierdistas, fundamentalistas islámicos y los de otros costales del tentetieso. Donde la censura brota y es llevada a cabo tal si fuera un oficio excitante y no menos libidinoso. Un ejercicio de entes lúbricos atormentados entre las sombras, con la participación de mediocridades sensuales del partido político, plutocracia o secta religiosa que detente el absolutismo en ese momento.
Tales medianías burocráticas alardean de practicar esta cirugía pateta de cómo le conviene a sus colmillos tiránicos y a lo burdo de la tarea de opresión sobre los individuos, que en su esencia de mayor repugnancia, es aplicada empleando serruchos en lugar de escalpelos.
En dichos sistemas totalitarios liderados por un déspota o por una entelequia teocrática de las más aburridas y grotescas como son las musulmanas, sin importar la etnia, el pastel es ofrecido falsamente envuelto en perfecciones diabólicas de un cuerpo y un espíritu, humanos. Los individuos son lacerados cuando se les aplica la censura oficial, la cual es para los torturadores un filtro osmótico amoral sub ideologizado y desinfectador policíaco. Este último tornillo de los tiranos es de instalación obligada entre los centros generadores de ideas y el cerebro inerme del ciudadano común. Dedalus, nunca entendió el intríngulis.
Bajo estos regímenes la censura es coquetonamente partidista y sectaria, supeditadas en cuerpo y alma a la voluntad del líder. En su plano genético paralelo, la lengua se tuerce y abdica solemnidades, cada día y por siempre y la acción represiva brota en unos casos del éxtasis coital (sublimado) entre escarabajos kafkianos de vuelo popular y mariposas exóticas fellow-travellers.
Mientras que en otros, la torcedura del Id venal y el Superyo pinial, deviene envuelta en la más letal de las supersticiones. Y se torna un avatar que vibra entre el tipo que ulula enloquecido en el alminar del censor público y la yegua alada que le revolotea erotismos paradisíacos aferrándolo más a sus ilusiones adictivas para dañar lo mejor de la intelectualidad nacional. Bloom y Dedalus navegaban en una nave de excitante lujuria, ajenos a oficiales de aduanas y las circuncisiones estelares de un Toulouse-Lautrec en el “Moulin Rouge”ascanciando Pinot.
¿Qué es obsceno? –inquirió el magistrado J. Woolsey
En la disyuntiva de los términos latos inherentes a la censura apoligética de los obsceno, basta que el ciudadano alcance el punto excelso de la oclusión psíquica, o sea, que se sienta azocado por el terror clásico de su propia flagelación a causa de su auto censura, para que las cúpulas se regodeen gozosas y seguras en medio del rebaño, obediente y silencioso. Tales son los casos de Cuba, China e Irán, una tripleta perfecta de saurios políticos que rondan tercamente la quinta edad de la destornillada era comunista-musulmana.
En forma directa, es el ciudadano quien se reprime a sí mismo, en auto flagelación sin atender a cualquier vicio de dicción o arrepentimiento ante el entorno del estado policíaco o curia islámica y fundamentalista que le rodee. Recordar los “Versos satánicos” de Ahmed Salman Rushdie.
Luego, el concepto varía en cada sociedad aunque su definición siempre ha reñido con la época y clases dominantes. Es entonces que los magistrados debieron replantearse ¿qué es obsceno?, como expresión de una forma artística contraria a lo que acontece con el resto de los elementos exaltadores de valores éticos tales como: decencia, moral, euritmia, civismo y lealtad. Es el rubor del comedimiento. El meollo para solventar la cuestión de lo que se puede interpretar como obsceno, fue reeditado entonces en la Corte Suprema de EE.UU, cuando surgió la controversia a causa del mencionado libro “inmigrante”; que daba patadas en las canillas de los aduaneros para que lo dejaran entrar indocumentado nada menos que al paraíso terrenal americano de la expresión libre. Dicha Corte, había dictado cuerdamente: “Obsceno es aquello tendente a provocar impulsos sexuales o inducir a una sexualidad impura y de pensamientos lujuriosos“.
Luego, el tratamiento de lo obsceno es atemperado a las realidades ético-morales in situ, no como proclamación pública. Pero resulta equivocado sostener que éstas naturalidades son valores exclusivos de Occidente, ya que tal modo de pensar conduciría a mistificaciones peligrosas. Por otra parte vemos los casos de absolutismos aberrantes observados en sociedades selváticas o de cafres mentales; donde es oficial la poligamia, maltrato y ablación de la mujer (el salvajismo de las mutilaciones sexuales), por no decir más allá de las infamias mortales.
En esencia, son las mismas entelequias demagógicas que hipócritamente sólo dejan mostrar los ojos a sus mujeres, relegándolas mentalmente a la miserable vida burka. Sería ingenuo suponer que estas calamidades no se extiendan al resto de las actividades de sus ciudadanos maltrechos, como es el abanico de las bellas artes. Tales iniquidades resultan inmorales y obscenas, bajo la sensibilidad de la exquisita moral ciudadana en las democracias occidentales y las doctrina judeo-cristianas. Por lo que debemos estar atentos, como el ojo negro del canario.
¿Qué dijo J. Woolsey?
En esas otras sociedades totalitarias, tales desmanes están pretextados en dogmas políticos, tribales, étnicos, religiosos o todos juntos. Estos tipos de oligarquías ensoberbecidas e inmersas en sus impunidades, tremolan su propio mal concepto de la moral y decencia al determinar el diapasón monoaural sin derecho a réplica, dentro del cual han de moverse las virtudes y defectos de sus ciudadanos. Por eso fue importante para los EE.UU, discernir gradaciones en aplicar el sello de “obsceno” respecto a la publicación de marras (Ulysses); ya que se hubiera confundido o arruinado la preservación del patrimonio ético-moral de la sociedad occidental (ver los anales de: “The EE.UU versus a book….”) de implantarse ominosas censuras literarias aunque fueran sin intenciones dolosas.
Sucedió que la moción no pleiteaba contra un libro del trópico sensual y tibio sino, sorprendentemente, contra una obra arribada desde la fría Irlanda.
Cuando la cuestión fue puesta en manos del magistrado J. Woolsey, la cosa tomó su nivel, ya que desde 1929 el Senador Cutting había desentrañado parte del acertijo. A Woolsey le recayó la tarea de opinar acerca de la obscenidad sospechada por los oficiales de aduana, con respecto a esta publicación extranjera que se pretendía ingresar en los EE.UU. Woolsey no entendió otra forma más justa de opinar, que leerse la obra de cabo a rabo y tomar criterios de otras personas, ajenas entre sí.
El fallo final, de unas 1800 palabras, señaló la obra como “…un tour de force sorprendente, en un intento sincero y serio de desarrollar métodos nuevos para observar y describir el comportamiento humano. No es apreciable que haya sido un intento pornográfico. La posibilidad de que dicho libro despierte tales sensaciones en una persona de instinto sexual promedio” (los franceses le denominan l’hommemoyen sensuel), es remota. Después que hice largas reflexiones” concluyo Woolsey–, “…considero que la obra en ciertos aspectos es emética para los lectores, pero de ningún modo afrodisíaca. El libro, por lo tanto, puede ser admitido en los Estados Unidos de Norteamérica”.
Dicho fallo devino lección trascendental que marcó época para todos los estamentos de la sociedad norteamericana. Woolsey, dejó establecida la diferencia entre lo decente y lo obsceno, sospechado infundadamente por los puntillosos, pero alertas, aduaneros.
La moción
En esencia, el choque de los puntos de vista entre ambas corrientes, hizo que la moción apuntaba al caso: UNITED STATES vs. ONE BOOK CALLED “ULYSSES” (Estados Unidos vs un libro llamado “Ulysses“) de 5 Fedd. 182, 1933 Nuestro autor era un irlandés nombrado James Augustus Aloysius Joyce (1882–1941). Tras el fallo de Woolsey acerca del “ULYSSES“, y ya liberada la obra de sombras, la misma fue acogida en los EE.UU con todos los honores del beneplácito sajón.
Este clásico y sus personajes, de manera permanente, son objetos de discusión a través de los años, por parte de sus admiradores en Talleres y Círculos Literarios. Es el por qué estas actividades se acostumbran realizar durante todo el mes de junio –tal ocurrió en junio del 2004–, a causa del centenario del Doomsday de marras. Sucede que también, medio que cunde el pánico en la efeméride, puesto que Joyce nació en febrero de 1882 y murió en enero de 1941, todo un enigma que al parecer, todavía nadie ha podido descifrar.
© Lionel Lejardi. Febrero, 2010
lejardil@bellsouth.net
Legacy Press

(¹) En algunas inscripciones calendáricas en el sistema de cuenta larga, encontradas en antiguas ciudades mayas como las correspondientes a los mencionados monumentos de Quiriguá y Cobá, la fecha de la conclusión de la presente era cosmogónica —siempre desde el punto de vista de las religiones mesoamericanas— correspondería al último día del baktún (como en el calendario gregoriano, décadas, lustros, siglos, etc. los mayas consideraban el kaktún como una serie de 20 años) que en los maya es decimotercero, es decir, a la fecha 12.19.19.17.19 (21 de diciembre de 2012) (wik).

Serás bienvenido a mis blogs alternos:
http://www.elasuntocubano.net/
http://lacomunidad.elpais.com/elasuntocubano/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
http://www.facebook.com/lionel.lejardi/
1857